domingo, 18 de noviembre de 2007

EVALUACIÓN IN-DOCENTE.

Vale la pena meterse en los atados de un sistema que no salva a nadie, porque las evaluaciónes que se hacen dentro de las diferentes Facultades e Institutos de la Chile, no reflejan el verdadero sentido que tienen.
Ocurre que dichas Evaluaciones Docentes efectuadas, tienen como un fin claro el evaluar la participación de los conspícuos en las materias que se imparten, para dejar constancia en el cuadro de méritos académicos, si es que se dignan a tenerlo. De hecho, las calificaciónes las ponen los lolosaurios, mientras que los funcionarios de las secciones más bacanes -Biblioteca y Secretaría de Estudios-, son los encargados de velar por el trabajo de calificacion que se hace a cada profe.
Así, vemos que los angustiados tiran a la balanza a los profes con calificaciones que van del uno al siete, en la forma que sigue en sentido contrario:

6,00-7,00: Profesor terrible de bacán. Se pasó el viejo..
5,00-5,99: Profesor buena tela. Le falta profundizar al viejo.
4,00-4,99: Profesor mahometano nomás. Debe mejorar.
3,00-3,99: Profesor malena canta el tango. Qué latero el viejo.
2,00-2,99: Profesor hediondo de horrible. No sirve para trabajar en la Chile.
1,00-1,99: Profesor vacuna, talibán y dictador. Olvídese del viejo.

Algunos angustiados, tienen miedo a calificar mal a sus profes cuando éstos se mandan condoros monumentales delante de todita la masa, porque creen que éstos los van a maraquear tupido y parejo en las salas de clases. Incluso, los mismos profes ocultan las evaluaciones que los alumnos les aforran por su desempeño docente.
Ojalá que lo entiendan los angustiados. Hay que apelar a la publicidad de las evaluaciones docentes, para que no elijan a los profes que se creen pulentos y que al final, terminan convertidos en piltrafas humanas.
Publicar un comentario