domingo, 18 de noviembre de 2007

CHILE ESTÁ ENFERMO Y CON DIAGNÓSTICO RESERVADO.

Respire profundo, diga 33... Porque la salud en Chilito lindo está pa' la corneta desde hace tiempo.
Nótese que en toditas las postas, los matasanos están pelando papas por la cuática que viven diariamente, porque las postas no dan para más, porque no hay una infraestructura adecuada, porque las atenciones andan apretujadas, porque los equipos médicos andan como las huifas, porque no hay profesionales que le pongan pino en esta materia, y porque el Gobierno de turno no los pesca ni en bajada.
Aplicando la filosofía pop, vamos a contar toditas las yayas que han pasado en toda la historia hospitalaria de esta Copia Felíz del Edén, en los últimos 25 años de perra vida.
En 1982, comenzó la brígida historia de la muerte de Tatita Frei, que nadie sabe si murió del cucharón o lo mandaron al pijama de madera los milicos, cosa que los gusanitos todavía andan hinchando las pelotas.
En 1986, los matasanos de la Clínica Reñaca le aforraron una inyección equivocada a Sergio Silva Acuña, dejándolo en estado vegetal. Pasaron los días, y el conocido locutín partió derechito a la tumba.
En ese mismo año, los matasanos de la Ponticuica mandaron al patio de los calleuques a Hernán Olguin. Su mundo científico lloró la partida de este periodista.
El narigón Frei, se fue al chancho con la designación de sus Ministros, ya que puso a un economista como guaripola de Salud, en vez de un matasanos.
Luego de la grossa separación de los siameses Marcelo Antonio y José Patricio, el doc Osvaldo "Figuretti" Artaza se fue de PLR por sublevado. En el año 2001, el galeno quedó como guaripola de Salud, hizo ene propaganda al mentado Auge, mostró la guagua, se gastó 750 millones de machacantes y lo echaron por frescolín.
El manso atado de la leche rancia, no podía estar afuera de este macabro registro de condoros. A raíz de todos estos atados Pedro "Gargamel" García se mandó tremendo numerito, al decirle a un sabueso de la prensa por la falta de leche en los consultorios que le pregunten a las vacas por qué no dan leche...
Lo de "Gargamel" García raya en lo patético, ya que una iñora peló por el uso de hilo dental y por las yayas de los sacamuelas, y el perla le dijo que usara hilo de coser...
El Hospital San José fue testigo de un caso tremendamente heavy, ya que cacharon que habían condoros al por mayor. El caso más emblemático, es el de la famosa Cama 8, que mató a cuanto enfermo se acostaba. Por ese tremendo condoro, varios matasanos fueron descharcheteados sin anestesia por giles.
Pille pabellones en todas las postas, ya que se puede encontrar con varias sorpresas desagradables, como ratones, baratas, polillas, moscas, zancudos, ratas, lauchas, hormigas, cucarachas, arañas, chinches, larvas y abejas. ¡Uff..., qué mieeeedo, loco, qué miedo...!!.
Agregue el caso de un paciente que fue operado, quedando con pinzas adentro. Cuando le iban a sacar las pinzas, al amermelado matasano se le quedó el bisturí en la casurri.
El caso de las guaguas cambiadas en la posta de Talca, deja al descubierto que los matasanos no tenían ni la menor idea de la paternidad de éstas. Los papurris pegaron el grito en el cielo, y los galenos se fueron de sumario por amermelados.
Las negligencias médicas dejaron ya a un peque que tenía leucemia, con una mortal hepatitis que lo tenía por las cuerdas. No sabían de quién cresta era la sangre y se fueron al chancho con las transfusiones.
El Hospital San Juan de Dios fue escenario de un macabro depósito de sangre en una bolsa de basura, que dejó a los basureros de la Av. Matucana con el caracho lleno de miedo y con un ambiente absolutamente fétido. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

"¡CHAAA CUN CHAAA CUN CHA CHA CHA... CHAAA CUN CHAAA CUN CHA CHA CHA... ¡A ESCONDERSE QUE VIENE LA BASURA..., A ESCONDERSE QUE VIENE LA BASURA...!!".


Y el resultado de todo esto, es que los matasanos se están botando a chorongos, se fueron de parelé y la Gordi se está sacando los pillos, amenazando con aforrarle monumentales PLR a todos los sublevados. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

"¡ADIOS, ADIOS, ADIOS QUE TE VAYA BIEN, MY LOVE, MY LOVE. ¡QUE TE AGARRE UN CARRO, QUE TE PARTA UN RAYO Y QUE TE PISE UN TREN...!!".

Publicar un comentario