lunes, 29 de abril de 2013

OPERACIÓN SANTA PATRICIA, NI AHÍ CON LOS FASCISTAS (TRIGESIMOTERCERA PARTE).


  Con el tema "El súper dotado" de Pipo Olmos y los Tropi-Kal Sound (http://www.youtube.com/watch?v=uOnpXUmv7qc), vamos a iniciar este capítulo a toda raja con temas que a otros los tienen con hemorroides.
  Joaquín Lavín, que en su historial político exhibe recetas temerarias como intentar hacer llover, poner canchas de nieve en la capital, instalar vigilantes sobre andamios y botones de pánico en Santiago, no podía dejar de lado, así como así, los ejercicios pintorescos que de vez en cuando desarrolla.
La más reciente: el libro "Recetas para Ahorrar y Saborear a la Chilena", para que las familias vulnerables puedan elaborar platos para cuatro personas por sólo $2.000.
 Según el ministro, "hicimos una investigación con las familias más vulnerables de Chile y la verdad es que gastan, para una familia de cuatro personas, más o menos $2.000 pesos diarios en alimentación. Les hicimos un desafío a tres chef, que es cómo lograr, con menos de $2.000 pesos al día, comida que sea chilena, rica, sana y barata. La verdad es que se puede", afirmó.
  Los anuncios mediáticos ha sido una característica del segundo payaso. Pero como ha ocurrido siempre, terminan siendo un fracaso y se hacen humo. En este caso les tocó a los "más vulnerables", que es como los políticos de derecha llaman eufemísticamente a los pobres.
 Lavín banaliza la pobreza haciendo un show con chefs internacionales para que la gente se deje impresionar. Así lo ve, al menos, la dirigenta vecinal de la Villa Catamarca (Quinta Normal) Verónica Candia, quien dice que le parece "increíble la facilidad con que ellos le arreglan el bolsillo al otro" y asegura que en el anuncio de Lavín "sólo hay un show y el aporte real es cero. Hace la presentación con chefs que son reconocidos, que tiene restaurante, se muestra como que es un aporte a las personas y no lo es. Se invirtió para diez mil recetarios de ese nivel y no tiene sentido, porque tampoco la gente va a cocinar eso, porque no le sirve a uno. No cumple con las necesidades para alimentar a los hijos que tienen que ir al colegio, que van a la universidad o que, simplemente, después de clases tiene que ir a trabajar".
  La dirigenta poblete, expresa que "por donde uno mire el anuncio, no tiene ni pies ni cabeza, porque no hay por dónde ajustarlo a la realidad de las personas". Clarita la tiene poh.
 Añade que "uno no sólo tiene que comer sano, sino balanceado, y no lo es si uno come chupe de repollo, no cumple con lo que dice el ministro. Es imposible cocinar con dos mil pesos un plato balanceado; sí un plato pobre. Ahora, hay que considerar que la persona vulnerable lo único fuerte que puede comer en el día es el almuerzo, porque lo demás es pan y té, y un salpicón o cualquiera de las otras recetas no lo mantienen todo el día".
 La presi de la Junta de Vecinos Nº25 de Quinta Normal, Mitzy Miranda, no puede creer lo que ha propuesto el ministrito Lavín. "A lo mejor los del grupo ABC1 comen por dos lucas, porque son re apretados y les gusta bajar de peso, pero lo que es nuestra clase es imposible comer con esa plata. Un kilo de pan cuesta casi mil. Medio kilo de porotos cuesta 1.600 pesos a 1.400, cuando está más barato. Ahí ya quedan 600 pesos para comprar el zapallo y lo que sobra para el resto de los ingredientes. Y si son sin tallarines, pasa a ser una ensalada de porotos. Eso querrá que comamos todo el año el señor Lavín. Por eso digo que ni siquiera lechuga podemos comer, porque junto con el limón te cuesta luca y ahí quedaste", remacha con ajo y sin anestesia.  
 En su opinión, el recetario es para "pajaritos y los perritos; y ni eso, porque tratamos de alimentarlos lo mejor posible. Para nosotros como familia esto es una burla, porque no podemos comer con dos mil pesos, menos cuatro personas adultas. Es realmente insólito, sobre todo que esto sea idea de una persona preparada, como es el ministro. Ojalá él pudiese comer por dos lucas en su casa. Cuando fue alcalde en Santiago gastaba sobre 25 millones de pesos en comida y nos pide a nosotros que comamos con dos mil".
 La dirigente añadió que Lavín está viviendo en un mundo de Bilz y Pap, porque realmente con la cifra que él plantea "me gustaría invitarlo de verdad y que me cocine en mi casa; cuando no se tiene aceite, cuando se acabó todo y si él lo puede hacer con dos lucas yo sería feliz. Que me pruebe en los hechos que se puede hacer, pero no es así, y su anuncio es una burla a los pobladores".
 Mitzy Miranda entiende que a lo mejor este recetario es para "que estemos todos flacos, pero ¿y las enfermedades en los niños, que pasa con las proteínas que necesitan?".
 La diputada del Partido por el Dinero, María Antonieta Saa  considera que lo de las recetas de Lavín "es una constante en su devenir político y una salida publicitaria para los problemas. Siempre está pensando cómo impactar. A lo mejor hubo un afán de comunicar, pero de comunicar una ideología que no tiene cabida hoy en el país", dice a Cambio21.
  De un tiempo a esta parte se viene rochando el salario mínimo que debieran tener los trabajadores y el gobierno no abandona su postura de que tenga un valor de 205 lucrecias, mientras la opo y la CUT patalean por una cifra que bordee los 250 mil machacantes. Es un momento brígido, en un país lleno de desigualdades, con efervescencia social por las injusticias que viven muchos chilenos. Entonces, el recetario de Lavín resulta casi un insulto que puede prestarse para varias interpretaciones. Hay quienes dicen que "se le está enseñando a los más pobres a aceptar su realidad y a aprender a sobrevivir".
 La diputada Saa saca cuentas, porque el salario mínimo ofrecido es de 205 mil y si pensamos en comida para 4 personas a dos mil pesos, son 60 mil en comida al mes. Pero no cuentan la movilización, que requiere 30 a 40 mil pesos para llegar a la pega. "No es un salario digno. Ese es el drama, por eso no es solo una señal económica, pues hay mucha gente que vive con el salario mínimo", recalca.
 El guaripola de la Confederación Nacional de Consumidores (Conadecus), Hernán "Pelón" Calderón,   descartucha que, luego de leer el recetario dado a conocer por el  Joaco, "parece que él estuviera viviendo en otro mundo. Esa no es una realidad. La verdad es que hoy los consumidores tienen que gastar mucho más para poder tener una alimentación sana, pero que además tenga los nutrientes suficientes y que alcance para todos. La verdad, una familia común y corriente que compre un kilo y medio de pan diario ya supera casi los dos mil pesos, porque está casi a mil pesos el kilo y, por lo tanto, se gasta mucho en pan, porque es la costumbre de los chilenos, es un hábito (Chile es el segundo país en el mundo que consume más pan)".
  "Si nos vamos al mercado y vamos a ver lo que cuestan los productos vegetales, los precios están fuera del alcance de los bolsillos de la gente. Esta propuesta está fuera del contexto de la realidad nacional y es cosa de ir a una feria, al supermercado, y nos vamos a dar cuenta", dice el dirigente.
  A juicio de Calderón, el planteamiento de Lavín tiene que ver "solamente con un interés de aparecer en los medios de comunicación dando propuestas innovadoras, pero que son difíciles de ejecutar en la realidad y que están fuera del contexto real de lo que está sucediendo con los consumidores y las personas en el día a día. Los productos cárneos, si se los queremos agregar a una comida, están en valores estratosféricos. La carne y el pollo tienen valores inalcanzables para una familia común y corriente".
  Añade que esto tiene que ver con "publicidad engañosa, probablemente porque se está diciendo que se puede comprar comida para una familia completa a un precio menor que el real. No se ajusta a la realidad".
  Lavín también recibió críticas de su propio sector, como es el caso del ex alcalde de Puente Alto Manuel José "Cote" Ossandón, quien se mostró molesto respecto a las controversiales recetas de dos mil pesos recomendadas por el ministro de Desarrollo Social.
  El candidato al Senado afirmó que "con la pobreza no se juega", rechazando la iniciativa presentada por el Gobierno. "La pobreza no es creativa, es un problema de recursos, de educación. Para comer uno no puede ser creativo", dijo.
  Agregó que "con dos mil pesos no se vive, se sobrevive. Hagamos el experimento en las casas a ver si aguantamos dos semanas comiendo puras habas y fricasé de repollo", señaló el vicepresidente de Renovación Nacional.
  El actual ministro de Desarrollo Social, Joaquín Lavín se convirtió en el líder de la derecha después de dirigir la municipalidad de Las Condes y desde ahí tiene un historial de hechos efectistas porque, al parecer, tiene asesores que le han sabido inculcar el sentido del espectáculo, con éxito o no, pero lo sigue poniendo en práctica.
 Cómo no recordar su primera campaña a diputado, donde el slogan fue plantearse como "un gallo de pelea", que terminó siendo derrotado por dos mujeres: la ordaca de la Evelyn Matthei y la Eliana Caraball. Luego vinieron sus dos guatazos presidenciales frente a Ricardo Lagos -donde su lemas fue "Alas para Todos"- y contra Sebastián Piñera -con "Viva el Cambio"-.
  Como alcalde de Las Condes, en 1996 inauguró los botones de pánico. ¿Funcionamiento? Apretarlos cuando se estuviera cometiendo un delito. ¿Resultado? Una mierda, no sirvieron. Poco después vinieron los autos Escarabajos rojos que surcaban las calles de la comuna sin que nadie tuviera claridad exacta de qué estaban haciendo ni qué atribuciones tenían. Y otro "aporte": un boletín para notificar a los vecinos cuando un reo obtenía algún beneficio carcelario, con foto y ficha. Todo eso, sin contar con la ocurrencia de "bombardear" las nubes para hacer llover, cuestión cuyo resultado en el combate a la sequía fue nulo. O sea, Lavín es un pobre enfermito mental.
 Luego, en la muni de Santiago, dejó en evidencia que sin recursos no es lo mismo ser alcalde. Ahí experimentó al máximo, dejando prácticamente quebrado el municipio capitalino.
  En ese entonces sus propuestas fueron crear playas en el verano para que los más pobres pudieran refrescarse, lo que le demandó la suma de 200 millones de pesacotes en compra de arena, movimiento de camiones, material didáctico, guardias, juegos y, obviamente, agua. Al año siguiente trasladó nieve a Santiago para que los niños más pobres pudieran conocerla. También a un alto costo, aproximadamente 250 palitroques, cuando era más fácil llevar a los peques al centro invernal más cercano.
  Lavín también ideó un plan de seguridad cuyo costo fue de 2.600 guatones, que incluyó guardias en bici y a patricia, botones de pánico (otra vez), casetas de seguridad y la instalación de torres de vigilancia en pleno Paseo Ahumada. Sólo en las primeras 20 casetas se gastaron 600 millones de pesos. Este parafernálico plan no sirvió, porque la delincuencia no disminuyó. Por el contrario, aumentó en 3%.
  Pero seguramente las peores ideas las tuvo cuando fue ministro de Educación y decidió disminuir las horas de clases de Historia y Tecnología a los alumnos, es decir, disminuir más la calidad de la educción, y cuando inventó el "semáforo" del Simce para informar a los apoderados sobre la calidad de los colegios, cosa que ellos pudieran "elegir" el mejor establecimiento para sus hijos. ¿El resultado?... Luz rogelia por paranóico y PLR por mitómano. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡ADIOS, ADIOS, ADIOS QUE TE VAYA BIEN, MY LOVE, MY LOVE. ¡QUE TE AGARRE UN CARRO, QUE TE PARTA UN RAYO Y QUE TE PISE UN TREN...!!".





















Publicar un comentario