miércoles, 18 de enero de 2017

LA HUELGA DE LOS VULE-LÁCTICOS (2)


   Seguimos con el tema de la huelga de los recorridos de Buses Vule, donde hemos tenido ya cinco días en que hemos visto paraderos con gente desolada, recorridos paralizados y acuerdos a los que ni siquiera han llegado. ¿Por qué es legal esta huelga?. Porque de por sí están dentro de la negociación colectiva, que tiene un rol importante al enmarcarse en el Código del Trabajo.
  Los titanes de Vule que se fueron de parelé en estos días, ya tienen la tendalá con candados en Ducaud y la 301c que sólo llega hasta Los Morros con Lo Martínez, con lo que los torombolos tienen que mamarse un viaje en la G16 hacia Lo Blanco, otro viaje en la G08v hacia el Hospital El Pino y, el remate en la 228 hacia la Angelmó. En el caso de la 301e, sólo pasa desde la Alameda en horas punta, mientras que la 301 ni siquiera pasa porque en Ducaud la tienen mas fondeada que paciente en cuarentena.
  En Quilicura, la frecuencia de los recorridos en sí, era tan baja, que en los paraderos hubo mucha gente que se desesperó para tomar los recorridos al centro de Santiago, a los Hospitales del sector Independencia y, a los sectores de El Mañío, la Parinacota, San Luis, Lo Cruzat, Santa Luisa y Lo Marcoleta. Nótese además que, en estos últimos minutos, los recorridos 300 no están tomando ni dejando pasajeros, por lo que la barra pop tendrá que rebuscárselas con los recorridos 400 que se van por Vespucio Norte hacia el Metro del mismo nombre, más los servicios B de Redbus hacia las estaciones del pategoma en Recoleta. O sea, que en Plaza Italia, el despelote será total.
  Pero la comuna que se ha convertido en la vedette de la chantada vulística, ha sido Maipú, porque durante los últimos días, la frecuencia de los buses que salen de Rinconada es muy pobre, varios recorridos salen camuflados y se arriesgan a que terminen chamuscados, apedreados y hasta quemados en sus depósitos. Prueba de ello, el fin de semana las verdosas brillaron por su ausencia y, el lunes llegaron a tomarse el patio de René Olivares, con lo que en Cerrillos quedaron haciendo periquitos y con la mansa angurri desde Maipú porque sus máquinas regalonas ni siquiera pasaban. Otros sectores que quedaron sin microlia fueron Cuatro Álamos, Portal Oeste, Mall Plaza Oeste, Villa San Luis, Campos de Batalla, Javiera Carrera, La Farfana, Santa María de Maipú, Longitudinal, Los Bosquinos y la Villa Hernán Díaz Arrieta (donde vivía nuestra querida Alejandra Correa). Para cubrir los servicios abandonados, las empresas Alsacia, Metbus y Express, cubrieron parte de las rutas con referencia en la Plaza de Maipú, tal es el caso de los recorridos I02, I05, I07 e I18 que quedaron a cargo de Metbus; I09 que quedó a cargo de Alsacia y, los servicios 348, I01, I03 e I10, quedaron a cargo de Express. La parada 5 fue la que tuvo el mayor grado de personas sin recorrido, seguida de la parada 9, que tuvo a este colocolino como protagonista durante dos días, cuando desde Express mandaron buses para cubrir las rutas a Cerrillos y otros puntos (ayudé al mismo chofer para orientar el lunes en la ruta de la I01 y, ayer para la ruta de la 348).
  Y por si fuera poco, el abandono en Quilicura, El Bosque, Cerrillos y Maipú, se nota cada noche cuando, a eso de las 21:30 horas, las máquinas se van a guardar a los depósitos y la barra queda completamente botella en los paraderos. ¿Y quién tiene que ir a salvarlos??. Este pechito.

La imagen puede contener: autobús y exterior

La imagen puede contener: cielo y exterior

La imagen puede contener: cielo, árbol y exterior
Publicar un comentario