martes, 20 de diciembre de 2016

LA COPA DE VERDURA, NO LA DE CARTÓN (2).

  La Copa Libertadores es de verdura, porque tiene 57 años de existencia, tiene mas historia, es un título grande y tiene mucho mejor valor en el continente. La Sudamericana, como también las otras que existieron, es de cartón, debido a que sólo tiene un interés comercial, no representa la historia, acuden equipos que en su mayoría tienen poco roce internacional y, carece de un valor significativo. Por eso nosotros preferimos la Libertadores antes que las demás copitas.
  La historia de la copa de verdura, nace 30 años antes de su instauración definitiva. Los choques por la Copa Aldao entre los campeones de Argentina y Uruguay, encendieron la idea de organizar una competencia continental allá por los años 1930. En 1948 se jugó un torneo que fue el antecedente más concreto: la Copa de Campeones, organizada por Colo-Colo de Chile. Se realizó en Santiago -en el Estadio Nacional- y la disputaron los campeones de cada país de la temporada anterior, ganándola el Vasco da Gama de Brasil. Sin embargo, fue en 1958 cuando se sentaron las bases de la competencia, que se inició en 1960 y lleva su nombre en homenaje a los héroes de la historia sudamericanaBernardo O'HigginsJosé de San MartínPedro IJosé BonifácioSimón BolívarJosé Artigas entre otros. Por eso se llama Copa Libertadores de América. ¿Alguna duda?.
  Ahora, vamos a hacer una cronología del máximo certámen pelotero del continente.

LA PRIMERA DÉCADA: 1960-69.


  Originalmente, la Copa Libertadores de América se denominaba Copa Campeones de América, debido a que solo se clasificaban los campeones de cada país. La primera edición se disputó en 1960, torneo en el cual participaron solamente 7 equipos porque los campeones de VenezuelaPerú y Ecuador no asistieron a la competencia, los equipos participantes fueron: el Bahía de Brasil, el Jorge Wilstermann de Bolivia, los Millonarios de Colombia, el Olimpia de Paraguay, el Peñarol de Uruguay, el San Lorenzo de Almagro de Argentina y la Universidad de Chile (Chile).
  El primer partido en la historia del certamen fue el protagonizado entre Peñarol de Uruguay y Jorge Wilstermann de Bolivia, que finalizó con un abultado 7-1 en favor del equipo uruguayo. Se disputó el 19 de abril de 1960. El campeón de esa edición fue precísamente Peñarol, que superó en la final al Olimpia de Paraguay con un 1-0 en la ida disputada en el Centenario de Montevideo ante 44.690 personas (gol de Alberto Spencer a los 79', arbitraje del chileno Carlos Robles y tarjeta roja para el paraguayo Juan Lezcano) y, un empate a un gol en el Estadio de Puerto Sajonia de Asunción, ante aproximadamente unas 35.000 personas (Hipólito Recalde abrió la cuenta para los locales a los 28' y Luis Cubilla empata a los 83' para los "manyas", en mocha arbitrada por el argentino José Luis Praddaude). Los dirigentes de Peñarol, que habían trabajado por la invención de la Copa, insistieron en incluir a los subcampeones, asegurando así la participación de los aurinegros y de Nacional, dos grandes del Uruguay. Universidad de Chile no vio una.
  La segunda edición en 1961, contó con la participación de 9 países (solo Venezuela no participó). El título fue por segunda ocasión para Peñarol, quien venció en la final a Palmeiras, por lo que nuevamente participa en la Copa Intercontinental 1961 contra el SL Benfica portugués, campeón de la Liga de Campeones de la UEFA 1960-61, ante el cual logra ser el primer equipo de Sudamérica en conquistarla.
  En la ida disputada en el Centenario ante 64.376 espectadores, Alberto Spencer fue el héroe de los carboneros con su gol a los 89', mientras el saquero fue el bifechorizo José Luis Prauddade. En la vuelta disputada en el Pacaembú ante 50 mil torcedores, José Sassia abría la cuenta para los aurinegros, mientras que el defensa Nando empataba el cotelé en el minuto 70', lo que no fue suficiente para evitar que los yoruguas volvieran a roncar en el continente, todo bajo la conducción referil del mismo Prauddade. ¿Y Colo Colo?. primera vez y no pasó de ronda compadre.
La edición de 1962 contó con la participación de 10 equipos de 9 naciones (nuevamente Venezuela fue la ausente). Peñarol, campeón de la edición anterior, tuvo acceso a este torneo participando directamente en las semifinales, siendo dos los representantes uruguayos. Este año Santos FC de Pelé se coronó campeón venciendo en la final a Peñarol de Spencer (máximo goleador en la historia de la Copa Libertadores). En la ida disputada en el Centenario ante 55.000 personas y con arbitraje del chileno Carlos Rocha, los brasucas ganaron por 2-1 (Alberto Spencer a los 18' para los peñarolenses, Coutinho a los 29' y 70' para los santistas), mientras que en la vuelta disputada en el Vila Belmiro ante 22.000 personas y nuevamente con arbitraje del chileno Carlos Rocha, esta vez los orientales se desquitaron con los garotos por 3-2 (Dorval a los 17' y Mengálvio a los 35' para los blancos, mientras que Spencer a los 14' y 49' y Sasía a los 51' para los mirasoles), por lo que llegaron al partido de definición disputado en el Monumental de Buenos Aires, con 60.000 personas en las graderías y donde el árbitro fue el holandés Leopold Sylvain Horn, el Santos de Pelé basureó al bicampeón continental por 3-0, gracias a un horripilante autogol de Omar Caetano en los 11' y, un doblete del más grande..., Edson Arantes Do Nascimento, O Rei Pelé a los 48' y 89'. El ballet blanco, que por esa época deslumbraba en las canchas del mundo, conquistó también la Copa Intercontinental contra el SL Benfica portugués, campeón de la Liga de Campeones de la UEFA 1961-62; así, sumados sus logros internacionales a los locales Campeonato Brasileño de Serie ACampeonato Paulista y Torneo Rio-São Paulo: lo convierten en el primer club en conquistar todos los títulos posibles en una temporada en los niveles local, regional e internacional (con 5). ¿Y la Católica?. Semifinalista.
Un año despuésO Rei y su compadre Coutinho volvieron a regalar su magia en forma de gambetas y goles, como los dos de la final que dieron vuelta al resultado en La Bombonera, para doblegar a Boca Juniors por 2-1 y quedarse otra vez con el trofeo. Claro que todo parte en la ida disputada en el Maracaná ante 100.000 personas y con el saqueo del franchute Marcel Albert Bois, donde el Santos se divirtió de lo lindo bailando a los xeneizes que reaccionaron tardeli y dejaron la mocha por 3-2 (Coutinho a los 2' y 21' y Lima a los 28' para los brasucas, mientras que Sanfilippo puso los descuentos bosteros a los 43' y 89'). Y la vuelta en La Bombonera fue increíble, porque 50.000 bosteros celebraban el gol de Sanfilippo en los 46', pero terminaron llorando a mares y con el bandoneón en el quetejedi porque Coutinho empató en los 50' y Pelé les dio vuelta la tortilla a los 82'. Lo peor de todo, es que el Santos dio la vuelta olímpica en la cara de los boquenses y en su propia casa. ¿Y quién fue el rey del pito?. El franchute Bois. ¡Toma!. ¿Y la U?. Bien gracias.
En 1964, edición en la que se dio el debut de Venezuela en este torneo, Independiente de Argentina se consagró campeón, dejando en el camino al poderoso Santos y a Nacional de Montevideo. El Independiente se coronó por segunda vez campeón, venciendo en la final a Peñarol, no sin antes disputar la ida en el Centenario ante 60.000 manyas que no pudieron festejar porque empataron sin goles bajo el arbitraje del tulipán Leo Horn, dejando abierta la llave en la vuelta disputada en La Doble Visera de Avellaneda, que albergó a 80.000 fanáticos que celebraron el gol de Rodríguez en los 31' y dieron la vuelta olímpica tras el pitazo final del paraguayo Dimas Larrosa. Colombia no participó en esta edición..., y Colo Colo fue semifinalista en esta edición, participando por segunda vez.


En 1965 el campeonato pasó a denominarse Copa Libertadores de América, dado que ya no solo se clasificaban los campeones sino también los subcampeones de cada país, idea sugerida por la Asociación Uruguaya de Fútbol. Más tarde se ampliaría y empezarían a participar otros equipos. En ese mismo año, Independiente se coronó por segunda vez campeón, venciendo en la final a Peñarol. ¿Cómo?. En la ida disputada en La Doble Visera, 45.000 personas gritaron a todo pulmón el gol de Bernao en los 83', en mocha dirigida por el cholito Arturo Yamasaki. En la vuelta disputada en el mítico Centenario, los yoruguas se hicieron fuertes en la pastosa, con 45.000 manyas que gritaban los goles de Gonçalves a los 14', Reznik a los 43' y Rocha a los 46', mientras el descuento rojo fue de De la Mata en los 88 y bajo la dirección referil del mismo Yamasaki. Entonces, se fueron al partido de "mata mata" que se jugó en el Estadio Nacional, Yamasaki otra vez de saquero y, los Diablos Rojos de Avellaneda dejaron a los mirasoles sin pan ni circo ante 40.000 personas que vieron el autogol de Carlos Pérez en los 10' para los trasandinos, que aumentaban gracias a los goles de Bernao en los 27' y Avallay en los 33', el descuento de Joya en los 44' y el cierre de la tolola por parte de Mura en los 82', que puso en cuatro a sus rivales. Colombia no participó en esta edición. ¿Y la U?. Bien gracias.
La séptima edición (1966) contó con la participación de 16 equipos provenientes de los 10 países integrantes de la Conmebol. La final fue disputada por Peñarol de Uruguay (quien llegaba a su quinta final) y River Plate de Argentina (finalista por primera vez). Tras ganar cada uno en su estadio (Peñarol ganó en Montevideo 2-0 -con goles de Abbadie a los 75' y Joya a los 85' con 60.000 personas en las gradas y el arbitraje del argentino Roberto Goicoechea- y River venció en Buenos Aires 3-2 -abre la cuenta Rocha en los 32' para la visita, empata Onega en los 38' para el local, Spencer pone en ventaja a los carboneros en los 50', Sarnari vuelve a empatar para los "gallinas" en los 52' y el gol del triunfo de parte de Onega en los 73', ante el arbitraje del uruguayo José María Codesal y una asistencia de 60.000 personas-) se jugó un partido de desempate en el Estadio Nacional de Santiago de Chile. Luego de ir perdiendo por 2-0 en el primer tiempo (goles de Onega en los 28' y Jorge Solari a los 42'), los uruguayos lograron una gran reacción en el complemento y empataron el partido forzando la prórroga, gracias a los goles de Spencer en los 67' y Abbadie en los 72'. Ya en tiempo suplementario vencieron por 4-2 a los argentinos ganando la copa por tercera vez en su historia. Los héroes de la jornada peñarolense en Ñuñoa fueron Spencer y Rocha, quienes a los 103' y 109' respectivamente y, bajo el arbitraje del chileno Claudio Vicuña, pusieron el marcador definitivo y dieron su primera vuelta olímpica en suelo chileno y con 39.000 personas en las tribunas. ¿Y la Católica?. Semifinalista, mientras que la U simplemente dio pena.


En la edición del año 1967Racing Club se coronaría campeón de la copa más extensa de toda la historia al derrotar a Nacional en una reñida final. En el partido de ida disputado en el Cilindro de Avellaneda, con arbitraje del peruano César Orozco y ante 55.000 personas en las tribunas, ambos equipos igualaron sin goles. En la vuelta disputada en el Centenario ante 60.000 personas, el árbitro fue el mismo y el marcador también. Entonces tuvieron que nuevamente cruzar la Cordillera de los Andes para disputar el partido de definición en el Estadio Nacional, que albergó a 50.000 personas que vieron el saqueo del paraguayo Rodolfo Pérez Osorio y los goles de Joao Cardozo en los 14' y Norberto Raffo en los 43' para la "Academia" y el descuento de Milton Viera en los 79' para los "bolsoneros", donde otro argentino da la vuelta en la pista de ceniza (el rekortán recién lo instalaron en 1979). Colo Colo fue por segunda vez semifinalista, mientras que la Católica terminó sin pena ni gloria.
El siguiente campeón fue Estudiantes de La Plata, un equipo con un estilo propio que priorizaba la preparación atlética y el alcanzar los resultados a toda costa. El conjunto de laboratorio, comandado por el gran técnico Osvaldo Zubeldía y en el que descollaban Carlos Salvador BilardoÓscar "Cacho" Malbernat y Juan Ramón Verón, superó a todos y venció en las finales de 1968 a Palmeiras. ¿Cómo fue esa final?. En el Estadio Jorge Hirschi de La Plata, los argentinos ganaron la ida por 2 a 1, mientras que la revancha la ganó el "Verdao" en el Pacaembú por 3-1, por lo que se tuvieron que ir a una tercera mocha en el Centenario, donde los "pincharratas" ganaron por 2 a 0 y dieron la vuelta olímpica. ¿Y los equipos chilenos?. Guatearon nomás.
El elenco pincharrata volvió a salir campeón en 1969 y un año después alcanzó el tricampeonato, hazaña conseguida ante Peñarol, justamente el primero en lograr tres títulos, pero en dos períodos diferentes (19601961 y 1966). En la ida ganaron los argentinos como visita en el Centenario por la cuenta mínima y, por 2-0 en el Jorge Luis Hirschi ante su público. ¿Y qué pasó con los chilenos?. Otra semifinal para la Católica y Santiago Wanderers, bien gracias.


LA DÉCADA CONFLICTIVA: 1970-79.
  Estudiantes de La Plata consigue el tricampeonato continental, ya que en la ida disputada en La Plata ganaron por la cuenta mínima a Peñarol, que no pudo en la revancha disputada en el Centenario. La U de Chile quedó de semifinalista.
  Luego de conquistar el tricampeonato en 1970, Estudiantes de La Plata disputa la final de 1971 ante el Nacional de Uruguay, ganando por primera vez el equipo uruguayo. En la ida disputada en la ciudad de las diagonales, los "pincharratas" ganaron por 1-0, mismo marcador en que los "bolsoneros" se desquitaron en el Centenario..., hasta que tuvieron que cruzar la cordillera, collerear en el Nacional y ver cómo los orientales dieron la vuelta olímpica gracias al 2-0 final. La Unión Española llega a las semis y Colo Colo, bien gracias.
Con dos títulos en la vitrina, Independiente creó una mística ganadora que se extendió con Francisco SáJosé Omar PastorizaRicardo Bochini y Daniel Bertoni, pilares de los títulos de 197219731974 y 1975. Así, alcanzaba cuatro copas más, convirtiéndose en el único que ganó cuatro copas consecutivas. 
  En la final de 1972, los rojos de Avellaneda se enfrentaban con los peruchos de Universitario, ya que en el Nacional limeño empataron a cerapio, pero en La Doble Visera fueron los rojos los que se quedaron con el título. Ni San Felipe ni tampoco el otro que se clasificó pudieron.
  Tras resultar campeón en la edición de 1973, se convirtió en el máximo ganador de la competición, destronando a Estudiantes, récord que hoy en día sigue vigente desde hace más de 40 años. La final de 1973 era para Colo Colo, que venía de hacer tremendas actuaciones, como el Maracanazo, donde derrotaron 2-1 al Botafogo silenciando a todo Brasil. Pero en la final de ida disputada en La Doble Visera y con 40.000 personas en las tribunas, empataron a uno gracias al autogol de Francisco Sá en los 71' y el gol viciado de Mario Mendoza en los 75' (off side e infracción de Giachello sobre el "Gringo" Nef); en el Nacional, ante 72.532 personas, igualaron sin goles y, en el tercer partido disputado en el Centenario ante 50.000 personas, es Independiente el que se adjudica el certamen ganado por 2-1 (25' Mendoza para los rojos, 39' Caszely para los blancos y, 107' Giachello para los argentinos). Fue reñida, pero polémica, porque Julio Grondona mandaba a los jugadores de Independiente de Avellaneda a doparse para ganarle la final a Colo Colo, cosa que sus mismos protagonistas lo confesaron. ¿Y quién fue el otro chileno?. Unión Española, que no pudo avanzar mas allá.
  La final de 1974 entre Independiente y Sao Paulo, tuvo a los paulistas ganando la ida por 2-1 en el Pacaembú ante 50.000 personas (Saggioratto a los 28' para la visita, Rocha a los 48' y Mirandinha a los 50' para el local) y, a los rojos de Avellaneda por 2-0 en La Doble Visera con 55.000 personas (Bocchini a los 34' y Balbuena a los 48'). Entonces, tuvieron que venir a Santiago a desempatar, llegaron 60.000 personas al coloso de Ñuñoa y vieron cómo los bifechorizos le ganaban a los brasucas con gol de Pavoni mediante lanzamiento penal en los 37'. ¿Y los chilenos?. Unión Española cagó parejito y el Colo dio pena.
  Y en 1975, otro chileno que le hace collera a los Diablos Rojos de Avellaneda..., porque la Unión Española quería borrar la afrenta sufrida dos años antes por Colo Colo. Entonces, llegamos a la llamada Final Roja, donde los de Santa Laura ganaron la ida en el Estadio Nacional ante 43.200 personas por 1-0, gracias al gol de Sergio Ahumada en los 87'; en La Doble Visera, ante 60.000 personas, fueron los de Avellaneda los que se impusieron por 3-1, con goles del peruano Percy Rojas (1'), Ricardo Pavoni de penal (57') y Daniel Bertoni (82'), empatando transitoriamente Francisco Las Heras (15') para los de la Plaza Chacabuco; hasta que finalmente son los trasandinos los vencedores en el desempate efectuado en el Defensores del Chaco de Asunción del Paraguay, con 55.000 personas en las tribunas y con un marcador de 2-0, gracias a los goles de Ricardo Ruiz Moreno en los 29' y, de Daniel Bertoni en los 62', logrando así el tetracampeonato continental. ¿Y qué pasó con Huachipato?. Quedó segundo de su grupo y afuera por poquito.
  Esta gran racha del equipo argentino finaliza en 1976, cuando el Cruzeiro de Brasil conquista su primer título al ganar el primer partido 4-1 ante River Plate de Argentina en el Mineirao de Belo Horizonte, perder el segundo 2-1 en el Monumental de Buenos Aires y ganar el partido revancha por 3-2, en el Estadio Nacional de Santiago. ¿Y qué pasó con los chilenos?. Unión Española y Palestino, para la casandra.
Boca Juniors se consagró bicampeón de América en 1977 y 1978. En 1977, los bosteros consiguen su primer título continental derrotando en la final al Cruzeiro de Belo Horizonte que quería revalidar su título..., pero se encontraron en La Bombonera con 60.000 personas en contra para el cotejo de ida y con el gol de Veglio en los 3'; en el Mineirao se desquitaron gracias al gol de Nelinho en los 76' y 80.000 torcedores que los alentaban. Pero como las cosas estaban parejitas, se fueron a desempatar al mítico Centenario, no se hicieron daño ni en tiempo reglamentario ni tampoco en la prórroga, pero en los penales se definió todo, porque Mouzo, Tessare, Zanabria, Pernía y Felman, convirtieron para los xeneizes, mientras que para los de Minas Gerais anotaron Darcy Menezes, Neca, Morais y Livio, mientras que Vanderley marró su lanzamiento y terminó llorando en la pastosa. ¿Y qué pasó con los chilenos?. Everton y la U. de Chile, pa' fuera.
  Nuevamente Boca Juniors llega a la final de la Libertadores, van por el bicampeonato y se enfrentan en la final de 1978 al Deportivo Cali, que tiene a toda Colombia revolucionada. Es así como en la final de ida, 50.000 personas llegaron al Estadio Pascual Guerrero para presenciar la mocha que terminó empatada sin goles, un verdadero negocio para los trasandinos que, en La Bombonera se hicieron muy fuertes, con 80.000 personas en las aposentadurías y con un rotundo 4-0 final, merced a los goles de Perotti (15' y 85'), Mastrángelo (60') y Salinas (71'), dando por fin una vuelta olímpica en su feudo, tras la afrenta que el Santos de Pelé le hizo hace mas de 15 años. ¿Y qué pasó con los chilenos?. Unión Española y Palestino simplemente dieron la cacha.
  El tricampeonato le fue arrebatado en 1979 por el Olimpia, quien ganó el encuentro de ida ante 50.000 espectadores en el Defensores del Chaco de Asunción por 2-0 (goles de Aquino en los 2' y Piazza a los 27' y el arbitraje del chileno Gastón Castro Makuc), para luego empatar en La Bombonera de Buenos Aires ante 65.000 personas y el arbitraje del uruguayo Juan Daniel Cardelino y consagrarse campeón por primera vez en su historia, logrando convertirse luego en uno de los pocos clubes en el mundo en haber conquistado todos los campeonatos posibles en un año, en todos los niveles existentes (con 4: copa intercontinental, interamericana, libertadores y local), y obteniendo el primer título para un país diferente a Argentina, Brasil o Uruguay que hasta el momento habían predominado en la copa. Además, Boca Juniors pierde su segunda final en casa. ¿Y qué pasó con los chilenos?. Palestino llega a la fase semifinal, mientras que O'Higgins se queda a la vera del camino.



ÉPOCA DE GUERRAS Y FIN DE LAS DICTADURAS MILITARES: 1980-89.


En 1980Club Nacional de Football obtuvo su segunda copa luego de 9 años, tras vencer al Sport Club Internacional. La primera final de la Copa Libertadores de América de 1980 se disputó en la ciudad de Porto Alegre el 30 de julio de 1980, finalizando en empate en cero. El equipo de Nacional llegó a la Capital del Estado de Río Grande do Sul, acompañado por cerca de 30 000 fanáticos, que sacudieron las tribunas del Estadio Beira-Rio, que cobijó a 70.000 personas. Este acontecimiento de tales dimensiones, se le conoce popularmente como La toma de Porto Alegre. Por otra parte, el partido de vuelta fue victoria para el equipo oriental por la mínima diferencia en el mítico Centenario, que tuvo a 70.000 fanáticos en las gradas y, que definió el título para el "Bolso" con gol de Waldemar Victorino en los 34' ¿Y qué pasó con los chilenos?. En un grupo tan estrecho, donde todos terminaron con 6 puntos cada uno, O'Higgins lo ganó con +2 de diferencia para pasar a la semifinal y terminar en cero, mientras que Colo Colo quedó en el camino, también por la diferencia de gol.
  La edición del año 1981 de la Copa Libertadores de América fue obtenida por primera y única vez por el Clube de Regatas do Flamengo. Capitaneado por Zico e integrado por Junior y Adilio entre otros. Fue una final muy complicada donde el triunfo de los brasileños fue el fruto del gran trabajo de un grupo que contrapuso buen fútbol a un juego excesivamente agresivo del Cobreloa. Sí. Cobreloa, un equipo que ya estaba dando que hablar a su corta edad y con un título nacional, tuvo que salir de Calama para disputar la final con los cariocas. Esto parte en el Maracaná, con 93.985 torcedores y con el Flamengo que gana la ida por 2-1, gracias a los goles del astro Zico (12' y 30', este último de penal) para los garotiños, mientras que el "Chueco" Merello puso el descuento loíno (65' de penal). En el Estadio Nacional, 61.721 espectadores estaban esperanzados de ver un triunfo de los Zorros del Desierto, cosa que se logró gracias al potente zapatazo de Víctor Merello en los 79'. Y quedaba la tercera chance en el Centenario, ante 30.200 personas, donde finalmente el "Fla" le gana 2-0 a los naranjas, gracias a quién otro, a Zico, que en los 18' y 79', frustraron las ilusiones chilenas. Ah..., y si preguntamos por el otro, a la U. de Chile se le avinagró el ceviche y se fue pa' la casa.
  En 1982 y 1987Peñarol, logró también ganar el máximo torneo de América, en ambas ocasiones de forma agónica habiendo triunfado sobre el Cobreloa con un gol sobre el final del partido de vuelta en el Estadio Nacional de Santiago de Chile de Fernando Morena ante 70.400 atónitos hinchas, tras empatar ante 44.690 espectadores en el Estadio Centenario de Montevideo en 1982 y venciendo en 1987 en el partido desempate de la final al América de Cali con gol de Diego Aguirre en el último minuto del alargue, cuando el empate daba como campeón al equipo colombiano por diferencia de goles, logrando así su quinta Copa Libertadores. En esas tres finales de 1987, América de Cali ganó 2-0 en la ida jugada en el Pascual Guerrero de Cali ante 65.000 personas, gracias a los tantos de Juan Manuel Battaglia a los 8' y de Roberto Cabañas a los 20'. Peñarol se desquitó en el Centenario ante más de 60.000 espectadores, claro que se sobrepusieron al gol de Cabañas en los 19', para dar vuelta la tortilla por obra y gracia de Diego Aguirre (68') y Jorge Villar (87'). Y la final en el Nacional, con 25.000 personas, Hernán Silva Arce como saquero, tres expulsados y el gol del mítico Diego Aguirre en el minuto 120. ¿Qué pasó con los chilenos en esos dos años?. Cobreloa fue finalista en 1982 y semifinalista en 1987, mientras que Colo Colo se quedó estancado en la fase grupal.
  Para la edición de 1983 se organizaron cinco grupos de cuatro equipos cada uno. Gremio ganó por primera vez la Copa Libertadores, venciendo al equipo del Club Atlético Peñarol. El partido de ida terminaría en empate a uno, el mismo fue disputado en la ciudad de Montevideo, 70.000 espectadores fueron los que asistieron a este encuentro. El partido de vuelta fue victoria para el equipo de Río Grande del Sur por dos a uno en el Estadio Olímpico Monumental, los goles fueron de Caio, Morena y César. Asistieron al mismo 80.000 espectadores. ¿Qué pasó con los chilenos?. Cobreloa y Colo Colo, quedaron eliminados en una fase grupal muy estrecha.
En 1984Independiente obtendría su séptima copa, "El Rojo" lograría una marca que hasta hoy continua intacta. Venciendo en una increíble final por 1-0 de visitante en Porto Alegre ante Gremio, con un equipo en el que resaltan Jorge Burruchaga y Ricardo Bochini. ¿Y qué pasó con los chilenos?. Como el Campeonato chileno de 1983 no había terminado, clasificaron Católica y O'Higgins. Los cruzados llegaron a semifinales y los rancagüinos fueron a puro dar la cacha.
  Mientras que en la Copa Libertadores 1985, un sorprendente Argentinos Juniors debutaba en la misma y acabaría imponiéndose sobre América de Cali, en la ciudad de Asunción, todo luego de que en sus respectivos partidos finales, "bichos" y "escarlatas" ganaron por la cuenta mínima. El resultado fue uno a uno en los 120 minutos y, cinco a cuatro, en tanda de penales. ¿Y qué pasó con los chilenos?. Colo Colo y Magallanes se fueron eliminados en primera ronda.
  En 1986Club Atlético River Plate se consagraría, por primera vez, campeón del torneo al vencer en la final a América de Cali,  Asimismo se destaca en esta década la participación de Cobreloa de Chile, que logró dos subtítulos consecutivos, en 1981 y 1982, siendo ambas sus primeras participaciones, y con solo 4 años de existencia. Una hazaña que pudo haber llegado a mayores si no fuera por que este equipo tuvo que enfrentarse al Flamengo en Copa Libertadores 1981. En la final de 1986, el equipo de la Banda Sangre se impuso como visita por 2-1 en el Pascual Guerrero ante 48.600 espectadores (Goles de Juan Gilberto Funes a los 22' y Norberto Alonso a los 25' para los de Núñez; Roberto Cabañas para los caleños en los 46') y, como local en el Monumental de Buenos Aires ante 80.000 personas con gol de Juan Gilberto Funes en los 68' y con las expulsiones de Alejandro Montenegro y Ricardo Gareca para cada equipo en los 52'. ¿Y qué pasó con los chilenos?. Cobresal se fue invicto en primera ronda y, la Católica terminó puro dando pena.
En 1988, el Club Nacional de Football, lograría su tercer título venciendo al equipo rosarino de Newell's Old Boys. El partido de ida fue con victoria, por uno a cero, del equipo argentino por sobre el oriental (Jorge Gabrich a los 60'). El mismo fue disputado en la ciudad de Rosario ante 45.000 espectadores. En el partido de vuelta el equipo uruguayo revirtió la serie con un contundente tres a cero, en un Estadio Centenario con 75.000 espectadores que vieron cómo Ernesto Vargas (13'), Santiago Ostolaza (36') y Hugo De León (78' de penal), sellaron la vuelta olímpica de los tricolores. ¿Y qué pasó con los chilenos?. La Católica y Colo Colo llegaron a segunda ronda, pero guatearon.
  Posteriormente, en 1989, el club Atlético Nacional de Colombia venció en una emotiva final a Olimpia, consiguiendo la primera Copa Libertadores para Colombia. Cabe destacar que al año siguiente ambos equipos volvieron a encontrarse, aunque esta vez Olimpia tomó revancha y derrotó al Atlético Nacional en una dramática semifinal, definida por penales en el Estadio Defensores del Chaco. Pero lo que nos convoca para cerrar esta segunda parte de la saga, es que en el Defensores del Chaco roncó el llamado "Rey de Copas" ante 40.000 personas que se dieron cita para ver los goles de Rafael Bobadilla (36') y de Vidal Sanabria (60'). Pero en el Campín de Bogotá, 50.000 personas saltaron de alegría con el autogol de Fider Miño (46') y el golazo del "Palomo" Usuriaga (65') que igualaron la serie para llegar a la tanda de penales. Falla Almeida y convierte el "Meón" Escobar; convierte Gustavo Benítez y hace lo mismo Usuriaga; convierte Herio Chamas y también lo hace J.J.Tréllez; convierte Alfredo Mendoza, pero falla Alexis García; convierte el mítico goleador Raúl Vicente Amarilla y, también lo hace el mítico arquero René Higuita. Aquí fallan el Loco González, Felipe Pérez, Jorge Guasch, Gildardo Gómez, el "Abuelo" Balbuena, Luis Carlos Perea y Vidal Sanabria..., hasta que llega Leonel de Jesús Álvarez y convierte el penal decisivo que le da la Copa de Verdura (no la de Cartón) a los cafeteros. ¿Y qué pasó con los chilenos?. Cobreloa llegó a cuartos de final, mientras que Colo Colo se fue en primera ronda por culpa de un tongo que hicieron los equipos de Olimpia y Sol de América.

Publicar un comentario