domingo, 31 de marzo de 2013

OPERACIÓN SANTA PATRICIA, NI AHÍ CON LOS FASCISTAS (DECIMOTERCERA PARTE).


 Como diría el "Fantasma" Figueroa, "Para ser capo, hay que tener las minas que tiene Pablo Escobar". Y para cachar que los fachos de mierda con la derecha encubierta pueden ser capaces de traicionarse entre sí, presentaremos ese hecho donde una vieja carbonera que creía ser amigui de la Evelyn Mathei (la Patty Cofré de la cochina política chilensis), le dió el manso Calugazo de Judas y se fue al Aeropuerto de Pudahuel a derretirse por la Gordi.
  Matthei se “decepcionó” de la presi del sindicato nacional de nanas que fue a recibir a Bachelet al aeropuerto. Según El Mercurio, la ministra del Trabajo, Evelyn "Patty Cofré" Matthei, se declaró decepcionada tras ver el miércoles pasado en la llegada de Bachelet al aeropuerto de Santiago a Ruth Olate, la presi del Sindicato Nacional de Trabajadoras de Casas Particulares (Sintracap). Atrás había quedado una amorosa velada que preparó la ministra en junio de 2011, cuando recibió a la Olate y otras dirigentas sociales en su casandra. En esa ocasión “las esperó con tapaditos de ave, de jamón-queso, además de un queque y un kuchen preparados por ella” y “sacó su juego de loza inglesa que sólo utiliza para ocasiones especiales”, dice la publicación.
  O sea, la rucia se quedó con el tremendo cuello, y pa' más recacha, quedó hecha un quique tras enterarse de la mansa traición que la Ruth Olate le hizo.

  Si yo fuera diputado, no aceptaré a ningún traicionero, ni tampoco regalías a cambio del voto. Haré una moción para que todo acto de cohecho o de intervención política de parte de personeros gubernamentales, sea sancionado desde la amonestación verbal, hasta la destitución inmediata del cargo que ocupa el que protagonice esos hechos. Así de simple.





  Al Pato Rosende lo culparon por 105 personas que murieron o se las tragó el mar la fatídica madrugada del 27F de hace tres años atrás. A la Carmencha Fernández la culparon por otros 28 finados. A Carlos Aranda y a Mario Andina les achacaron otros 47 que partieron con el cataclismo en el sur. ¿Y a la Gordi?... ¡¡La declararon santurrona los desgraciados...!!!.
  Es desesperante que aún la justicia no se ponga los pantalones largos en este tema que aún aflige a todos los que esa madrugada saltamos abruptamente de las camelias, cuando violentamente la naturaleza nos sacudió el suelo en menos de tres minutos. Es desesperante que allá en el sur los damnificados todavía sigan viviendo en campamentos, mientras el mentiroso y sátrapa de Piñera se jacta de una reconstrucción que cree haberse cumplido totalmente, pero que a la luz de los hechos, no es así como se pretende ensalzar ante la prensa carrilera. Hay que ser realistas y no mirar bajo el pavimento, porque para la clase política, engañar a los chilenos y hacernos gilipollas, les resulta un negocio que jamás vamos a tolerar.
  En el tema de la adquisición de la casa propia, muchas veces ese sueño termina siendo pesadilla. Pésimas construcciones, contratos chantas, ejecutivos con cochinos antecedentes, entidades de gestión con oscuros intereses, horribles condiciones de aseo y ornato, pésima elección de lugares donde esas casas se construyen, etc, etc, etc. Impresentable por no decirlo menos.
  En cada invierno, las inundaciones y el mal estado de las casandras, han dejado a sus moradores haciendo gluglú, perjudicando realmente a quienes más lo sufren, que son guaguas, niños y tatitas. Casos que retratan la situación, como las Casas Copeva en Puente Alto, las Casas Chubi en Peñalolén, la Villa Alto Jahuel en Pudahuel, la Población Héroes de la Concepción en Recoleta, la Villa Héroes de Iquique en Maipú, y varios campamentos en Quilicura, Lo Barnechea, Pudahuel, Renca, Cerro Navia, Quinta Normal, Estación Central, Cerrillos, Lo Espejo, San Joaquín, La Pintana, Puente Alto y San Bernardo.
  Si llegara a ser Diputado, me preocuparé de que se regule el tema de las viviendas sociales, de terminar con los contratos truchos y, de que los que resulten responsables de tales chanchadas, sean destituidos de sus cargos y paguen ante la Justicia. Ah, y de paso, que los Ministerios de Vivienda y Urbanismo y de Obras Públicas, asuman con total responsabilidad la tarea de reparar los daños que sus actos conlleven, aparte de los que ocurran por efectos de la naturaleza.





Publicar un comentario