domingo, 17 de marzo de 2013

OPERACIÓN SANTA PATRICIA, NI AHÍ CON LOS FASCISTAS (QUINTA PARTE)

 
  Estas últimas semanas las hinchadas de los dos grandes equipos de Chile, Los de Abajo (Universidad de Chile) y Garra Blanca (Colo-Colo), han salido a las calles para manifestar su rechazo al mal llamado Plan Estadio Seguro. De forma pacífica y familiar, han exigiido la vuelta del bombo y del carnaval propio del fútbol sudamericano, mientras el gobierno fascista de Piñera hace caso omiso e insiste en la represión como forma de control social.
  El año pasado se aprobó un texto refundido de la ley n° 19.327, el conocido plan estadio seguro, medida adoptada por Cristián Barra, con motivo de erradicar de los estadios chilenos las hinchadas organizadas, argumentando en que en ello radica la violencia al interior del estadio, lo que según los “expertos” implicaba la prohibición de la organización de los fanáticos de los clubes deportivos, conocidos como hinchas.
  Diferentes voces opositoras se han rebelado a favor de la cultura barrística y el entorno que rodea este mundo.
Según Carlos Gómez, académico y antropólogo de la Usach “La violencia es la no aceptación de que en realidad yo no puedo tener satisfechas todos mis requerimientos. Ante la violencia en los estadios, la pregunta que uno debe hacerse es ¿A qué está respondiendo esta violencia? ¿Qué necesidad no es satisfecha? el problema de fondo en la violencia del estadio no se responde con represión, lo único que hace es esconderlo”, argumentó.
  Este programa gubernamental permite a carabineros filmar y fotografiar a todos los que asisten a un espectáculo deportivo, violando la privacidad de cada uno; además prohíbe ver los partidos de pie, entrar con globos, papel picado y banderas, además del característico bombo que cumple un rol tan importante en mostrar unidad en el cántico para las barras sudamericanas.
  Carlos Soto, miembro del Movimiento Autónomo Los de Abajo, señaló que “nosotros hemos apoyado todos los esfuerzos que haga el gobierno para hacer del fútbol un espectáculo seguro, pero lo que sucede hoy en día es distinto, ellos están señalando que la barra es en sí mismo un fenómeno violentista, algo a lo que, por supuesto, nosotros nos hemos opuesto”.
  Y es que Carabineros o las mismas empresas dueñas de los clubes , deberían hacerse cargo de resguardar la seguridad en los recintos deportivos. Contratar y disponer de tecnología de punta para escanear bombos como en los aeropuertos y contar con todos los accesorios necesarios para mantener el carnaval propio de la barra chilena, con bombo y papel picado, situación que no ocurre y que las dirigencias no pretenden abarcar, posiblemente porque no está “dentro de su presupuesto ”.
 Claramente no existe un esfuerzo por parte del empresariado para mantener la tradición y cultura sudamericana, observamos como el fútbol moderno comienza a despedazar lo pasional y sentimental de este deporte, y lo sustituye por el dinero, que ha llegado a ser un concepto esencial en la disciplina del balón pie, “el modelo neoliberal no deja títere con cabeza” .
 Quienes se han visto mayormente perjudicados son los equipos pequeños, como el caso de Magallanes, con su característica bandita; además de todos los equipos de provincias, donde la ciudad se identifica con sus colores, música y cánticos sobre el tablón.
  Este fútbol moderno se ha asentado cada vez más en la cultura chilena, la privatización de la totalidad de los equipos profesionales, la influencia de grandes empresas, como por ejemplo el Canal del Fútbol, han ensuciado este deporte, pasión de multitudes.
  Con mucha razón Carlos Soto afirma que “se busca en términos políticos, aplastar el único espacio crítico que existe al interior de la hinchada, que son las barras organizadas, quienes son los únicos que se pueden oponer, hoy en día, a las sociedades anónimas dentro del fútbol”.
  Como acérrimo crítico de los hipócritas que existen en este horrible gobierno que tenemos (y de los anteriores también),les voy a dejar la película tan clara que todos los periodistas se la tendrán que leer: Resulta que Barra nunca llegó a estudiar en una universidad, por lo que su Título universitario es completamente FALSO. Estudió en un colegio pagado, con suerte llegó a Cuarto Medio y desertó por gilipolla. Gana cinco palos por mentirle a Chilito entero, es un descriteriado y afín a la dictadura de Pinochet. Es hincha del Chuncho igual que su mierda de señora, que falsifica entradas para ganar plata fácil beneficiando a un club al cual se le olvida que jugó en los potreros en el año 1989. Es tan tonto, inepto y manipulador, que hasta le pega a sus hijos. Tiene un problema de esquizofrenia catatónica y es un mentiroso compulsivo, igual que su amigo con ventaja Rodrigo Hinzpeter. Además, no entiende del componente pasional. Por lo tanto, la ley de "Estadio Seguro", debe DEROGARSE INMEDIATAMENTE, o de lo contrario, Barra será amenazado de muerte, lo mismo que a Hinzpeter por el mismo hecho y por ser judío.
  Ya parece chiste, pero es cierto. No alcanzó a despegar la semana cuando una información aparecida en el sitio Cambio21 señala que Cristián Barra, también está con problemas judiciales. “ Estuvo detenido por giro doloso de cheques, tuvo una lluvia de querellas, tiene una acción legal por hurto que terminó en un acuerdo extrajudicial pagado por Piñera según varias versiones y hasta el año 2010 pesaba sobre él una prohibición de salir del país por no pago de pensión de alimentos”, señala la información. La foto que acompaña a este texto donde se le ve acompañado por Sebastián Piñera, Alberto Espina y una familia que suponemos no es la de la pensión impaga, corresponde al período en que fue candidato a diputado por La Araucanía y, obviamente, no salió. De esa época es también este texto, de su puño y letra, donde se presenta a sus electores.
“Quiero compartir con ustedes mi decisión y el honor que significa presentarme como candidato a Diputado por nuestro Distrito con el apoyo de mi partido Renovación Nacional, del cual soy su Presidente Regional, y de cientos de vecinos independientes de las Comunas de Victoria, Lautaro, Curacautín, Vilcún, Galvarino, Perquenco, Lonquimay y Melipeuco.
Acepté este desafío porque creo de corazón que nuestro país y muy especialmente nuestras Comunas, tienen la gran oportunidad de progresar en un próximo Gobierno de Sebastián Piñera, con quien he formado equipo desde hace 20 años y seguiré trabajando desde el Congreso apoyando y promoviendo las leyes que hagan una realidad el sueño y la esperanza de usted y su familia de vivir en una sociedad más justa, más solidaria y con verdaderas oportunidades para todos.
Nuestra Región de la Araucanía después de 20 años aún mantiene los peores índices en materia de pobreza, desempleo y educación. La Agricultura principal actividad de la Región está en un absoluto abandono. Por lo que estoy seguro que en un futuro gobierno de la Alianza, podré influir positivamente para que nuestra Región tenga una atención preferente en  la solución de sus graves problemas.
Mi compromiso es ser un diputado 100% de la Región, también 100% de terreno, ya que solo trabajando junto a todos los vecinos, dándome tiempo para escucharlos, es posible conocer a fondo sus problemas y plantear soluciones concretas para resolverlos.
Con el Senador Alberto Espina y los 13 concejales de Renovación Nacional recién electos en el Distrito, trabajaremos con todas las autoridades, sin importar su color político, porque somos un equipo cuyo principal objetivo es luchar por los derechos de todos los hombres y mujeres de la Araucanía.
Desde hace ya varios años vivo en Victoria junto a mi señora Mónica y mis hijos Matías, Raimundo, Jacinta y Rafaela. Las dos más chicas nacieron en Victoria y los dos mayores estudian en el Colegio Santa Cruz, del cual soy Presidente del Centro de Padres.
Espero retribuir con mucho esfuerzo y trabajo el cariño que hemos recibido durante todos estos años, por lo que quiero invitarlo a que me apoyen en esta próxima elección de Diputados y poder iniciar juntos el camino de un mejor futuro para nuestra Región y nuestra Comuna”.
PD: Cristián Barra ejerce como cordinador de gobernadores e intendentes de Piñera. Hace pocos días citamos aquí mismo sus declaraciones a la prensa, en las que aseguraba que se habían revisado los antecedentes judiciales del nuevo gobernador de Cautín, Miguel Mellado, y que no se veía impedimento alguno para que continuara en el cargo. Mellado permaneció prófugo cinco años en Argentina esperando que prescribieran los delitos económicos por los que se encontraba procesado y con orden de captura.


  Ya con toda la rabia descargada, lo que dijo Marco Enríquez-Ominami anoche en Tolerancia Cero, fue tan claro y contundente. que entró con el ventilador y lo prendió tal como este colocolino lo hace siempre para hacer mierda a las dos derechas. Tapizó a los panelistas con los votos que echaron al agua a la Concerta el 2009, para continuar ninguneando a los socios listos, los pepedés y hasta a los rabanitos. Y no paraba en eso nomás, porque el "Karencito" disparó bombas de racimo contra Frei por su derrota electoral, y por las malas juntas de la Gordi. Los empresarios tampoco se salvaron de los bombazos de ME-O, porque según él, no van a tener paz con nadie, lo que resulta ser obvio. Trató a Piñera de "alcoholizado", siguió atacando a los ricachones, a los que se coluden entre sí, a los parlamentarios y a los que a través de El Mercurio vendieron un colegio con 500 alumnos adentro.
  El "Karencito" dejó en claro que Allamand y el "Cencosud" Golborne son un retroceso para Chile por ser unos fachos de mierda, dejó como chaleco de mono a la Gordi por las malas juntas, y dejó como salchicha contaminada a los panelistas, diciendo que las mayorías no sirven para nada, continuando con el festín para tratar a los fachos y concertas como una mayoría tramposa. La democracia está fallando, y el "Karencito" se las enrostró con ajo y sin anestesia a todos. Contó claramente que Pinocho fue lo peor, que los señores del Tribunal de La Haya hablan con mameluco y con el manso babero sin entendérseles nada de nada, y mandó cortados a los políticos chovinistas por ser tan vacas y desintegradores. ¡Toma!.
 En resumidas cuentas, estamos haciendo mierda a la mal llamada clase política y a sus actores principales y de reparto, tal como pasó en Cerrillos hace casi un año. Afírmense para lo que viene.

Publicar un comentario