martes, 4 de diciembre de 2007

Y LOS PEÑETEÑES SE FUERON A LA ZORRA.

El peloteo chilenurri siempre ha tenido equipos buenos, malos y..., los peñeteñes de Lo Temuco. Claro, si en la división potreril participaron once equipos listos para disputar las estresantes 44 fechas que se iniciaron el 24 de Febrero para terminar el sábado 17 de Noviembre con flor de descenlace abajo, y el 25 con otro descenlace arriba.
Los equipos que entraban a disputar las cuatro ruedas de once fechas cada una, eran los Dragones Celestes, los copiapotos, los cementeros, los canarios, el Uni-Uní, el Chaguito, los curicacas, los piducanos, los ferrocarrileros, los peñeteñes y los toros pasados a vaca.
Las primeras once fechas, mostraron a los toros pasados a vaca, a los piducanos, al Chaguito y a otros más disputándose el marrano, mientras vemos que los peñeteñes no le ganaban ni al arco iris, pues en diez mochas se han ido en puros costalazos ante sus rivales, quedando como el equipo más maluenda del peloteo chilensis.
La tolola ante los canarios en Quillota por 4-1, fue la gota que rebasó el vaso, mientras en las tribunas andaba el recién contratado Eduardo Bonvallet dirigiendo a sus muchachines, para después intentar sacarlos de la oleada de pastelazos que los tenían con un fuerte olor a gladiolo. El Bonva llegó como el salvador de los pobres peñeteñes que no jugaban a nada, haciendoles creer a los hinchas que la escuadra albiverde podrá salvarse de caer a los peladeros. Y así pasaron las fechas, llegando por lo menos a sacar algo así como quince puntetes, y disputando la lucha de ajoba con los ferrocarrileros.
Pero no todo es pura risa cabritos..., porque la llegada del negrete Luc Besala y del che Nicolás "Tallarín" Tagliani, han provocado encontrones de todo tipo. Al cara de túnel lo trató de "negro muerto de hambre" el iquiqueño Víctor "Cholo" Belaúnde en el mismísimo estadio Germán Becker, para en unos meses más ser descharchetado por el Gurú. En cambio, al ex metepepas de los baisanos, de los Zorros del Desierto y del Colo se le pasaron las balas de un paraguazo, ya que en las Quillotas metió un gol en otra tolola que le dieron los canarios, hizo corte de manga y Los Devotos no le aguantaron el pastelazo; y no se las llevó peladas el bife chorizo, porque se agarró a combos con varios flaitongos que lo tenían agarrado pa' la palanca, lo pillaron las cámaras y lo mandaron con viento fresco pa' la casandra por manilargo.
Pero cuando los peñeteñes iban algo embalados y le empataron el último lugar con los ferrocarrileros, comenzó el festival de costalazos al hilo, esos que pusieron furiosos a Los Devotos que se las emprendieron de un guaracazo para querer echar al conchalepas-conchalepas de la banca. Entonces el Gurú empezó a verlas negras con feroces cachamales que le empezaban a aforrar de todos lados, mientras los peñeteñes sufrían con el fantasma de los peladeros.
La última rueda tenía a los fanáticos con el alma en un hilo, ya que el empate ante los Dragones Celestes en palacio propio, los dejó más tiritones que elefante con hipotermia. La lucha era ya contra los curicacas, empezaron a avisparse metiendo ene pepas..., pero llegamos así a la penúltima fecha, la más emotiva. Los peñeteñes ganaban a los canarios por dos pepinos a cerapio, pero las 15.000 personas que repletaron el estadio temuquense estaban asimismo pendientes de la mocha entre los curicacas y los copiapotos en la ciudad de las tortas. Iban empataditos en la Séptima Región, mientras en la Araucanía ganaba el equipo del Gurú -que se vino pa' Ciudad Cuática por los atados que tuvo allato en Lo Temuco, dejando en la banca como ayudante al Mauricito Guevara-..., hasta que sonó la alarma con el penal del tortero Erick Carrasco y el Germán Becker enmudeció por completo.
He ahí el epílogo más llorado por todos, EL DESCENSO DEL DEPORTIVO TEMUCO A LA TERCERA DIVISIÓN. Sí..., parece mentira que no se acuerden de que los peñeteñes empezaron tan mal como terminaron, pues esos 30 primeros puntos que perdieron, pesaron mucho a la hora de los balances. Le echan la culpa de la desaparición del profesionalismo al Gurú, pero los principales responsables del descenso, son los que tienen que dar el espectáculo y no lo dieron, como son los jugadores. También tuvo responsabilidad en la debacle el grupo financiero Nehuén, que administró la tienda peñeteñe con un grado de dilapidación que dió asco, prometieron el oro y el moro y terminaron mandando a los peñeteñes a la zorra. También son responsables los flaites que se metieron en la barra Los Devotos para embolarle la perdíz al Gurú en toditas las mochas. Y en menor medida al Gurú..., porque tomó el equipo con cero puntetes para terminar con 39 puntarelis, los que no fueron suficientes para salvarse del infierno en que cayeron. Si el Gurú hubiera dirigido desde la primera fecha de la primera rueda, los peñeteñes sacaban a lo menos 54 puntetes y estarían al medio, o 62 y disputarían el ascenso a la Primera División.
Ahora, tendrán que arreglarselas para volver lo antes posible al profesionalismo, y con su gran barra que los acompaña en todas partes. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

"¡SE MURIÓ EL ENTERRADOR (A NADIE LE CABE DUDA). TENGA CUIDADO SEÑOR (SI SE ENCUENTRA CON LA VIUDA)... ¡LO-LO-LO-LO-LORO-LO-LO-LO.. ¡LOOOOOOOOO...!!!".



Publicar un comentario