sábado, 25 de marzo de 2017

OPERACIÓN SANTA PATRICIA 4.0, AL BORDE DE LA CORNISA (514ª PARTE): SUFRIR POR ALEJANDRA CORREA (1).

   Con la canción “Ven, ven” de la franchute Marie Laforet, nos metemos de lleno en el tema que a nosotros como Operación Santa Patricia nos preocupa tanto, como también a quienes alguna vez pasaron por el alejandrismo correísmo.
  Resulta que el llamado urgente de Anita Olave en su muro durante la mañana del domingo 19 de Marzo Monumental, era una señal de alerta en la cual se sentía ella, a raíz de que Alejandra Correa pedía ya pañales desde su lecho de postrada, ya que el esfínter le reventaba sin aviso. Como nadie de los alejandristas correístas estaba enterado de tal llamado de la hija regalona de la petiza, fue este metrosexual el que se metió a ese muro y altiro puso la mosca avisándole que le iba a cooperar con los pañales talla M en la semana, después de recibir el pago de su Pensión Básica Solidaria por Invalidez que mensualmente recibe. Esa misma pensión, es la que la Ale Correa recibe y que, tiene ahora que ser firmada por la persona que está a su cuidado, debido a que la trombosis cerebral que la padece desde hace 83 días, es invalidante.
  La semana parte con este pechito mandando el aviso de la Anita Olave a los grupetes de la Vanni Marín y de la Vivi Tapia, después de compartirla en su muro, juntar a mas de 25 amigos en el enlace y, dejarle el mismo enlace al José Luis Cerrillos. La Vanni Marín despertó el lunes y llamó a la solidaridad del grupo “Escalera a un sueño” para que se pusieran las Duracell por la Alejandrita. En el muro de este discípulo directo de Dania Jorquera, corrieron a las teclas para sumarse a la campaña Celene Aguilera, Ximena Herrera Canto, Ana María Gómez Huerta, Carmen Ibacache González  (tía materna de este colocolino) y Aldo Puelles. Tras esa arremetida en el muro de este servidor, el grupo de la parralina ni se había movido, hasta que est colocolino entró altiro a la pelea. En tanto, el “Chascas” Allendes mantenía contacto con Anita Olave, mientras el resto de los que pasaron por el “Millón de Amigos”, no sabía cómo ayudar en esta titánica obra. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así…

 “¡TARARAN TÁRARAN TAAARAN…, TARARAN TÁRARAN TAAARAN… TARARAN TÁRARAN TAAARAN… ¡24.500-03…!!”.



La imagen puede contener: 1 persona, exterior y primer plano

  La tarea no era fácil, ya que la página del “Millón de Amigos” estaba restringida e inactiva hasta su reapertura, salvo que la Anita Olave haya quedado a cargo con 3.873 miembros que ni siquiera tienen noticias de lo que le pasaba a su creadora. Tanto Celene Aguilera como Ximena Herrera Canto, motivaban a este servidor para que se creara una página junto a Anita Olave, donde se juntaran todos los ex alejandristas correístas para informerse de lo que iba pasando con la hija del Huaso Correa. Por otro litro, en el grupo “Separados pero unidos” estaban mutis y, mas de alguno tampoco tenía noticias de Alejandra Correa, siendo que ella también lo integraba. En tanto que, recién aparecerían en el muro de la Anita Olave las menciones de Luisa Allendes y María Rosa Ortíz. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así…

 “¡TARARAN TÁRARAN TAAARAN…, TARARAN TÁRARAN TAAARAN… TARARAN TÁRARAN TAAARAN… ¡24.500-03…!!”.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo

  Con esto, entramos a la Trinchera Monumental, donde el miércoles 22 de Marzo Monumental, será un día clave en toda la historia del alejandrismo correísmo y de la Operación Santa Patricia. Todo parte pasadas las 16 horas en la Intermodal La Cisterna, lugar donde este pechito recibió el pago de su Pensión Básica Solidaria para ir al Pre-Unic que se encontraba a unos metros de la Caja Los Héroes y, cumplir con lo que pactó con Anita Olave, esto es, comprarse los pañales de adulto talla M que requería Alejandra Correa para pasárselos a su hija…, y no fue uno ni dos, fueron tres paquetes con 24 pañales Proactive en total, con un costo total de 8.070 piticlines ($2.690 por paquete). Tras la compra y el manyete, este pechito se las emplumó a Lo Maipú, donde se fue rapidito a un ciber para comunicarle la compra a la grandulona hija de la Ale Correa. Ahí entraron luego la Vanni Marín y la Marianela Cárcamo en las peticiones por Facebook, mientras los nervios de este semental Purkuyenino iban creciendo a niveles insospechados. Es en ese momento cuando Anita Olave contó que su mamurri vive en un depa de la comuna de San Miguel y, que el lugar preferido para recibir los tres paquetes de pañales sería el Metro Lo Vial. Ahí empezaría entonces la salida de este colocolino desde la Plaza de Maipú hasta la comuna de San Miguel y, la historia que llegará a impactar a todos. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así…

 “¡HAY QUE DUPLICAR…, HAY QUE DUPLICAR…, EL DOBLE, EL DOBLE, TÚ TIENES QUE APORTAR…!!”.

Resultado de imagen para intermodal la cisterna

Resultado de imagen para metro plaza de maipu

Resultado de imagen para metro lo vial

  El trayecto de este titán de los paraderos, comienza cerca de las 19:00 horas frente a la Muni de Maipú para tomar la cuncuna 108 que salía por 5 de Abril y Esquina Blanca. Ya en el Camino a Melipilla, la ansiedad y los nervios se comían a este colocolino que iba aleteando cada vez que el chacal del volante paraba la máquina entre Félix Margoz y Departamental. El taco en la esquina de Camino a Melipilla con Departamental era lo mas absurdo que había, ya que ni siquiera en el tramo hacia el centro estaba para que se produjera un tortazo cototo, menos en el tramo de Departamental entre Club Hípico y la Panamericana Sur. Ya cuando el cucú marcaba las 19:50 horas, una hilera de conos cerca de la Gran Avenida, dejaban la vía con tránsito lento. Y la bajada de este gladiador en el Unimarc de Gran Avenida 5485, continuaría con la ruta final “a patricia” hacia el Metro Lo Vial, lugar donde la espera fue eterna. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así…

 “¡JUGUEMOS EN EL BOSQUE, POR MIENTRAS EL LOBO NO ESTÁ. ¿LOBO ESTÁS…?!!”.

Resultado de imagen para recorrido 108 transantiago

Resultado de imagen para av. pedro aguirre cerda con félix margoz

Resultado de imagen para unimarc gran avenida

  Y entramos al primer Túnel en la Ruta de esta cuarta saga (el Túnel Los Pañales), porque cuando este colocolino perdía las esperanzas y se iba en el pategoma hacia La Cisterna, aparece el llamado cuernofónico de Anita Olave, que ya le había hasta dejado la tele prendida a Alejandra Correa para que en su soledad de postrada no se aburriera y que hizo devolverse a este metrosexual desde Lo Ovalle hasta Lo Vial, lugar donde se daría curso al encuentro que va a quedar marcado a fuego en la historia.
  A las 21:24 horas, Anita Olave y este monumentalito, parten desde la boletería de la estación Lo Vial del Metrolio con rumbo norte por la Gran Avenida hasta la calle Real Audiencia comiendo aceitunas negras hasta llegar a un edificio de departamentos nuevecito y de paquete, subieron al ascensor para llegar al tercer piso, donde a la flaca se le traspapelaba la llave en la puerta 303. Ya a las 21:33 horas, los latidos del cucharón de este discípulo directo de la gran Dania Jorquera, retumbaban sin cesar, hasta que un minuto más tarde, Anita Olave hace entrar a este semental Purkuyenino en la pieza y logra ver casi con el torso desnudo, la mirada perdida, los ojos cerrados y su semblante de total resignación, a ALEJANDRA CORREA, que yacía quieta, abrazada a su almohada y a los brazos de Morfeo Navia y, con la postura hacia la muralla que daba hacia el ascensor.
  La abatida Alejandra Correa, tras el beso efusivo que este eterno enamorado se lo dio en su oreja ñurda, jugueteó con su brazo comunacho impactando el chope de quien les escribe, pero no fue mas que un jugueteo que hizo de manera inconsciente, como una guagua recién nacida y puesta en una cuna, como quien juega con los monitos de un móvil. “Sólo está jugueteando contigo Víctor”, fue lo que Anita Olave le dijo a este colocolino en relación a ese hecho, mientras este servidor miraba a la petiza con sus pechos descubiertos hasta donde la sábana le tenía que cubrir, quedando completamente anonadado. Era como ver a una guagua haciendo travesuras, pero era impactante y conmovedor enfrentarse al destino tan desgraciado que enfrenta Alejandra Correa, ya no diciendo las cosas desde este portal, sino que frente a sus ojos dormidos que sueñan con algo que nosotros no podremos saber. Y ese trombo maldito que no la deja hablar, que no la deja moverse, que la transforma en un bebé a sus 57 primaveras. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así…

 “¡MACORINA POM POM…, MACORINA PÓNME LA MANO AQUÍ. MACORINA POM POM…, MACORINA PÓNME LA MANO AQUÍ…!!”.

 La imagen puede contener: 2 personas, interior

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, sentado

Resultado de imagen para real audiencia 1160 depto 303

  Dormida está Alejandra Correa, mientras en el AhoraNoticias el inefable Rodri Sepúlveda le da el pase al nefasto Felipe Bianchi y la Marea Roja que parte a la conquista de la Ciudad de la Furia. Dormida está Alejandra Correa, mientras este discípulo directo de la gran Dania Jorquera respira hondo mirando esa lámpara que estaba arriba del respaldo de esa bendita cama. Dormida está Alejandra Correa, mientras su amada hija le pega el raspacacho y le dice que todos los amigos están súper preocupados de ella, a lo que la petiza sólo responde con un “NO”. Dormida está Alejandra Correa, mientras su hija le sigue diciendo las cosas y le pregunta, a lo que la petiza vuelve a sacar el “NO” de su boca. Dormida está Alejandra Correa, mientras su hija le decía “Mejor nos vamos”, a lo que la petiza solo le salía la palabra “NO” y, no quedaba otra que salir de la pieza y dejarla dormida. Dormida quedó Alejandra Correa en su soledad, en su cama, en su oscuridad, en ese largo túnel que no tiene salida, entre las sábanas cubriendo su cuerpo moldeado que no tenía camisa de fuerza, en esa noche sanmiguelina donde solo este colocolino pudo entrar y pudo contemplar con pavor, estupor, sorpresa y resignación, ese cruel destino que desde hace más de ochenta días la dejó vegetal y con toda la preocupación. Tras eso, la salida y el recuerdo. Era el sueño de toda la vida para este monumentalito, un sueño que se hizo realidad, pero que de verdad fue un impacto muy fuerte, un disparo al corazón. La valentía de este Ben Hur del Transantiago (haciendo una comparación con la escena donde Ben Hur, luego de pitearse en las carreras de carros a Mesala, se aventuraba para ir a rescatar a Miriam y a Tirsa del Valle de los Leprosos), se unió con la voluntad, el deseo y las ganas de ver a Alejandra Correa, que estaba en ese momento contemplando su inmovilidad en la quietud frente a un aparato de televisión al cual alguna vez dijo no ver. Y mientras el tramo final de la caminata hacia el Metro Lo Vial fue realmente para la reflexión, Alejandra Correa dormía, dormía y dormía. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así…

 “¡COMO PICA LA MACHACA, LA MACHACA COMO PICA, COMO PICA LA MACHACA, LA MACHACA COMO PICA.¡AY QUE CHACA, CHACA, CHACA CHACA, AY QUE CHACA, CHACA, CHACA CHÁ…!!”.

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, sentado 

Publicar un comentario