martes, 4 de diciembre de 2007

LA FUNA A LA GORDI.

Chilito lindo es un terruño donde los políticos se llenan la tarasca de puras promesas, y a la hora de los quiubos, símplemente le mienten a los 17 millones de pelagatos.
Y eso quedó demostrado este mediodía en el Salón de Honor de la Casandra Central, cuando el "Chocolito" Pérez invitó a toda su camada a la celebración de los 165 apios verdes de la Universidad de Chile. A la cita llegaron los profes que se ganaron los Premios Nacionales, más la Gordi, la cual andaba con flor de julepe tanto por el papelón que tuvo en Pancho -a raíz de la lucrecia que le echaron los colorines al Transchantete-, como por el basureo que el monstruo leguleyo le aforró en La Mole por la inauguración de la Torre Nahum.
La idea de la funa a la mandataria, no es otra que la de hacerle saber a ella el manso tete que ha llevadao a la "endiucación" pública chilensis, tras la mansa transaca entre la Concerta y la derecha, después que andaba jurando de guata al incandescente que iba a luchar por mandar a la zorra al lucro en los coles..., pero ocurre que se dió vuelta la chaqueta de chiporro de un guaracazo y se vendió a los magnates. Y hay más..., porque adentro andaba un panal de profes concertas con cara de jugra a la ronda de San Miguel con el Rector, los cuales querían puro discursear.
La Tía Faride fue la más aplaudida, Garretón también se fue de Premio, los otros agraciados gozando..., y el Rector más flacuchento de la Casa de Bello -que ni con los casi 4 palos que se gana le alcanza pa' comprarse un terno de otro color que no sea el plomo- comienza su Cuenta Anual a puro guarifaifeo nomás.
Empieza la parlanchina, se para la Gordi y el grupete que comienza el show de lienzos y alegatos que parten cuando la Úrrrrrrrrsssula Schüler abrió el tarro para increpar a grito pelado a la ex polola de Ennio Vivaldi, la cual mandó a sus escoltas que eran terriblemente matones, esos mismos que igualmente se llevaron a la potable Vice presi de la FECH. La misma suerte corrió el "Zamy" Zamorano en el mismo acto, aunque al que se lo llevaron con cuática fue al "Tío Cosa" Hidalgo, el cual gritó que "no es democracia andar golpeando a los estudiantes".
En eso, la Gordi se quiso defender como gato de espaldas, pero de ahí partió a Viña a juntarse con sus amiguis, sin darse cuenta que al ladito -en Valpo- le iban a tener otra sorpresita a su llegada. El Senado mandó a la zorra al Transguáter y los 90 palos verdes no van.
En conclusión, una ceremonia que terminó siendo funada.


--
Publicar un comentario