martes, 22 de septiembre de 2015

EL APOCALYPSIS CHILENSIS 2.0 (TERCERA PARTE)


  Seguimos desmenuzando todos los entretelones del terremoto 8,4 Mw que sacudió la zona centro-norte de esta copia infelíz del Edén y, que lo analizamos con harto sentido del humor, pero guardando los márgenes que corresponden para estos casos. 
  Y todo este zangoloteo que tuvimos que aguantar durante ese momento, tuvo a un calmadito Ramón Ulloa en el locutorio de Tele13 Radio, ya que el periodista oriundo de Castro, ni se asustó con el manso remezón que hizo correr a muchos entre Copiapó y Loncoche, pues utilizó para ello el efecto zen, efecto por el cual el hombre sacó su mensaje llevando tranquilidad a la barra pop. Este hecho, dió la vuelta al mundo y fue trending topic en Twitter por cómo se tomó la situación sin ponerse nenenenenenenervioso, como suele ocurrir con la gran mayoría de los parroquianos. Aprendan del chilote Ulloa.

Ramón Ulloa explica su tranquila reacción en medio del terremoto


  Otro personaje que también entró a la categoría de "héroe del terremoto", fue la ricarda ex notera de SQP Lorena González (Lorena Miki), que filmó con su celular el momento en el cual el terremoto la pilló en la estación Laguna Sur del Metro, que se encuentra en viaducto elevado y sostenida con bases de acero grueso. En ese instante, a la Lore le vino un julepe de este porte cuando viajaba con dirección a la Plaza de Maipú, justo cuando la tierra le hizo el manso zangoloteo, los fierros sonaron como nunca, los vagones de un tren NS-93 que se dirigía hacia Vicente Valdés entraron en un vaivén interminable, mientras la barra empezó a entrar en pánico, por lo que los carabipacos ayudaron a evacuar a los torombolos que regresaban de sus pegas para luego mandarlos a tomar el Transchantete en la esquina de Teniente Cruz con Laguna Sur; rato después, la Lore regresó al andén Maipú y agarró un tren NS-74.
  Y no solo pasó en Laguna Sur, porque otras escenas de pánico pasaron en estaciones tales como Las Rejas, Pedro de Valdivia, Baquedano y Los Héroes (Línea 1), así como en Santa Ana (Línea 2) y en Tobalaba (Línea 4). Sin embargo, no se registraron daños en toda la red, pero los trenes por precaución tuvieron que circular lentinis.




  Ahora entramos a la etapa del maremoto, porque en todo el borde costero empezaban a sonar las alarmas que indicaban que la barra pop tenía inmediatamente que apretar cachete hacia las zonas altas o hacia los cerros..., claro que en La Serena no se activó la alarma de "tusunami", pero sí hubo coordinación entre ambulancias, bomberos y carabineros (Sistema ABC) para así mandar a los desesperados a las zonas mas alejadas de los puntos de riesgo. Es allí donde el primer tren de olas arrasó con Tongoy, transformando la península en una isla. Lo primero que encontró la fuerza de las olas, fue Puerto Aldea, lugar donde se pasó de la belleza y apacibilidad al desastre total. El avance de las aguas fue brutal en la playa Socos, por lo que la cresta de la ola que alcanzó los cinco metros de altura, dejó la plaza local convertida en un fortín de cachureos (hasta las máquinas tragamonedas fueron arrastradas por la violencia del mar, así como los muros, la mampostería y otras cosas); se perdieron fuentes de trabajo, locales comerciales por el suelo, dos buses arrastrados por el mar hacia una bencinera, el cuartel de Bomberos quedó sepultado, una bomba de bencina flotando, una varazón de pescados y mariscos en pleno sector comercial, un pub recién inaugurado se fue a la mierda, varias caletas de pescadores terminaron borradas del mapa, mas de algún tocomocho incrustado en supermercados y almacenes..., y el acceso norte a Tongoy quedó cortado, por lo que el ingreso habilitado al balneario distante a 45 kilómetros al sur de Coquimbo y a 415 kilómetros al norte de Santiago, se hace a través de la Ruta D-440. Peor aún, entraron los saqueadores y en medio de la tragedia se robaron todo lo que pillaron. ¿Y los polis?. Bien gracias.









  En Concón, la avenida Borgoño se transformó en el "Río Borgoño", ya que en el sector de la desembocadura del río Aconcagua (a la altura de la playa La Boca), se formó un taco al momento del ingreso del mar al río, por lo que las aguas rebasaron hacia la rotonda y transformaron la citada arteria que une Concón con Viña del Mar en un río correntoso, donde un balón de gas salió flotando y el cuartel de Bomberos cerrado por inundación. Es más, el restaurante "Alí Babá" quedó con serios daños producto del maremoto, que dejó a sus dueños con ataque de caspa. Y para colmo de males, el surfista cegatini Lukas Retamales, perdió todos sus implementos debido al "tusunami", los cuales le servían para participar en el Mundial de esa especialidad allato en el país del Tío Sam, mientras las escuelas de surf también quedaron como la callampa; sin embargo, Leonardo Farkas se puso con el aporte y donó un palo para la compra de tablas nuevas y otros menjunjes para competirle de igual a igual al resto de los exponentes en aguas yanquis y seguir enfrentando a las olas.







Lucas Retamales A1


  Los efectos del terremoto y maremoto que dejaron la mansa embarradita en el Norte Chico, se vieron reflejados en el Faro de La Serena, que es uno de los hitos mas importantes y reconocibles de la Región de Coquimbo. Claro, si la muni local subió imágenes en las cuales se deja ver lo dañado que quedó, ya que antes del guascazo 8,4, el Faro ya andaba pa` la corneta el mes pasado por las marejadas.
  A pesar de su cercanía con Coquimbo, la ciudad de La Serena resultó ser la menos dañada, ya que aparte de lo que pasó en el Mall Plaza La Serena y el Faro, solo daños menores y una masiva apretada de cachete en plena Avenida del Mar. El Plan ABC (Ambulancias-Bomberos-Carabineros), tuvo excelentes resultados y la barra papayera "eyaculó" sin atados hacia el centro y la Av. Balmaceda, que tiene un tramo de 76 kilómetros hacia la ciudad de Ovalle. (quise decir EVACUÓ sin atados).






  Pero el desastre llegó finalmente a la ciudad de Coquimbo, que se ubica en una península que protege a la vecina ciudad de La Serena, pero con dos marcadas diferencias: Coquimbo salió mas dañada que La Serena, porque el tsunami afecta la bahía, no las zonas a mar abierto..., y porque La Serena tiene un relieve escalonado en forma de terraza, mientras que Coquimbo no lo posee.
  En Coquimbo, se salvaron de ser tragados por el mar los partealtinos (Parte Alta), los llanenses (El Llano), los peñuelenses (Peñuelas), los terrablanquinos (Tierras Blancas), los sanjuanenses (San Juan), los canterinos (La Cantera), los industrialitos (Barrio Industrial), los guayacanenses (Guayacán), los pampillanos (La Pampilla), los sindempartinos (Sindempart) y los puntamirenses (Punta Mira). Sin embargo, en La Herradura quedó dañado un edificio de departamentos donde vivían jugadores argentinos que cañuekean en Coquimbo Unido.
  Entrando desde la Panamericana Norte para tomar la Avenida Videla, nos encontramos con el Hospital San Pablo (Sector El Llano), que tiene su antigua torre completamente como el forro y con riesgo de derrumbarse. Ya mas al centro, continuando por Varela, el Terminal Rodoviario de Coquimbo resultó dañado e inundado en su zona posterior, mientras que el Parque O`Higgins quedó convertido en un cementerio de árboles cortados, postes caídos, bancas destruidas, fierros retorcidos y hasta embarcaciones varadas en tierra producto del tsunami (que quiere decir "olas en la bahía"). Tome Borgoño hacia la Costanera y, se va a encontrar con la caleta, que quedó completamente destruida y con los catamaranes encallados en tierra; las mariquerías y los puestos como los del Pobre Tito y el Romané, quedaron severamente dañados. Siga por la Costanera hasta la calle Argandoña y se va a dar cuenta que en el Barrio Inglés también sufrieron.
  Como muchos saben que yo soy el Hombre Mapa, los datos los saco de un sitio llamado Wikimapia, que son los planos de todas las ciudades de Chile y del resto del mundo. Y como estamos hablando de Coquimbo y del tsunami, salimos del Barrio Inglés por Melgarejo hacia el sur, Henríquez al oriente y... Baquedano, calle principal del barrio homónimo, donde el desastre fue total, con todos los talleres mecánicos por el suelo, las totoras en plena calle, los muros que se vinieron abajo, las casas destruidas casi por completo, el centro Teletón hecho una miseria, un frigorífico completamente dañado, emanaciones de amoníaco en el sector, la Costanera embarrada, la antígua vía férrea dañada y corrida un metro, postes y faroles todos destrozados y en el suelo, autos totalmente abollados, el mar que llega a 400 metros de la Panamericana Norte, la Población Gabriela Mistral aislada por completo, la Playa Changa cubierta de escombros, volaron computadores y hasta una cámara de televigilancia..., y el drama social de los habitantes del sector que lo perdieron todo, no por el terremoto, sino que por el maremoto, como lo señala en su relato Johnny Aracena, que recorrió en su camioneta la "Zona Cero".
  Sí. Baquedano quedó como el símbolo palpable de la catástrofe, ya que se ubica bajo la cota 30 respecto del nivel del mar. Los habitantes de ese sector, han tenido que lidiar con un desastre que no solo les destruyó sus casas y sus fuentes de trabajo, sino que también sus vidas, sus sueños, sus sentimientos, sus esperanzas. La amargura y el dolor, no los han dejado dormir, no han podido conciliar el sueño desde aquella fatídica noche; han comido en sedes sociales y hasta en la calle. Lo peor aún no pasa, porque con mas de 600 réplicas del terremoto, el estado de ánimo de los baquedaninos no es de los mejores. Imagínense los niños sin poder ir al colegio, los ancianos sin un techo que los cobije, la comida falta, falta el agua, falta la electricidad, les queda poco gas. Terrible.





  

Publicar un comentario