sábado, 17 de noviembre de 2007

LA REVOLUCIÓN PINGÜÍNA II.

Ahora vemos que los pingüinitos recibieron el manso ofertón de la Gordi, que consistía en el pase al gratín para el 60% más poblete, pero hicieron repollo las otras ofertas, dejando como gallina con distémper al "Silicona" Zilic, que lloró a moco tendido ante los ágiles de la prensa carrilera. La asamblea pingüina les paró la sopaipa con tutti, y se chantaron en seco para el 5 de Junio Lex, programando el Gran Paro Gran en toda la Copia Felíz del Edén.
A los monicacos se les sumaron los universitarios, los profes, los matasanos y los papurris, mientras en los colegios la cosa anda brígida. En las comunas de Quilicura, Turcoleta, Lo Macul, Cerro Navia, Ñuñoa, La Florida, Maipú y Puente Alto, pande el cúnico por los sostenedores que siembran el terror entre los escolares con actitudes matonescas y sodomíticas (en Cerro Navia y Quilicura), e incluso amenazas de grupos nazis en Puente Alto y La Florida. A todo eso, se reclutan los Hijos de Bello, los Ponticuicos, los de la Usach, y otros para alojar en las tomas de colegios.
La tocata de bandas reunió a los que incluso daban la vuelta del perro por la Alameda, junto a la Casa Central de la Chile la tarde del sábado 3 de este mes, la cual fué escenario para un nuevo Pleno Fech, dirigido por el Nico Grau y sus boys. Pero nunca faltan los amermelados que me andaban pidiendo la famosa TUCH -Tarjeta que entró a la fama el día en que la Patty Navia se agarró su primer Puesto Bajo-, los cuales terminaron maraqueados por los Nicoboys en plena Portería.
En el Pleno, las propuestas de parar Chago City, maraquear al guaripola de FACEA por mamón, funar a los partidos políticos y a los medios de comunicación, taponear Ciudad Gótica, rayar los tocomochos y asistir a los colegios tomados, quedaron en la mesa. Pero aquí vino el despelote en Derecholandia, donde la Carlita Figueroa mandó votar el lunes a las 8 de la madrugada, y hasta el mediodía a la masa, para ver si había parelé indefinido, o ganaban los malditos mamónes..., cosa que por seis miserables votos de los mechones amermelados, dieron el triunfo al grupete de pastelitos que querían jetonear con las pruebas y los Profes.
El triunfo de los hediondos en la mole, causó la rabia de la mayoría de la masa leguleya, la que hizo tremenda asamblea en la Casa Central. A todo esto, aparecen un filósofo, un ingeniero pirulo, Nelson "Guachupé" Alveal y este Saiyayín de San Bernardo, los cuales encendieron la mecha, viendo que los "hazbunitos" armaban el escenario perfecto para la TOMA DE LA MOLE.
La Toma de la mole era algo que se veía venir, producto de los condoros de "Grado 69" Omerovich y compañía, que provocaron la derrota del bando que quería el paro indefinido ante los mamones. Pero apareció el Rey de los Mamones, Felipe "Chanta" Hazbún, que frustró la victoria de los "tomistas" en un atado que terminará en guerra dentro de la mole, dentro de la Fech, y dentro de la Chile.
Pero los pingüinitos comenzaron la cruenta guerra con los pacos en el Centro, donde los guanacos y zorrillos dejaron la mansaca en plena Alameda. Los pastelitos saquearon locales, asaltaron una botica, camotearon a Amaro Gómez-Pablos, se fueron de peñascazos con los verdosos, y 286 de estos pastitos secos pararon al chucho. En el Instituto Nacional, la cosa se puso hedionda de maluenda, los cabros agarraban los tambores, y armaron la tole-tole con los polis, donde un reportero cayó herido, siendo atendido por los futuros matasanos en la Casa Central, para salir muy luego con el ojal completamente morandé.
Al final, los pingüinitos están a punto de ganarle a la Gordi, pero les queda chantar la Harley Davidson, e irse en picada contra la Señora LOCE (Leseo Orientado a Cagar a los Estudiantes). Un cogollo aparte para los que cerraron el portón principal de la Casa Amarilla de Bello, para los Nicoboys, para las otras Ues, y para el "Guachu", más la banda "Escaso Aporte". Y para terminar, volvió a la mole la Tere Sepùlveda, mientras que mi querida Patty Navia se quedó en su palacete de las Quilicuras, durmiendo de guata por un mes, producto de que un lumbago la tiene como ropero. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

"¡Macorina, ¡pom pom!... Macorina, ¡pónme la mano aquí!!. ¡Macorina, ¡pom pom!..., Macorina, ¡pónme la mano aquí...!!".
Publicar un comentario