martes, 25 de abril de 2017

OPERACIÓN SANTA PATRICIA 4.0, AL BORDE DE LA CORNISA (525ª PARTE): EL CENSO Y MÁS (2).


  Con un nuevo video del Censo, vamos a dar a conocer en simples pasos, la labor de los censistas, los supervisores y demases en el Censo, al estilo de la Operación Santa Patricia.
  El Censo parte con la inscripción de los voluntarios en la página destinada para estos efectos. Luego, comienzan las capacitaciones, las cuales se efectúan en los lugares que cada municipio disponga en convenio con el INE para tales efectos (si los municipios no lo disponen, el INE los designa en comunas cercanas). Finalizadas las capacitaciones y el llenado de fichas, se designan supervisores para cada grupo de voluntarios. Cuarenta y ocho horas antes del Censo, se designa un local censal para cada interesado (pueden ser dos o mas por comuna), donde cada censista debe llegar el día mismo del acto censal, una hora antes de salir a terreno. El supervisor se presenta a los censistas para aclararles sus dudas en el mismo local censal, ya confeccionada su lista y, pasándoles a cada uno que llenó la ficha, un portafolios que contiene un manual, una guía, un lápiz mina con goma y sacapuntas, 20 cuestionarios censales, una hoja resumen (C2 para las zonas urbanas, o C3 para las zonas rurales), 6 hojas de citaciones para el caso de las viviendas ocupadas con moradores ausentes a la hora de ser encuestados, un portacredencial donde cada censista coloca su carné y el objeto en el cuello, un fichero con autoadhesivos para pegar en la hoja resumen y en los cuestionarios censales, otros dos ficheros con autoadhesivos redondos para pegar en las puertas al término de cada acto censal, una hoja de direcciones y, un mapa de ubicación F1, donde el censista debe ir transitando con el inmueble a mano derecha y la calle a mano izquierda, salvo dentro de los edificios, donde si bien se parte con el inmueble a mano derecha, el lado opuesto va enfrentado al último en encuestar. En caso de que queden censistas fuera de la nómina, éstos pasarán inmediatamente a la categoría de “comodines”, los cuales pasarán a otro local o serán relevados a otro sector con las mismas reglas.
  Cada supervisor se lleva a su grupo de censistas a terreno, los cuales comienzan encuestando las primeras tres viviendas antes de su primera corrección. La encuesta parte con el llamado del censista a viva voz o golpeando la puerta, el jefe de hogar le abre la puerta, el censista se presenta con su nombre y ficha, el jefe de hogar puede hacerlo pasar para las preguntas que se formulan en dicho cuestionario, el censista se las lee para que el encuestado las conteste, se anotan los que integran el grupo familiar y los que alojaron la noche anterior (se consideran guaguas, niñas, niños, adultos mayores y postrados) y se hacen las preguntas por separado a cada uno (si son mas de 8 personas, se requiere de un nuevo cuestionario con el miembro número 9 en adelante). Antes de finalizar la encuesta, se pregunta si en la vivienda existe otra independiente (si esto ocurre, se censa a los dependientes de aquella). Luego, con todos los datos, se llena la hoja resumen, se pega el folio en cada cuestionario y en la hoja resumen, se pega la calcomanía censal en la puerta del inmueble y se despide amablemente del encuestado.
  Ya con el acto terminado en las casas, cada supervisor recibe los datos y el portafolio completo, los censistas regresan al local censal, se van de colación, pasan a la oficina del digitador que recopilará los datos, se despiden del jefe del local y de su supervisor…, y se van satisfechos por su labor.
  Ahora, les contaré mi experiencia como censista: Me inscribí hace algunos meses en la página del Censo como voluntario, me capacité el 13 de abril en el Duoc UC de Maipú, reingresé a la página del Censo para ver mi local censal varias veces sin resultados positivos, llamé al Fono Censo dos veces, nuevamente ingresé a la página del Censo donde ya me dieron el local censal, asistí el 19 de abril a la escuela Marcial Martínez de Ferrari (Paradero 37 de la Gran Avenida), quedé de comodín porque no salí en la lista, me traspasaron a la Casa de la Cultura de El Bosque (al lado del colegio antes mencionado), integré un grupo de 18 censistas supervisados por Verónica Navarrete, me tocó censar en la Torre B del Condominio El Mirador (Gran Avenida 13.248), encuesté en 9 de los 12 departamentos que me asignaron (los departamentos 706 y 709 estaban desocupados por venta o arrendamiento y el 707 estaba con moradores ausentes, por lo que dejé una citación para el 21 de abril), me encontré con matrimonios bien constituidos, una madre con su hijo, un hombre que vive solo, siete haitianos y tres venezolanos. Tras censarlos y anotar los datos, de regreso al local censal, oficina de la digitadora, jefe de local, supervisora, colación, despedida y agradecimientos. Toda una jornada donde lo pasé genial.

  En el próximo capítulo, vamos a destrozar el Censo con sus desprolijidades, los lugares que no pudieron ser censados, las excusas y todo lo demás.

tu foto del perfil, La imagen puede contener: 1 persona, anteojos e interior

Resultado de imagen para condominio el mirador el bosque
Publicar un comentario