lunes, 12 de agosto de 2013

OPERACIÓN SANTA PATRICIA, NI AHÍ CON LOS FASCISTAS (CENTÉSIMO VIGESIMOQUINTA PARTE).

  Con el tema "Ritmo del Amor" de los ottos de Scorpions (https://www.youtube.com/watch?v=vFAf_29KYTs), iniciamos en la cima de la cuesta esta 125° Parte de la Operación Santa Patricia. Y vamos a iniciarla con los condoros monumentales del Piraña y su sarta de payasos ineptos que, les queda muy poco para abandonar La Moneda.
Varias han sido las frases que hoy en día ya resultan repetitivas y sin efecto. Esto, porque durante tres años y medio el Ejecutivo se ha encargado de divulgar un sinnúmero de esloganes que sirvieron nada más que para ocultar los graves errores que cometieron.
Una vez más el “gobierno de excelencia” -que de excelencia no tiene nada- es cuestionado. Esta vez por el fracaso en la realización del Censo 2012, el cual implicó un trabajo de tres meses, además de una inversión de más de 30 palos verdes. De hecho el propio Piñera lo describió en su momento como “el mejor Censo de la historia”. ¡Cuek!.
Frases que hoy en día rebotan en la realidad y se van en contra de quienes las utilizaron en forma repetitiva y ya sin efecto. Esto, porque durante tres años y medio el Ejecutivo se ha encargado de divulgar un sinnúmero de frases que han servido nada más para ocultar los graves errores que han cometido.
Para empezar recordaremos uno de los enunciados más reiterados: “Se les acabó la fiesta a los delincuentes” o “se acabó la puerta giratoria”. Era el caballito de batalla de la administración Piñera, una de sus compromisos más emblemáticos durante la campaña. No pasó casi nada. Es más, de acuerdo a las estadísticas incluso en estos últimos meses los robos han tenido un incremento considerable. O sea, los patos malos hicieron nata.
Después nos encontramos con “20 años – 20 días”. El 1 de abril de 2010, 20 días después de asumir el Gobierno, con un país removido por el terremoto y los cambios que se producían, el presidente Piñera, a propósito de defender su propuesta de plan de reconstrucción titulado “Manos a la Obra”, dijo la poco feliz frase de: “En 20 días yo siento que hemos avanzado más que otros, tal vez, en 20 años”.
Nadie esperaba, ni simpatizantes ni adversarios, que el Ejecutivo hiciera en un mes todos sus proyectos; tampoco se hablaba de comparaciones entre uno y otro mandato. Sin embargo, Piñera y su incontinencia verbal, lograron generar la molestia e incomodidad de sus adversarios y ponerle el primer granito de arena a la difícil relación que ha tenido su administración con los opositores.
Aunque la reconstrucción ha sido otro de los temas en que este Gobierno ha fallado y por ende ha pretendido ocultarlo. Es así como en reiteradas ocasiones han asegurado tener el 85% reconstruido, cifra que incluso ha sido rechazada por gente de la zona afectada por el terremoto de 2010. Y más allá de lo que digan unos y otros, en este caso la prueba palpable es que gran número de damnificados está pasando su tercer invierno en campamentos provisorios.
Pero sin duda las frases que hasta el día de hoy continúan utilizando y sin ningún efecto es la manoseada “24/7″, “gobierno de excelencia” o “cumplimos”, que a estas alturas se puede decir con firmeza que no han sabido cumplir con sus palabras.
¿Y dónde quedó la excelencia?
Ante el tema, el senador Alejandro "Pirinola" Navarro dijo que “este es un gobierno que será recordado en la historia de Chile como el gobierno de los conflictos de intereses y como el Gobierno de las faltas estadísticas”.
“En esta administración se favoreció a las empresas, entonces el rol de gerente general no fue el mejor para Piñera, debió dedicarse a ser Presidente”, declaró el parlamentario.
Además en conversación con Cambio21 agregó que “ellos hicieron una campaña plagada de mentiras, y ahí se destaca sobre todo la delincuencia quienes hoy en día no tienen solo una fiesta sino que tienen un carnaval”. Se las tiró con barro y alquitrán.
Por otra parte, Navarro declaró que “cuando un funcionario comete un error se le hace un sumario y se despide, incluso en las Fuerzas Armadas se dan de baja, pero en el gobierno piden perdón y pretenden que todo quede en nada”. Está claro que la barra no les va a creer.
Por su parte, el analista político Andrés Jouanett declaró que “este es un gobierno de muchas declaraciones y de hablar de lo que va hacer para el futuro, cuando han gobernado casi 4 años”.
Entrevistado por Cambio21 dijo que “si uno observa las encuestas, el gran problema que tienen es la carencia de credibilidad. Hay cosas emblemáticas que este gobierno ha planteado y no han cambiado, como el binominal o el voto de los chilenos en el extranjero”.
Atribuyó esto a que “Piñera no da la altura, porque no es creíble. Ellos plantearon que iban a hacer una revolución, pero se perdieron oportunidades históricas, como hacer la gran reforma a la educación.”
Dijo que tradicionalmente “uno le cree al presidente”, tendencia que Piñera rompió. “En buen chileno ‘chacreó’ la presidencia. Hace muchas cosas para los medios, con su parquita roja demostró que es un empresario que creyó que esto era igual que manejar una empresa”.
“Lo que uno observa es un Presidente que además de hacer anuncios rimbombantes, fundamentalmente ha logrado quitarle la dignidad al cargo. Botó al suelo el prestigio de la figura del Presidente de la República. Y por eso le pasa lo que le pasa: que la gente no le cree”, concluyó el analista.
  Con eso nos basta y nos sobra para sentenciar a muerte a los fachos de mierda, Es más, los que trabajan de gerentes y mandamases en las empresas que tienen a sus trabajadores en huelga, son todos fachos de mierda y, por eso que ni sus subordinados le prestan ropa. Vean lo que pasó con los trabajadores de Correos de Chile, que esta mañana marcharon hasta la Alameda tocando pitos, matracas, bombos y vuvuzelas, se subieron a una cuncuna del Transantiago que iba sin recorrido y dejaron a otros yéndose "a patricia" hasta Plaza Italia. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...
"¡LA MATRACA TRACA TRACA, LA MATRACA TRACA TRÁ... ¡MATRACA PARA ABAJO, MATRACA PARA ARRIBA...!!".
Sebastián Piñera
  
Publicar un comentario