jueves, 30 de mayo de 2013

OPERACIÓN SANTA PATRICIA, NI AHÍ CON LOS FASCISTAS (SEXAGÉSIMA PARTE)..



 Sigue la diversión con la "Mesa que mas aplauda" de los Climax, que ponen de pie a todo el mundo..., y más si llegamos a la 60ª Parte de la Operación Santa Patricia, que nos trae al comunistóide alcalde de las Turcoletas, Daniel "Camello" Jadue, que ninguneó a nuestro candidaturri a La Moneda, Marcel Claude, al decir que él es una poca cosa en materia electoral. Realmente a ese pobre resentido social de Jadue le duele que lo tilden de amarillo, si sabe que de ñurdos no les queda nada. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...


 "¡ME RASCO ME RASCO ME RASCO AQUÍ, ME RASCO ME RASCO ME RASCO ACÁ. ME PICA ME PICA ME PICA AQUÍ, ME PICA ME PICA COMO EL AJÍ...!!".




  Hagan apuestas señores..., porque ahora vamos a cobrar peaje a todos los candidatos a La Moneda que van, o a Primarias, o derechito a Noviembre. Este es el segundo peaje que vamos a denominar Gran Plaza de Peaje La Sercha, donde cada candidato tendrá que pagar la tarifa por meterse con el pueblo.

  • Andrés Allamand: Se cree el pulento de la política, pero no le ha ganado a nadie. Más encima, la hija le hace propaganda y va a pedir ayuda a las radios. Impresentable.
  • Michelle Bachelet: Tan traidora como su grupete de amigos, amarillenta como ninguna, quiere mejorar el país, pero el terremoto la mandó a la mierda. Le tiraron el medio pollo y se puso a llorar.
  • Marcel Claude: El candidato que dejó con ataque de caca al vendepatria de Cristián Bofill (guaripola de La Tercera) en "Tolerancia Cero". Ninguneado por la burguesía, pero apoyado desde la trinchera humanista y las redes sociales. Todos a La Moneda.
  • Marco Enríquez-Ominami: El "Karencito" los vuelve locos, caga a quienes se lo han piteado durante mucho tiempo, y en La Moneda ya le temen. El problema es que el PRO aún no define a los suyos para el Parlamento.
  • José Antonio Gómez: Este pobre animal quiere que lo vuelvan a ningunear a punta de cachamales. Más encima, dejó la mansaca en la Concerta y se quedaron sin primarias por giles.
  • Tomás Jocelyn-Holt: Un desaparecido que reapareció tirando mierda a la Camila Vallejo por el solo hecho de que le regalaron La Florida por puro que la minoca ande con guaguamático. Cuídense de él.
  • Pablo Longueira: Facho de mierda, punga, maricón y pervertido. Anda robando cámara y tiene el descalabro en la UDI. Se cree el rey de los obreros, pero le da plata a los empresarios. Todavía Jaime "Servilletas Abolengo" Guzmán le habla desde el más allá. Y ahora es el rey de los huevo (nes).
  • Roxana Miranda: La mujer de fierro de los deudores habitacionales, no es tan gila como para no darse cuenta que una cosa es la lucha y, la otra es que le crean. ¿Dónde quiere hacer campaña?. Ojalá que no se arroje al Mapocho en el Puente Pío Nono.
  • Claudio Orrego: Un pobre gusanocristiano que mete a un paco raso en la campaña. Se anda haciendo el lindo, pero nadie lo pesca mucho. Mucha farándula no te sirve.
  • Franco Parisi: El "Tarántula" se cree el más listo, tiene cistítis y hasta una parada de carros en la Chile por querer destruir la FECH. Pura burguesía, pero qué pocos le creen.
  • Gustavo Ruz: El candidato apoyado por el pasquín nacionalista "Viva la Patria", es un asambleísta que quiere desde ya una Asamblea Constituyente. Tiemblen los poderosos.
  • Alfredo Sfeir: El ecologista recicla más cristales en Mapocho, que proponer un país sustentable en materia medioambiental. Ni Santa Isabel lo conoce.
  • Andrés Velasco: El perla quería descolgarse solito, pero los pobres weones no lo dejaron y hasta lo amenazaron con cortarle los coquimbanos, sabiendo que él estaba también metido en el tete. Ni un brillo.
Tras pasar por esta tremenda Plaza de Peaje de esta autopista temática llamada Operación Santa Patricia, vamos ahora con el tema de Quellón, donde las cosas están que arden.

La madrugada del miércoles 15 de mayo, Iván Chiguay recibió una llamada telefónica que lo dejó helado. En el Hospital de Castro y a raíz de una influenza AH1N1 —llamada “gripe porcina”—, Verónica Cosme (30), su mujer y madre de sus tres niños, había fallecido casi una semana después de manifestar los síntomas. Sin embargo, en el Hospital de Quellón, hasta donde llegaron en cinco ocasiones distintas para que le trataran los vómitos y náuseas que presentaba, le habían dicho que se trataba, primero, de un resfriado común, y luego de una gastroenteritis. La mandaron a su casa con medicamentos y un tratamiento que intentó seguir, pero que nunca hizo efecto.
En el Día de la Madre, Verónica le pidió a Iván dos veces que la llevara al hospital. “Fue a pedir oxígeno porque no podía respirar y se lo negaron. Le dijeron que la gastroenteritis no necesitaba oxígeno”, recuerda hoy Alejandra Guerrero, amiga de la mujer, y quien tras su muerte asumió la vocería de la familia. “El lunes le hicieron una radiografía y la Vero viajó grave con oxígeno y sonda a Castro. Recién ahí el doctor informó que tenía un virus de influenza, que estaba grave, que tenía un pulmón malo y el otro con menos de la mitad funcionando. Vivió esos días por el respirador mecánico”, asegura. Rápidamente los especialistas comenzaron a buscar otro centro médico donde trasladarla. Pero Verónica murió antes de que ese traslado fuera concretado.
 Este lunes, a menos de dos semanas del fallecimiento de Verónica, Quellón, una de las localidades más al sur de la Isla Grande de Chiloé, amaneció tomada. Se suspendieron las clases en los colegios y sus habitantes quemaron barricadas en dos ingresos de la Ruta 5 Sur a la ciudad. Y aunque durante los últimos días el paso del temporal por la Región Metropolitana y la amenaza del volcán Copahue se han tomado las portadas de la prensa, poco a poco Quellón ha comenzado a hacer cada vez más ruido pidiendo el fin de las negligencias médicas en el hospital local que, según los vecinos, irían más allá de los casos de Verónica Cosme y de Carola Concha (30), otra joven que falleció en junio de 2012 producto de una hemorragia que derivó de una cesárea. “El que se esté haciendo justicia por la Vero es un apoyo moral. Eso nos está dando energía, fuerza, no está siendo en vano. Para que haya un cambio en el hospital. No podemos seguir así”, asegura Alejandra.
En las redes sociales, el hashtag#FuerzaQuellón ha estado pegando fuerte. La presión ha derivado en que incluso el ministro de Salud, Jaime Mañalich, confirmara una visita a la zona para este jueves, aunque la autoridad solicitó que los habitantes lo esperaran con un petitorio formal y claramente definido de sus demandas. “Necesito encontrarme, igual como lo hicimos antes en Nueva Imperial o Coyhaique, con una propuesta concreta de solicitud de la comunidad que se está organizando en Quellón respecto a los temas de salud”, dijo el ministro.

EL DURO DÍA A DÍA

El Hospital de Quellón —la comuna más grande de la Provincia de Chiloé— fue concebido para atender a siete mil personas, según comenta el alcalde Cristián Ojeda (DC).
Hoy la realidad en la zona es muy distinta: hay 35.000 habitantes y a esto se suman las grandes masas de trabajadores; sobre todo quienes se dedican a la pesca artesanal e industrial. Lo que había sido construido para un determinada población ya no da abasto.
El mismo Ojeda vivió una dramática situación hace cuatro años: llevó tres veces a su hija de nueve meses al hospital. Una vez tras otra y siempre recibió respuestas erráticas. “Finalmente tuve que partir con ella de urgencia a Puerto Montt. Tenía la bacteria asesina”, cuenta. Por eso, ahora que se transformó en el principal vocero del movimiento que se ha levantado en Quellón, dice que sabe de lo que habla: “Este hospital está colapsado. Ya no reúne las características para atender el público que sigue creciendo. La comunidad se debe ir a Castro y el hospital también tiene que derivar mucha gente allá y ahora ese tramo por el mejoramiento de caminos se hace en tres horas. Antes era sólo en una. Esa es la realidad”.
El Hospital de Quellón nació originalmente para atender las necesidades de 7 mil habitantes. Esa población hoy llega a las 35 mil.
El Hospital de Quellón nació originalmente para atender las necesidades de 7 mil habitantes. Esa población hoy llega a las 35 mil.
Por esto, las peticiones de la asamblea apuntan a que se terminen los sumarios y se estudien las posibles negligencias médicas que han ocurrido en el hospital; pero la principal demanda es que se construya un hospital nuevo. “Que suba de categoría para que tenga atención, con más especialistas y más equipamientos”, dice Ojeda, quien explica que el enojo más grande de la población es el incumplimiento de la promesa de edificación, la cual data del primer año de la administración Piñera. Desde enero ya se han reunido en dos oportunidades con el subsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo, y han tenido citas con el director del servicio de Salud Chiloé, Rodrigo Callejas.
“El proyecto del nuevo hospital se va a concretar”, contesta al teléfono la directora del hospital, Alicia Alvarado. Pero no ahora.
-Es efectivo que la población ha ido creciendo pero también se están implementando tanto equipos médicos como especialistas. Ya contamos con especialistas a tiempo completo. Hay peticiones que está bien considerarlas, pero a largo plazo, como unidad de diálisis, neonatología o pabellón tiempo completo. Eso no se puede hacer en este momento.
-He visto carteles con gente pidiendo pediatras…
-Pero sí hay pediatra. Viene de 8:00 a 17:00.
-¿Un solo pediatra?
-Sí, pero después de esa hora está disponible si se necesita algo.
-¿Un pediatra alcanza para una población de 39 mil personas?
-Tenemos que adecuarnos al espacio físico y tenemos un pediatra, un médico, un siquiatra, un ginecólogo. Lo que falta es más solución en atención primaria. No tenemos lista de espera en Medicina Interna ni Pediatría. Si hay necesidad por supuesto que se va a ir viendo, pero será de acuerdo a la demanda. Alvarado, quien asumió la dirección del hospital hace seis meses, asegura que el proyecto del recinto se trabajará este año, pero que sólo podrá construirse en 2014.
Mientras tanto, hay un punto que tendrá que resolver el propio ministro de Salud, Jaime Mañalich, cuando llegue hasta la zona el jueves. La tercera petición: hacer un plan de contingencia mientras duren las reparaciones del camino hasta Castro.

LA BANDERA DE QUELLÓN

Por estos días, pese a la lluvia y el frío, la situación en Quellón recuerda un poco al panorama que se vivió en Aysén a comienzos de 2012, cuando sus habitantes llamaron la atención del Gobierno de Piñera en pos de subsidios al combustible y un sueldo mínimo regional. A la altura del kilómetro 2 de la Ruta Sur, más de 200 personas se mantienen acampando día y noche, cerrando de forma continua el paso de los autos que intentan circular por la carretera, y esperando el arribo de Mañalich a la zona. Sólo entonces depondrán las movilizaciones, aseguran. Los vecinos se han puesto con alimentos, leña y carbón para que los manifestantes sigan en pie. Incluso se habilitó un galpón que está ubicado en el mismo lugar para que la gente se proteja del clima, se reúna, se organice y hasta se lleven a cabo presentaciones y números artísticos. “Estamos muy bien. Las inclemencias del tiempo no han perjudicado la continuación de esta toma”, asegura Cristián Calfulef, familiar de Carola Concha, quien se encuentra desde el domingo participando en la toma junto a sus vecinos organizados.
Carola Concha, a la izquierda, murió horas después de dar a luz a su hijo. Verónica Cosme (a la derecha) falleció el 15 de mayo por el virus AH1N1 mal diagnosticado. Ambos casos son considerados por la ciudadanía movilizada como "negligencias" y encendieron las protestas.
Carola Concha, a la izquierda, murió horas después de dar a luz a su hijo. Verónica Cosme (a la derecha) falleció el 15 de mayo por el virus AH1N1 mal diagnosticado. Ambos casos son considerados por la ciudadanía movilizada como “negligencias” y encendieron las protestas.
“Cuando empezó esto, llegó el gobernador a darnos su apoyo y le hicimos saber que estamos por una causa que realmente necesitamos como es la salud. Se habla mucho de un puente —el proyecto del Puente de Chacao— donde no se nos muere gente al cruzar al otro lado, pero sin embargo, no disponen recursos para los hospitales donde sí se nos está muriendo la gente”, sostiene Calfulef.
La familia de Carola Concha ha encabezado las movilizaciones en la zona desde el año pasado. Insistentemente se han reunido con diversas autoridades regionales para demandar que les entreguen el sumario de la investigación de la muerte de la joven madre que falleció el 8 de junio de 2012, a horas de dar a luz a su tercer hijo, Lucas, que nació en perfecto estado. “La Carolita se fue a tener a su bebé al Hospital de Quellón, después de haber tenido todos sus controles bien. Yo la acompañé. Se fue a las 7:00 con contracciones. Su guatita era inmensa”, recuerda hoy su madre, Marta Barrientos.
Aunque en un comienzo los médicos intentaron inducirle un parto natural, finalmente se resolvió que Lucas naciera por cesárea. La operación fue exitosa y a las 9:00 Carola fue enviada a la sala de recuperación. “La fui a saludar, le di un besito, le pregunté cómo estaba”, asegura Marta. Todos le dijeron que su hija estaba bien, que no se preocupara, que mejor se concentrara en compartir con su nuevo nieto. “Pero yo veía que mi hija no estaba bien, movía su cabecita. Pregunté y me dijeron que era producto de la anestesia”, afirma. Se calmó, pero al rato el comentario de una enfermera la puso en estado de alerta. “La mujer me dijo ‘¿sabe mijita? Se rumorea que lo que le sucede a tu hija es un condoro médico’…”, rememora Marta.
A las 13:30, Carola salió de urgencia en una ambulancia hacia el Hospital de Castro. Sufrió dos paros cardíacos en el trayecto de casi tres horas. Al llegar, a Marta le dijeron que su hija venía grave y que si no se moría en la sala de urgencias lo haría en la sala de operaciones. A la mujer se le apretó el corazón al pensar que apenas siete horas antes en Quellón le habían dicho que todo estaba perfecto. “Llegó sin ni una gota de sangre a Castro. El médico salió de la operación y nos dijo que tuvieron que sacarle el útero, que lo tenía reblandecido. Nunca nos habían dicho eso. A las 18:00 y tanto de la tarde, la Carolita falleció”, cuenta. Hasta el día de hoy, la familia sigue esperando los resultados del sumario para determinar las acciones legales que tomarán.
“Ellas dos han sido la bandera de lucha de este movimiento, pero además de eso hay muchas negligencias médicas que no se han dado a conocer. Negligencias con resultado de muerte y secuelas graves. Eso es lo que hace que hoy la comuna explote con una marcha masiva y un paro”, asegura Cristian Calfulef, mientras capea el frío de la tarde en un lugar de la toma.
Publicar un comentario