viernes, 25 de septiembre de 2015

EL APOCALYPSIS CHILENSIS 2.0 (QUINTA PARTE)


  Con "Fortress Boss" del juego Súper Mario World 2 "La isla de Yoshi", iniciamos esta quinta parte del Apocalypsis Chilensis 2.0, que sigue catastrando la situación post terremoto y tsunami en la Región de Coquimbo, así como en la zona Central del país.
  Y nuestro catastro parte en el área educacional, ya que 48 coles resultaron dañados por el pencazo 8,4 Richter, sea por caída de material, deterioros varios o porque el maremoto se los tragó hasta dejarlos inservibles. Según El Observatodo, la lista de los establecimientos educacionales con problemas, es la siguiente:

Provincia de Elqui:
Clases Normales a excepción de 3 establecimientos
Comuna de Coquimbo: Suspende clases 1 establecimiento. Escuela Coquimbo (Municipal). Daños en mobiliario y cierre perimetral por tsunami. Regreso a clases en evaluación.
Andacollo: 1 establecimiento. Escuela Nuestra Señora Del Rosario. Por caída de techumbre en salas. Regresa a clases lunes 28 de septiembre.
La Serena: 1 establecimiento Colegio Santo Tomas (Particular Subvencionado). Daños en infraestructura. Regresa a clases 24 de septiembre.
Provincia de Limarí:
Río Hurtado: Clases normales.
Ovalle: Suspensión de clases en 11 establecimientos. En los Colegios Municipales: Escuela Antonio Tirado Lamas, Valentín Letelier, Bernardo O"higgins (La Chimba), Chalinga, Padre Steimeger y Carachilla; y en los Colegios Particulares Subvencionados: Tamelcura, Pucara, San Juan Bautista, Dalmacia y Santa María. Regreso a clases en evaluación.
Monte Patria: Suspensión de clases en 4 establecimientos municipales. Liceo Eduardo Frei Montalva, Alejandro Chelen y Republica de Chile se reincorporan 28 de septiembre. El colegio Cerro Guayaquil regresa el 24 de Septiembre.
Combarbalá: Suspensión de clases en 4 establecimientos municipales. Escuela América, Pedro de Valdivia, Pedro Lira Rencoret y Liceo Samuel Román Rojas se reincorporan el 28 de septiembre.
Punitaqui: Suspensión de clases en 1 establecimiento municipal. Escuela Bélgica.  Regresa a clases 28 de septiembre.
Provincia de Choapa
Los Vilos: Clases normales.
Salamanca: Suspenden clases en  8 establecimientos: Colegios Municipales: Liceo Municipal, Escuela Matilde Salamanca, Escuela Guisela Gamboa, Escuela de San Agustín, y en los Particulares Subvencionados: Colegio Cumbres del Choapa, Colegio San Sebastián, Colegio San Francisco de Asís y Colegio Cambridge School. (Regresan a clases 28 de septiembre) 
Illapel: Suspenden clases 10 establecimientos. Liceo Domingo Ortiz de Rozas, Liceo Politécnico, Escuela Valle del Choapa, Escuela De Adultos, Escuela Jorge Aracena Ramos, Colegio Santa Teresa, Escuela San Rafael de Rozas,  Liceo Luis Alberto Vera, Colegio Manantial y Escuela Juan Carrasco Risco. (Regresan a clases 28 de septiembre)
Canela Suspenden clases en 8 establecimientos: Escuela Canela Alta, Escuela  Jabonería, Escuela Jose M. Carrera, Escuela Gabriela Mistral, Escuela Mariano Latorre, Escuela Pablo Neruda, Escuela Atelcura, Escuela El Totoral. (Regresan a clases 28 de septiembre).

  En lo que respecta a los centros hospitalarios, el Hospital San Pablo de Coquimbo presenta daños estructurales, principalmente la torre antigua, la que fue finalmente inhabilitada por ser un peligro para pacientes y funcionarios, por el tema de posibles derrumbes. En los otros recintos, existen grietas que son reparables.

  Y en materia social, haremos una pequeña Operación Santa Patricia para parar en seco a los que se arrancaron como las ratas del terremoto durante la ocurrencia de éste. 
  Sí, porque el senador gusanocristiano por Coquimbo, Jorge "Mamadera" Pizarro, pidió autorización para emplumárselas al Mundial de Rugby, cosa que nadie se la cree, por lo que el susodicho se viró del terremoto que azotaba la región, llegó a Inglaterra y se cagó de la risa cuando le dijeron que había terremoto en su zona. Y junto con ese mequetrefe, también se arrancaron como los cobardes el diputadito gusanocristiano Matías Walker y dos concejalitos de Coquimbo, identificados como el Jano Campusano y el Juan Alcayaga, los cuales apretaron cachete para vacacionar en Bolivia y asistir a un congreso turístico.
  En efecto, ya los coquimbanos han soportado un montón de pellejerías en su municipio y, justo para el terremoto aparecieron las ratas. Nadie los quiere.
alcayaga
concejal

miércoles, 23 de septiembre de 2015

EL APOCALYPSIS CHILENSIS 2.0 (CUARTA PARTE).

 

  Y continuamos desmenuzando las historias ocurridas durante el terremoto y posterior maremoto ocurridos la tarde-noche del 16 de Septiembre Monumental de este año. Lo que vamos a ir contando, ocurre en la Cuarta Región de Coquimbo, región afectada por el guascazo, donde ya se declaró "zona de catástrofe a toda la provincia de Choapa, a la comuna de Coquimbo y ahora, a la provincia de Limarí, que comprende las comunas de Combarbalá, Monte Patria, Punitaqui, Río Hurtado y su capital, Ovalle.
  Desde la Zona Cero de Coquimbo por Baquedano, salimos a la calle Domeyko para tomar la Panamericana Norte, empalmar por la Av. La Cantera hasta Tierras Blancas y tomar la Ruta CH-43, para en una hora y cuarto llegar a la ciudad de Ovalle, no sin antes pasar por la Cuesta Las Cardas y el Embalse Recoleta. Ya en Ovalle, avanzamos por Manuel Peñafiel hasta Ariztía, empalmamos con Benavente para entrar al Unimarc, lugar donde la cuatiquera y la caída de botellas de licor fue de aquellas. Continuamos por Benavente hacia la cordillera y en el Open Plaza nos encontramos con un Tottus, donde al momento de producido el terremoto, gran parte de la mercadería se vino al suelo y las botellas de tintolio llegaron a quebrarse, provocando un derrame de aquellos, claro que uno de los trabajadores del local casi se sacó la cresta cuando corría hacia la bodega. Salimos del recinto por Benavente y Maestranza hasta Ariztía, empalmamos con la calle Recinto Estación y, nos encontramos con un tremendo callejón oscuro en el Líder; es ahí donde el terremoto los dejó a oscuras y con la mercadería por el suelo, sumado a la gente que corría despavorida en medio de la noche. El ambiente en los sectores residenciales de Ovalle, también fue de histeria colectiva.
  En Ovalle se registraron cuatro heridos, 299 evacuados del sector costero, 1.680 damnificados y, daños estructurales en múltiples viviendas, contando daños en la Iglesia Corazón de María (Miguel Aguirre con Tangue) y en las dependencias de la Municipalidad local, mas una serie de rodados en la ruta a Combarbalá y, un desnivel en el Puente El Teniente (Ruta 5 Norte, Km. 335)






Oficinas municipales de Ovalle fueron reubicadas luego del terremoto


   Salimos de Ovalle por Benavente camino a Combarbalá, donde los rodados están a la órden del día. Siguiendo por la Ruta D-55, se pasa por los poblados de Sotaquí, Santa Berta y La Paloma, se continúa por el Embalse La Paloma y se llega a Monte Patria, donde las casandras de adobe se fueron guarda abajo y donde se registraron dos finados por el guascazo. En Monte Patria existen dos colegios dañados por el terremoto, el Cementerio local completamente destruido y, la desolación fue total, mientras que en la localidad de Chaguaral, la destrucción fue total.







20/09/2015 - 11:07


  Desde la rotonda de Monte Patria, la carretera se va en dirección sur pasando varias curvas y bordeando el embalse para pasar por El Palqui; posteriormente, pasamos por Guatulame, Chañaral Alto, Los Morales, San Marcos, La Ligua de Cogotí, el Embalse de Cogotí y, finalmente en este trayecto rematamos en Combarbalá, pequeño pueblo donde el terremoto también llegó con fuerza y la comuna sigue con sus servicios básicos cortados, aparte de los daños estructurales, damnificados y albergados. En Combarbalá, hay cinco colegios que quedaron inhabilitados.






  Salimos de Combarbalá por la Ruta D-71, que presenta una serie de rodados en su trayecto hacia Illapel, por lo que es necesario manejar con precaución. Se pasa por la Planta El Salitral, luego sigue un trayecto largo hacia el Cruce Quelón, se vira a mano izquierda y se toma la Ruta D-705 que va por la Cuesta El Espino, la Reserva Natural Las Chinchillas y el Aeródromo Aucó; desde allí se llega directo a Illapel, epicentro del guascazo, donde la mayor cantidad de viviendas resultaron dañadas, ocho coles quedaron como la callampa, las casas de adobe se desplomaron por completo, los pirquineros se salvaron y una fémina se fue al pijama de madera producto de la caída de un muro en un restaurante. Asimismo, los caminos hacia el interior, resultaron intransitables por cortes y rodados. Estuvieron con el agua y la luz cortada y, se decretó zona de catástrofe.












  Continuamos el circuito saliendo desde la calle Constitución hasta la calle Rancagua, donde tomamos la Ruta D-81, que bordea sectores empinados y el orígen del río Choapa. Se cruza un estero que termina en el río Choapa y se entra a Salamanca, poblado precordillerano de la Cuarta Región, que presentó las matrices de agua potable totalmente dañadas, lo que dejó a sus habitantes sin el vital elemento por dos días. Estuvieron también sin luz y, solo dos familias albergadas en recintos municipales. 
  Lo peor de todo, es que un cuartel de bomberos se hizo mierda y, toda la mercadería de un supermercado se desparramó por completo.



Tongoy


  Regresamos por la Ruta D-81 hasta Illapel, luego retomamos la Ruta D-705 hasta el cruce Quelón y, luego tomamos la Ruta D-71 que va desde Combarbalá hasta la Panamericana Norte. En esta ruta pasamos una zona de rodados, luego pasamos Canela Alta y llegamos al lugar físico del terremoto, Canela Baja, distante a 298 kilómetros de Santiago, donde las casas de adobe cedieron rápidamente, varios coles inhabilitados, muchos albergados en Huentelauquén y, más encima, hay una gran cantidad de parroquianos viviendo como gitanos. O sea, en carpas que mandó la muni local.




  Y para cerrar el circuito, salimos de Canela Baja por la Ruta D-71, luego llegamos a Angostura de Gálvez para tomar la Panamericana Norte (Km. 282) y pasar por sectores como la Ermita del Padre Hurtado (Km. 275), Puerto Manso (Km. 271), Huentelauquén (Km. 266 al 256), Chigualoco (Km. 247 al 241), Punta Chungos y el camino a Illapel (Km. 228), el Enlace Conchalí y el ingreso a Los Vilos, donde el tsunami llegó con fuerza, no obstante los daños han sido menores, ya que 42 viviendas resultaron dañadas y 20 destruidas totalmente por el tren de olas, entre las que se cuenta la Cabaña del Tío Lucho. Los servicios básicos están activos, pero las clases están suspendidas.
  El borde costero de Los Vilos, desde Chigualoco hasta Pichidangui, siempre tiene riesgo de tragarse un maremoto, ya que las construcciones se encuentran a 20 metros sobre el nivel del mar. Y lo mas pencahue de todo, es que tras el maremoto, aparecieron pandillas de saqueadores para robar en las casas que estaban completamente destruidas, y habían solo 12 polis resguardando. No se puede vivir en paz... ¿O es muy tonto lo que estoy diciendo?.

Los Vilos, uno de los balnearios que más sufrió con el terremoto










martes, 22 de septiembre de 2015

EL APOCALYPSIS CHILENSIS 2.0 (TERCERA PARTE)


  Seguimos desmenuzando todos los entretelones del terremoto 8,4 Mw que sacudió la zona centro-norte de esta copia infelíz del Edén y, que lo analizamos con harto sentido del humor, pero guardando los márgenes que corresponden para estos casos. 
  Y todo este zangoloteo que tuvimos que aguantar durante ese momento, tuvo a un calmadito Ramón Ulloa en el locutorio de Tele13 Radio, ya que el periodista oriundo de Castro, ni se asustó con el manso remezón que hizo correr a muchos entre Copiapó y Loncoche, pues utilizó para ello el efecto zen, efecto por el cual el hombre sacó su mensaje llevando tranquilidad a la barra pop. Este hecho, dió la vuelta al mundo y fue trending topic en Twitter por cómo se tomó la situación sin ponerse nenenenenenenervioso, como suele ocurrir con la gran mayoría de los parroquianos. Aprendan del chilote Ulloa.

Ramón Ulloa explica su tranquila reacción en medio del terremoto


  Otro personaje que también entró a la categoría de "héroe del terremoto", fue la ricarda ex notera de SQP Lorena González (Lorena Miki), que filmó con su celular el momento en el cual el terremoto la pilló en la estación Laguna Sur del Metro, que se encuentra en viaducto elevado y sostenida con bases de acero grueso. En ese instante, a la Lore le vino un julepe de este porte cuando viajaba con dirección a la Plaza de Maipú, justo cuando la tierra le hizo el manso zangoloteo, los fierros sonaron como nunca, los vagones de un tren NS-93 que se dirigía hacia Vicente Valdés entraron en un vaivén interminable, mientras la barra empezó a entrar en pánico, por lo que los carabipacos ayudaron a evacuar a los torombolos que regresaban de sus pegas para luego mandarlos a tomar el Transchantete en la esquina de Teniente Cruz con Laguna Sur; rato después, la Lore regresó al andén Maipú y agarró un tren NS-74.
  Y no solo pasó en Laguna Sur, porque otras escenas de pánico pasaron en estaciones tales como Las Rejas, Pedro de Valdivia, Baquedano y Los Héroes (Línea 1), así como en Santa Ana (Línea 2) y en Tobalaba (Línea 4). Sin embargo, no se registraron daños en toda la red, pero los trenes por precaución tuvieron que circular lentinis.




  Ahora entramos a la etapa del maremoto, porque en todo el borde costero empezaban a sonar las alarmas que indicaban que la barra pop tenía inmediatamente que apretar cachete hacia las zonas altas o hacia los cerros..., claro que en La Serena no se activó la alarma de "tusunami", pero sí hubo coordinación entre ambulancias, bomberos y carabineros (Sistema ABC) para así mandar a los desesperados a las zonas mas alejadas de los puntos de riesgo. Es allí donde el primer tren de olas arrasó con Tongoy, transformando la península en una isla. Lo primero que encontró la fuerza de las olas, fue Puerto Aldea, lugar donde se pasó de la belleza y apacibilidad al desastre total. El avance de las aguas fue brutal en la playa Socos, por lo que la cresta de la ola que alcanzó los cinco metros de altura, dejó la plaza local convertida en un fortín de cachureos (hasta las máquinas tragamonedas fueron arrastradas por la violencia del mar, así como los muros, la mampostería y otras cosas); se perdieron fuentes de trabajo, locales comerciales por el suelo, dos buses arrastrados por el mar hacia una bencinera, el cuartel de Bomberos quedó sepultado, una bomba de bencina flotando, una varazón de pescados y mariscos en pleno sector comercial, un pub recién inaugurado se fue a la mierda, varias caletas de pescadores terminaron borradas del mapa, mas de algún tocomocho incrustado en supermercados y almacenes..., y el acceso norte a Tongoy quedó cortado, por lo que el ingreso habilitado al balneario distante a 45 kilómetros al sur de Coquimbo y a 415 kilómetros al norte de Santiago, se hace a través de la Ruta D-440. Peor aún, entraron los saqueadores y en medio de la tragedia se robaron todo lo que pillaron. ¿Y los polis?. Bien gracias.









  En Concón, la avenida Borgoño se transformó en el "Río Borgoño", ya que en el sector de la desembocadura del río Aconcagua (a la altura de la playa La Boca), se formó un taco al momento del ingreso del mar al río, por lo que las aguas rebasaron hacia la rotonda y transformaron la citada arteria que une Concón con Viña del Mar en un río correntoso, donde un balón de gas salió flotando y el cuartel de Bomberos cerrado por inundación. Es más, el restaurante "Alí Babá" quedó con serios daños producto del maremoto, que dejó a sus dueños con ataque de caspa. Y para colmo de males, el surfista cegatini Lukas Retamales, perdió todos sus implementos debido al "tusunami", los cuales le servían para participar en el Mundial de esa especialidad allato en el país del Tío Sam, mientras las escuelas de surf también quedaron como la callampa; sin embargo, Leonardo Farkas se puso con el aporte y donó un palo para la compra de tablas nuevas y otros menjunjes para competirle de igual a igual al resto de los exponentes en aguas yanquis y seguir enfrentando a las olas.







Lucas Retamales A1


  Los efectos del terremoto y maremoto que dejaron la mansa embarradita en el Norte Chico, se vieron reflejados en el Faro de La Serena, que es uno de los hitos mas importantes y reconocibles de la Región de Coquimbo. Claro, si la muni local subió imágenes en las cuales se deja ver lo dañado que quedó, ya que antes del guascazo 8,4, el Faro ya andaba pa` la corneta el mes pasado por las marejadas.
  A pesar de su cercanía con Coquimbo, la ciudad de La Serena resultó ser la menos dañada, ya que aparte de lo que pasó en el Mall Plaza La Serena y el Faro, solo daños menores y una masiva apretada de cachete en plena Avenida del Mar. El Plan ABC (Ambulancias-Bomberos-Carabineros), tuvo excelentes resultados y la barra papayera "eyaculó" sin atados hacia el centro y la Av. Balmaceda, que tiene un tramo de 76 kilómetros hacia la ciudad de Ovalle. (quise decir EVACUÓ sin atados).






  Pero el desastre llegó finalmente a la ciudad de Coquimbo, que se ubica en una península que protege a la vecina ciudad de La Serena, pero con dos marcadas diferencias: Coquimbo salió mas dañada que La Serena, porque el tsunami afecta la bahía, no las zonas a mar abierto..., y porque La Serena tiene un relieve escalonado en forma de terraza, mientras que Coquimbo no lo posee.
  En Coquimbo, se salvaron de ser tragados por el mar los partealtinos (Parte Alta), los llanenses (El Llano), los peñuelenses (Peñuelas), los terrablanquinos (Tierras Blancas), los sanjuanenses (San Juan), los canterinos (La Cantera), los industrialitos (Barrio Industrial), los guayacanenses (Guayacán), los pampillanos (La Pampilla), los sindempartinos (Sindempart) y los puntamirenses (Punta Mira). Sin embargo, en La Herradura quedó dañado un edificio de departamentos donde vivían jugadores argentinos que cañuekean en Coquimbo Unido.
  Entrando desde la Panamericana Norte para tomar la Avenida Videla, nos encontramos con el Hospital San Pablo (Sector El Llano), que tiene su antigua torre completamente como el forro y con riesgo de derrumbarse. Ya mas al centro, continuando por Varela, el Terminal Rodoviario de Coquimbo resultó dañado e inundado en su zona posterior, mientras que el Parque O`Higgins quedó convertido en un cementerio de árboles cortados, postes caídos, bancas destruidas, fierros retorcidos y hasta embarcaciones varadas en tierra producto del tsunami (que quiere decir "olas en la bahía"). Tome Borgoño hacia la Costanera y, se va a encontrar con la caleta, que quedó completamente destruida y con los catamaranes encallados en tierra; las mariquerías y los puestos como los del Pobre Tito y el Romané, quedaron severamente dañados. Siga por la Costanera hasta la calle Argandoña y se va a dar cuenta que en el Barrio Inglés también sufrieron.
  Como muchos saben que yo soy el Hombre Mapa, los datos los saco de un sitio llamado Wikimapia, que son los planos de todas las ciudades de Chile y del resto del mundo. Y como estamos hablando de Coquimbo y del tsunami, salimos del Barrio Inglés por Melgarejo hacia el sur, Henríquez al oriente y... Baquedano, calle principal del barrio homónimo, donde el desastre fue total, con todos los talleres mecánicos por el suelo, las totoras en plena calle, los muros que se vinieron abajo, las casas destruidas casi por completo, el centro Teletón hecho una miseria, un frigorífico completamente dañado, emanaciones de amoníaco en el sector, la Costanera embarrada, la antígua vía férrea dañada y corrida un metro, postes y faroles todos destrozados y en el suelo, autos totalmente abollados, el mar que llega a 400 metros de la Panamericana Norte, la Población Gabriela Mistral aislada por completo, la Playa Changa cubierta de escombros, volaron computadores y hasta una cámara de televigilancia..., y el drama social de los habitantes del sector que lo perdieron todo, no por el terremoto, sino que por el maremoto, como lo señala en su relato Johnny Aracena, que recorrió en su camioneta la "Zona Cero".
  Sí. Baquedano quedó como el símbolo palpable de la catástrofe, ya que se ubica bajo la cota 30 respecto del nivel del mar. Los habitantes de ese sector, han tenido que lidiar con un desastre que no solo les destruyó sus casas y sus fuentes de trabajo, sino que también sus vidas, sus sueños, sus sentimientos, sus esperanzas. La amargura y el dolor, no los han dejado dormir, no han podido conciliar el sueño desde aquella fatídica noche; han comido en sedes sociales y hasta en la calle. Lo peor aún no pasa, porque con mas de 600 réplicas del terremoto, el estado de ánimo de los baquedaninos no es de los mejores. Imagínense los niños sin poder ir al colegio, los ancianos sin un techo que los cobije, la comida falta, falta el agua, falta la electricidad, les queda poco gas. Terrible.





  

EL APOCALYPSIS CHILENSIS 2.0 (SEGUNDA PARTE)


  Continuamos con esta telúrica saga que nos tiene con réplicas y tsunamis en la cabeza.
  Sí, porque los cazanoticias captaron todas las sensaciones que se vivieron durante el guaracazo, unas mas fuertes que otras. Claro, si el griterío fue enorme en La Pampilla cuando cortaron la cinta (o intentaron cortarla), momento en que el locutín y un carabitate intentaron llamar a la calma a los 40 mil despavoridos que repletaron la carpa; es así como los concejalitos andaban flojeando de lo lindo y no hicieron nada por controlar los nervios de la gallá, si hasta una ricarda se las daba de modeloca. Con todo ese zangoloteo, las copas con tintolio se quebraron de una, el caos se apoderó de la masa, la angurri de una mamurri y el reto de su hija, la oscuridad de la noche y un negrete arrancando, al mas puro estilo de Eddie Murphy. Al día siguiente, el efecto terremoto en La Pampilla fue tal, que el show se fue a las pailas, las ventas se fueron al suelo, pero los mas fanáticos se quedaron acampando; mientras los reyes de la garrafa se aguantaban toditas las réplicas del terremoto, el "Topo Giggio" Galleguillos anunciaba -como jefe comunal- que el Pampillazo no iba, por lo que una iñora que se las dio de locutora de la temporal "Radio Pampilla" para abrir la tarasca y con su voz radiofónica, anunciar lo que era un secreto a voces: Se suspendieron las actividades.












  En el momento del tiritón, la muestra palpable del julepe masivo se registró en los supermercados. Nótese que las escenas mas fuertes con griteríos surtidos y ataques zorricuáticos, se produjeron en el Líder de Copiapó con varias botellas de tintolio quebradas y el pasillo mojadito con vino; un apagón breve con caída de mercadería, destrucción casi total, gritos y garabatos en el Santa Isabel de La Serena; el mujerío que chillaba como chancho en la batea dentro de un Tottus en Ovalle; un concentrado de despavoridos en el Jumbo del Mall Arauco Maipú; y el hecho mas vergonzoso de la jornada, cuando al momento de registrarse el terremoto, unos operarios del Líder de Alameda con General Velásquez cerraron las cortinas metálicas encerrando a trabajadores y clientes, provocándose escenas de dramatismo y hasta conatos de incidentes con uno de los guardias que ni siquiera se dignó a tomar una llave para evacuar a los que estaban allí. Tras la filmación del video que Canal 13 mostró, los negreros de Walmart mandaron una Declaración Pública que derechamente jusrificó la tonyerita, por lo que el SERNAC pegó fuerte el grito en el cielo, los denunció y los castigó con una multa de 2 guatones y medio, cosa que a mí me parece irrisorio. Lo que debió hacerse en casos tan graves como este, es quitarle a los yanquis de Walmart el derecho de trabajar en Chilito, expulsarlos inmediatamente y que Líder regrese a sus legítimos dueños, D&S (Distribución y Servicios).








 Los centros comerciales también sirvieron como escenario del terror para los que estaban allí dentro, como pasó en una galería en Quillota, un mall en Viña y en el Costanera Center, Mall Plaza Norte, Mall Plaza Egaña, Mall Plaza Vespucio, Mall Plaza Oeste, Mall Arauco Maipú y en el centro de Santiago. Pero la destrucción llegó al Mall Plaza La Serena, ya que en el sector del patio de comidas, el cielo falso se cayó encima de las mesas, los letreros se fueron guarda abajo, las luminarias se hicieron mierda, los pasillos quedaron llenos de escombros y el supermercado quedó hecho un desastre.










  En el próximo capítulo, mas historias y mas dramas vividos durante el terremoto de Canela Baja.

Enlace permanente de imagen incrustada