martes, 22 de septiembre de 2015

EL APOCALYPSIS CHILENSIS 2.0 (SEGUNDA PARTE)


  Continuamos con esta telúrica saga que nos tiene con réplicas y tsunamis en la cabeza.
  Sí, porque los cazanoticias captaron todas las sensaciones que se vivieron durante el guaracazo, unas mas fuertes que otras. Claro, si el griterío fue enorme en La Pampilla cuando cortaron la cinta (o intentaron cortarla), momento en que el locutín y un carabitate intentaron llamar a la calma a los 40 mil despavoridos que repletaron la carpa; es así como los concejalitos andaban flojeando de lo lindo y no hicieron nada por controlar los nervios de la gallá, si hasta una ricarda se las daba de modeloca. Con todo ese zangoloteo, las copas con tintolio se quebraron de una, el caos se apoderó de la masa, la angurri de una mamurri y el reto de su hija, la oscuridad de la noche y un negrete arrancando, al mas puro estilo de Eddie Murphy. Al día siguiente, el efecto terremoto en La Pampilla fue tal, que el show se fue a las pailas, las ventas se fueron al suelo, pero los mas fanáticos se quedaron acampando; mientras los reyes de la garrafa se aguantaban toditas las réplicas del terremoto, el "Topo Giggio" Galleguillos anunciaba -como jefe comunal- que el Pampillazo no iba, por lo que una iñora que se las dio de locutora de la temporal "Radio Pampilla" para abrir la tarasca y con su voz radiofónica, anunciar lo que era un secreto a voces: Se suspendieron las actividades.












  En el momento del tiritón, la muestra palpable del julepe masivo se registró en los supermercados. Nótese que las escenas mas fuertes con griteríos surtidos y ataques zorricuáticos, se produjeron en el Líder de Copiapó con varias botellas de tintolio quebradas y el pasillo mojadito con vino; un apagón breve con caída de mercadería, destrucción casi total, gritos y garabatos en el Santa Isabel de La Serena; el mujerío que chillaba como chancho en la batea dentro de un Tottus en Ovalle; un concentrado de despavoridos en el Jumbo del Mall Arauco Maipú; y el hecho mas vergonzoso de la jornada, cuando al momento de registrarse el terremoto, unos operarios del Líder de Alameda con General Velásquez cerraron las cortinas metálicas encerrando a trabajadores y clientes, provocándose escenas de dramatismo y hasta conatos de incidentes con uno de los guardias que ni siquiera se dignó a tomar una llave para evacuar a los que estaban allí. Tras la filmación del video que Canal 13 mostró, los negreros de Walmart mandaron una Declaración Pública que derechamente jusrificó la tonyerita, por lo que el SERNAC pegó fuerte el grito en el cielo, los denunció y los castigó con una multa de 2 guatones y medio, cosa que a mí me parece irrisorio. Lo que debió hacerse en casos tan graves como este, es quitarle a los yanquis de Walmart el derecho de trabajar en Chilito, expulsarlos inmediatamente y que Líder regrese a sus legítimos dueños, D&S (Distribución y Servicios).








 Los centros comerciales también sirvieron como escenario del terror para los que estaban allí dentro, como pasó en una galería en Quillota, un mall en Viña y en el Costanera Center, Mall Plaza Norte, Mall Plaza Egaña, Mall Plaza Vespucio, Mall Plaza Oeste, Mall Arauco Maipú y en el centro de Santiago. Pero la destrucción llegó al Mall Plaza La Serena, ya que en el sector del patio de comidas, el cielo falso se cayó encima de las mesas, los letreros se fueron guarda abajo, las luminarias se hicieron mierda, los pasillos quedaron llenos de escombros y el supermercado quedó hecho un desastre.










  En el próximo capítulo, mas historias y mas dramas vividos durante el terremoto de Canela Baja.

Enlace permanente de imagen incrustada
Publicar un comentario