sábado, 17 de noviembre de 2007

LOS TONGOS Y CONDOROS EN LOS MUNDIALES.

Afírmense los pantalones, porque en la historia de los Mundiales de Fútbol, veremos los más monumentales tongos y condoros que han hecho sacudirse la guarifaifa a todo el planetóide pelotero. Aquí viene una macabra selección de atados que han pasado en las diferentes pastosas del mundeli, cada vez que la de cuero convoque a todas las Selecciónes peloteras.
Partimos en 1962, cuando un saquero garoto andaba con el transistor chantete, cobró faltas inexistentes cuando los cafeteros se jugaban la clasificación a la segunda patuleca en Arica, cobró un penal mula cuando Colombia iba fletasndo 4 a 1 a los Búlgaros, e influyó en el definitivo empate a cuatro pepucias, mandando pa' la casurri a los cafeteros. A ese árbitro ya lo tenían en la mira.
Cuatro años después, en la tierra de Chabela I, la final entre los ingleses y los ottos fué marcada por un GOL CHANTILLY que el saquero validó para los locales, que al final fueron los taitas del Mundeli. Ese pepino inglés era mentira, porque la redonda nunca entró al arco teutón.
En Ottolandia '74, los locales se dejaron perder ante la Alemania Comunacha, para no verse los carachos en las pastosas ante los garotos. Chilito era el pariente pobre de los atados.
Pero en Cachetonlandia '78, los garotos coimearon a los bife chorizo por 500 mil verdes, si es que fletaban a los cholitos por más de cuatro pepinos de diferencia. Pero el guardapalos che nacionalizado choliturri Moncho Quiroga se vendió a Don Sata, y los argentinos le aforraron una tremenda tolola de 6 pepinos a cerapio, mandando a los garotos a jugar por el Medallón del Persa Bío Bío.
En España '82, otra vez los ottos que se dejan caer de perdices, esta vez ante los austríacos. Y otra vez los chilenurris quedan de parientes pobres, aunque no vimos ni una en las pastosas pepillas.
En Cuatelandia '86, un saquero hizo saltar al estrellato a Maradona ante los ingleses, al validar el famoso GOL CON LA MANO en el Estadio Azteca. Los de Chabela I alegaron ese gol viciado del 10 de los argentinos, pero la historia lo señala como LA MANO DE DIOS.
En Italia '90, los irlandeses y los tulipanes armaron flor de tongo empatando la mocha y eliminando a Egipto. El chilenurri Hernán Silva dejó que el camerunés Roger Millas mandara de poto a la pastosa al rumano Ion Andone, y validar el gol de los negretes. Y el charrúa nacionalizado cuate Edgardo Codesal, cobró un penal chantete al "Boquita" Sensini sobre el otto Littbarski en la final en que los alemanes le ganaron a los bife chorizo, con gol de Brehme en el minuto 84.
El peor condoro de un futbolista en un Mundial, terminó siendo mortal para el cafetero Andrés Escobar, que en el Mundial Gringolandia '94, se matriculó con flor de autogol ante los locales. A la semana siguiente, una mafia de apostadores macoñeros terminó enviándolo a tunazos al pijama de madera, y todo porque jugó con los tatos cambiados y se equivocó de arco.
Nos tocaba con los tanos en Francia '98, íbamos ganando por 2 a 1 con el "Matador" haciéndole las dos pepas a los grandotes y al asopado del arquero tano, pero apareció Bouchardeaux cobrandonos un penal harto flaite, pues la de cuero rebotó en la manopla del "Chilenita" Fuentes y no debió haberse cobrado. El perla lo cobró, y así nos robó el triunfo.
En Japón-Corea '2002, el festival de saqueros ladrones afloraba en cancholias asiáticas. Los más afectados fueron los paraguas, los cuates, los turcos, los belgas y los tanos. Estos oscuros especímenes cobraban faltas inexistentes, penales chantillys, no cobraban penales cuando lo eran, anulaban goles legítimos, dejaba pasar adeelantamientos groseros de la barrera, y son de países sin tradición pelotera. O sea estuvimos en presencia de arbitrajes hediondos de maluendas.
Y rematamos en Ottolandia 2006, donde un saquero rusoski se comió una chuleta que le dieron a Cristiano Ronaldo, un pepillo cobró un penal hediondo de chamullento a favor de los tanos ante los canguros, y otro saquero le cobró falta al pepillo Carles Puyol sobre el franchute Tity Henry.
Ojalá que los Fifos se despavilen ya. Joseph Blatter tiene UN MORROCOTUDO PUESTO BAJO.
Publicar un comentario