miércoles, 16 de julio de 2014

OPERACIÓN SANTA PATRICIA 2.0, EL REGRESO (295ª PARTE): LA CAIPIRINHA HIRVIENDO (3)


  Con la canción "Este amargo amor" de La Gran Magia Tropical, comenzamos este nuevo capítulo de la mega saga mas truculenta de los últimos años y que se llama Operación Santa Patricia, que en estos tres últimos capítulos, ha estado revolcando a los mafiosos de la FIFA y a los mismos brasucas, que tras la monumental paliza que recibieron ante los ottos en el Mineirao de Belo Horizonte la tarde del martes 8 de Julio Monumental, les tocaba jugar por el tercer puesto ante los tulipanes, que apenitas cedieron ante los Messi-cachetones en la tanda de lanzamientos penales.
  Sí..., porque a cuatro días de la mega paliza mas memorable de los últimos tiempos que un país anfitrión haya recibido, los brasucas entraron a la pastosa del "Mané Garrincha" de Brasilia con un julepe así de grandotote ante los tulipanes y ante una torcida que ni siquiera les perdonaba. El fascista de mierda de Luiz Felipe Scolari sacó a Dani Alves después de la mocha con la Roja, y en esta mocha por el premio de consuelo sacó a varios cañueleros a saber, como los rulientos Marcelo y Dante que fueron sacados por maluendas. A estos dos tronquelis se les sumaron Fernandinho, Bernard y el fantasma Hulk, que no ha visto una en este Mundial.
  Ya al minuto y medio de la mocha, Thiago "Quema el Edificio" Silva botó fuera del área al habilidoso Arjen Robben, pero el saquero cobró penal sin consultarle al "láiman" que tenía más visión periférica. Frente al arco está Robin Van Persie, le pega colocado al primer palo, patuleco quedó el asopado de Julio César y la pesadilla 2.0 para los sucupiros que se hizo presente. Y más aún cuando el lateral comunacho Daly Blind aprovechó el pasadizo que le dejaron los centrales verdeamarelhos para clavar la segunda clarinada holandesa en la boca del arco, justo cuando el cucú andaba parado en los 16 minutos de la primera patuleca. Ahí desapareció el miedoso Brasil y, apareció el Monstruo de Brasilia que cada vez que los anfitriones tocaban una pelotiña, se los comía por los cuatro costados del estadio.
  Pero la humillación llegó a tres minutos del tantán, cuando Wijnaldum aprovechó la zona de picnic que había entre Maxwell y David Luiz para clavar la tercera estocada de los tulipanes ante el estupor de los brasucas que vieron luego de ver la pelota en su arco cómo Louis Van Gaal les meó la cara delante de todo el mundo, al colocar a su tercer arquero en reemplazo de un Jasper Cillissen que, bien pudo haberse quedado tranquilito en el hotel porque ningún garoto lo asustó. Y para que la humillación fuera con mas saña, el saquero piteó el final de la mocha y el Monstruo de Brasilia que saca sus garras para devorarse a once pelotudos que símplemente no jugaron a nada, dejando en ridículo a su propio país. Ah..., y para coronar la patética actuación mundialera de los sucupiros, Felipao se demoró un día completito en tirar la toalla, el Rorro Paiva se fue de feroz PLR por el cachamal maletero que le aforró a Pinilla y, ahora se quedaron sin deté y andan buscando a uno que les devuelva el "jogo bonito" que por culpa de los tres burros (Parreira, Dunga y Felipao) se les perdió. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!".






  Como los bifechorizos venían inflados por los costalazos que se comieron rico los brasucas, siguieron las burlas matiné vermouth y noche, tanto así que Marcelo Tinelli, la banda de cumbia villera Dama Gratis y hasta el Regimiento de los Granaderos festinaron con el "Brasil, decime qué se siente". Pero no se dieron cuenta que al frente tenían al poderoso tanque alemán que trituró a los brasucas y amenazaba con hacer lo mismo en el Maraca-Ná con el Lío Messi y Compañía, que ante el saqueo del tano Nicola Rizzoli, tenían las mas claritas ante la prestancia de Manolo Neuer. Y todo partió con los remates desviados de Messi y de Lavezzi, más la pepa anulada del Pipa Higuín en los 30'..., mientras al otro lado se las ingeniaban Klose, Müller y hasta el lateral ñurdo Höwedes para intentar batir a un eficiente Romero. En la segunda patuleca, Messi se perdió solito el gol de entrada, mientras los ottos urdían jugadas de ataque. Empate a cerapio y alargue nomás.
  Y la prórroga empezó con un supuesto penal de Manolo Neuer al Pipa Higuaín, que fue un choque en el aire donde el guardapalos chukrut salió primero a la pelota; un gol que el Rorro Palacio se pierda a boca de jarro..., y el fatídico minuto 113, donde Andresito Schürrle se subió a la moto por la banda comunacha, Pablito Zabaleta con Mascherano perdieron la marca, diagonal de la muerte donde Martín Demichellis se fue de Puesto Bajo, Mario Götze la baja de chope frente al achique de Romero, pulento derechazo y pepa nomás para Alemania ante Cachetonlandia. Un gol que dejó la tendalá entre los bifechorizos que se pegaron la fallita en la marca y, que le da la razón nuevamente a la Operación Santa Patricia, que ya tenía claro que los ottos eran mucho mejores que los argentos en materia de resultados y contundencia ofensiva.
  ¿Y Messi...??. Un tiro libre a un minuto de apagar las luces y la pelota que la mandó afuera del estadio. Ahí cagó Argentina, fin de la mocha y Alemania que se corona como Tetracampeón del Mundo. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡Y FIESTA Y FIESTA..., QUE SIGA LA FIESTA... ¡VAMO' A DARLE FIESTA A ESTA GENTE HASTA QUE AMANEZCA...!!".







  Tras la vuelta olímpica de los ottos en el Maraca-Ná, ochenta millones de teutones celebraron como el de allá arriba manda (y sin excesos) por las calles de las mas importantes ciudades germanas. En Cachetonlandia, se la sufrieron y se la lloraron enterita en el Obelisco, lugar donde igual pascual llegaron a congregarse para agradecerles a sus titanes.
  Pero aparecieron los picados de la araña para dejar la mansaca en las callecitas de Baires y en otras ciudades trasandinas.
De acuerdo con los medios locales, los sucesos tienen lugar en el bulevar San Juan y Vélez Sársfield donde un grupete de pendejos provocó algunos destrozos en el área arrojando piedras. La agresión provocó la intervención de la Guardia de Infantería. 
  Tras la finalización del partido transmitido en las pantallas gigantes en la Plaza de la República en el área fueron registrados saqueos e intentos de asalto a locales comerciales ubicados sobre la peatonal Florida. Los infractores estaban lanzando a la Guardia objetos contundentes, piedras y palos. 
  
Según reporta el canal de televisión TodoNoticias, las fuerzas de seguridad de la capital se vieron obligadas a emplear balas de goma, bombas lacrimógenas y cañones de agua para tratar de disolver a los aficionados, quienes cerraron el paso de las avenidas 9 de Julio y Corrientes.
  
Como resultado de los disturbios fueron detenidas al menos 50 personas, siete infractores y 15 policías resultaron heridos. Numerosos locales comerciales de la zona fueron totalmente dañados por los agresores, quienes también apedrearon el teatro Broadway, asaltaron un bar local e incendiaron varios contenedores de basura haciendo barricadas .
  Hechos similares tuvieron lugar en la localidad San Miguel, al noroeste del Gran Buenos Aires, donde durante el operativo de seguridad la Policía realizó detenciones de cinco personas acusadas de generar disturbios durante los festejos por el subcampeonato de la selección argentina.

 Hechos similares tuvieron lugar en la localidad San Miguel, al noroeste del Gran Buenos Aires, donde durante el operativo de seguridad la Policía realizó detenciones de cinco personas acusadas de generar disturbios durante los festejos por el subcampeonato de la selección argentina.

 




Publicar un comentario