lunes, 9 de enero de 2017

OPERACIÓN SANTA PATRICIA 3.0, NI AHÍ CON EL QUE CAE (487ª PARTE): LA TROMBOSIS.

 

  Con un video explicativo en el programa “Muy buenos días” de TVN, seguimos en este doloroso Túnel en la Ruta de la Operación Santa Patricia, pendientes de lo que ocurre con Alejandra Correa y, ahora explicando lo que es el mal que la aqueja.

  La TROMBOSIS, es la formación de un coágulo en el interior de una arteria (trombo blanco) o en una vena (trombo rojo) y, es uno de los causantes de un infarto agudo al miocardio. También se le denomina así al propio proceso patológico en el cual, un agregado de plaquetas y fibrina, obstruye un vaso sanguíneo.

  Estos trombos, constituyen una red de fibrina que engloba plaquetas, glóbulos blancos o hematíes, glóbulos rojos y, con una longitud de pocos centímetros a grandes milímetros del vaso. Se ubican en recodos o bifurcaciones vasculares, llevando a obstrucciones y causando incluso, muerte celular o de tejidos (necrosis).
  La trombosis, puede ocurrir en cualquier vena o arteria y, en cualquier órgano, pulmones, retina, cerebro, miembros inferiores, corazón (infarto).
  Cuando un vaso sanguíneo se lesiona, el cuerpo utiliza plaquetas (trombocitos) y fibrina para formar un coágulo de sangre para prevenir la pérdida de sangre. Incluso cuando un vaso sanguíneo no se lesione, los coágulos de sangre se pueden formar en el cuerpo en ciertas condiciones. Un coágulo que se desprende y comienza a viajar por todo el cuerpo se conoce como embolia.

  Los factores que causan una trombosis, son los siguientes para que nuestros amigos de los grupos se vayan interiorizando:

Todo traumatismo arterial o venoso
Ataques de angustia o depresión
Hipertensión arterial
Arterioesclerosis
Diabetes no controlada
Factor edad
Obesidad y colesterol
Uso excesivo de pastillas diuréticas
Ingesta excesiva de anticonceptivos orales por mucho tiempo
Tabaquismo
Falta de ejercicio físico
Suturas, tomar puntos por heridas o traumas
Reposo prolongado, con uso excesivo de la cama (pacientes post operados).
Muchos embarazos.
Abortos
Cáncer del tipo trombógeno (pulmón, páncreas, próstata)
Hemocisteína alta en la sangre

  Los mecanismos que favorecen la formación de un trombo, son las alteraciones del flujo sanguíneo y estas alteraciones pueden deberse a reposo excesivo en cama (pacientes postoperados). Además en la intervención quirúrgica ha habido una estimulación de los factores de coagulación por la rotura de vasos, la sutura, una serie de intervenciones que involucran al aparato vascular. No es raro que un individuo se opere de una hernia inguinal, y en el momento que se le da de alta y empieza a moverse más de lo que se ha movido en los días anteriores presente una embolia fulminante ocasionándole la muerte.

  La tercera causa que influye son los componentes de la sangre. Cuando la sangre es más densa disminuyen los líquidos y aumentan los elementos figurados. O hay una hemoconcentración o una policitemia real. Dentro de este se incluye las trombosis a repetición.

  Los sitios de formación de trombo son en el corazón, arterias, venas y capilares, por lo que la trombosis puede formarse en cualquier parte del aparato circulatorio.

  Otras patologías que pueden provocar una trombosis son aquellas que presentan flujos en torbellinos, como las estrecheces valvulares. Un ejemplo es la estenosis mitral, en donde el flujo en la aurícula se hace más lento y favorece la trombosis. En la estenosis mitral hay que tener en cuenta que lo más probable es que haya trombosis en la orejuela y en alguna parte de la pared de la aurícula. Y si ésa hace flutter o fibrilación, la contracción de la aurícula es ineficiente. Entonces la aurícula no se contrae y además existe oclusión en la salida, de tal modo que hay una lentitud del flujo de salida y por tanto formación de coágulos (trombos).
  Otra causa de trombosis es el daño del endotelio. Si un vaso se inflama, por ejemplo una vena de las EEII por un trauma, se produce una lesión de la vecindad y daño endotelial, que desencadena inmediatamente la cascada de coagulación depositándose trombos en la superficie del vaso.
  En cuanto a los líquidos extraños que entran al aparato circulatorio y pueden provocar una embolia, estos pueden ser fundamentalmente el líquido amniótico que ingresa a la circulación materna al producirse desprendimiento de la placenta, y rotura de las venas uterinas o del cérvix constituyendo en una embolia amniótica, ésta dependiendo de la cuantía puede ser fatal.
  También en las fracturas múltiples, la medula ósea adiposa de los huesos que es semilíquida puede entrar a la circulación y embolizar hacia el pulmón o cerebro.
   Existen dos tipos de factores de riesgo y, estos pueden ser primarios o secundarios.
Primarios: Son factores primarios de riesgo de contraer una trombosis los congénitos, que se trasuntan en la falta de la proteína C (que evita la coagulación), o en la resistencia a la proteína C activada…, y los adquiridos, donde aparecen los anticuerpos antifosfolípidos.
Secundarios: Son factores secundarios de riesgo, las anomalías en las plaquetas, las anomalías vasculares, el exceso de tabaco y el exceso de arsénico, utilizado este elemento en el veneno de ratas por ejemplo.
- Pero también existe el más peligroso de todos y, es el cáncer: el cáncer supone un incremento del riesgo de sufrir trombosis del 4 al 20%, siendo la trombosis la principal causa de muerte en el paciente con cáncer después del propio tumor.
  Las trombosis pueden clasificarse según el nivel de oclusión que alcanzan y el lugar en el que se originan.
  Según el grado de oclusión, podemos diferenciar entre trombos ocluyentes y murales. Los primeros son aquellos en los que el vaso queda completamente obstruido por la afección, mientras que en los murales, el resultado es una obstrucción parcial.
  Dependiendo de la ubicación, las trombosis se clasifican según tres tipos: por precipitación, hialina o por coagulación.

 Trombosis por precipitación (Trombos Blancos): producida principalmente en arterias o el corazón, se deben al desprendimiento de plaquetas. Son de carácter mural.
  Trombosis hialina: producida en vénulas o capilares. Suelen ser provocadas por el desprendimiento de plaquetas y fibrinas.   Trombosis por coagulación (Trombos Rojos): producida en las venas, suelen ser de naturaleza oclusiva y se debe a una mezcla de plaquetas y fibrinas, apareciendo estas últimas en una mayor proporción que las primeras.

  Las trombosis más comunes, son la venosa y la arterial. 
  La trombosis venosa tiene la particularidad de que, la obstrucción impacta en las venas, por lo cual por ejemplo, una extremidad se vuelve oscura porque el flujo sanguíneo se tapó en la vena y la sangre se vuelve azulada o morada, provocando fuertes dolores, hinchazón y hasta pérdida de movimiento de la extremidad inferior.
  La trombosis arterial se caracteriza porque los coágulos que se forman, van a tapar la salida del flujo sanguíneo en las arterias. Es la más jodida, porque la obstrucción de la circulación sanguínea por un trombo blanco, supone un fuerte impacto en los órganos, por lo que es inminente la muerte de las estructuras celulares u orgánicas, hecho que conlleva a que la irrigación sanguínea sea muy lenta o casi nula (puede terminar en una parálisis).

  Esta situación es de extrema gravedad, pues el territorio más allá del trombo deja de recibir irrigación sanguínea, produciéndose inicialmente isquemia y luego muerte de las estructuras. Se puede producir la parálisis de los músculos si se encuentran en el trombo que se ubica en una vena. Dependiendo de la ubicación de la vena, estas trombosis pueden ser graves (trombosis del seno cavernoso), de mediana gravedad (trombosis venosa profunda) o leves (tromboflebitis superficial).
  Coágulo: parte de la sangre se vuelve sólida , obstruye el paso de la sangre y forma una trombosis.

  ¿Qué diferencia existe entre una trombosis y una embolia?.

  Una trombosis es la obstrucción de un vaso sanguíneo que, generalmente, es producida por una placa de arteriosclerosis que crece en la pared de dicho vaso.
  Si la placa se desprende, se denomina émbolo y puede ir hacia diversos lugares del organismo, en mayor medida al pulmón. Pero los émbolos pueden ser de material diverso, no solamente trombos, hay también émbolos infecciosos, de cristales de colesterol, etc.
  No confundir con la trombosis hemorroidal.

Prevención:

  La prevención de coágulos de sangre y el tratamiento, reduce los riesgos de ataque al corazón, accidente cerebrovascular y embolia pulmonar. La heparina y warfarinase utilizan a menudo para inhibir la formación y crecimiento de trombos existentes, el primero se une y activa la enzima inhibidor antitrombina III, mientras que el segundo inhibe la vitamina K epóxido reductasa, una enzima necesaria para sintetizar maduros factores de coagulación.
  Pero aquí les tenemos estos simples consejos para que todos nuestros amigos eviten a tiempo caer a la posta por culpa de una trombosis:

 • Si hay ó hubo trombosis familiar. Cambie.
 • Uso de medidas antitromboticas en personas con varices y de ocupación de riesgo (secretarias, asesoras de hogar, oficinistas, choferes).
 • Uso de aspirina (50 mg./día) solo por indicación médica.
 • Ejercicio físico regular.
 • Mantener peso.
 • Cero angustias, controle sus preocupaciones.
 • Evite automedicarse. 
 • Evite diuréticos.
 • Use métodos de planificación familiar natural. Evite anticonceptivos orales.
 • Controle su tensión arterial.
 • Controle sus cifras de glicemia (menor 120 mg %).
 • Evite abortos.
 • Alimentación natural, poca grasa saturada.
 • Acuda a las charlas de EDUCACION PARA LA SALUD.
 • Evite diarreas – deshidratación.
 • Evite traumatismos especial en sus piernas.
 • Evite infecciones por hongos en sus pies.
 • Evite al máximo operaciones de cualquier tipo.
 • Si es operado, pida a su médico permiso para deambular lo más pronto posible.
 • Tenga pocos hijos. Prefiera partos por vías naturales.
 • Evite vicios de café, cigarrillo, alcohol.
 • Determine hemocisteina.
 • Chequeo médico anual.
 • Ingiera 8 – 10 vasos de líquidos diariamente (agua pura, no jugos ni bebidas de fantasía).
 • No camine descalzo. Pedazos de vidrios, piedras u otros objetos podrían herir sus pies.
 • Ponga cuidado al cortarse las uñas de los pies.
 • No trate de curarse usted mismo los callos o callosidades.
 • No use zapatos demasiado estrechos, pueden producir fácilmente heridas y rozaduras.
 • Use preferiblemente zapatos cerrados y medias gruesas.
 • Es preferible que vea los juegos de pelota (fútbol) por televisión. Los puntapiés y pisotones a los que uno se expone en las densas aglomeraciones pueden producir graves lesiones.
 • La máxima pulcritud de los pies es indispensable. Inflamaciones y enfermedades por hongos pueden actuar como si fueran lesiones.
 • Discuta cualquier dolencia de este tipo con su médico.
 • No ponga su pierna enferma en contacto con agua caliente o fuentes de calor.

  Por lo tanto, un paciente con trombosis, no puede moverse más de lo normal, porque si lo hace, puede sufrir de una embolia, que aparte de ser la más jodida, es mortal. Y es más, la diferencia entre un trombo y un émbolo, es que el primero forma coágulos que se quedan estáticos y pueden obstruir la salida del flujo sanguíneo, mientras que el segundo los transporta a todo el cuerpo y en especial a todo el aparato circulatorio.
  La trombosis y la embolia, no saben de edad, sexo, estirpe o condición social.
  Las trombosis pueden ser repetitivas y, también provienen de factores de riesgo ya explicados. Y hasta pueden quedar con fierro en las extremidades.
  Desafortunadamente, las trombosis dejan secuelas, ya que la hinchazón es persistente y, el riesgo de quedar con brotes de sangre en la zona infectada, es inminente, como en el caso de las enfermedades cardiovasculares o cerebrovasculares (Es una alarma).
 La trombosis venosa obstruye una vena y, los miembros se tornan azulados o morados. En cambio, la trombosis arterial tapa las arterias y, sus miembros pueden ser pálidos. La más jodida es la arterial, porque la obstrucción llega a los órganos y puede provocar la muerte de éstos, lo que conlleva a una parálisis total.

  Así es que, a no ser tan fumarola ni tan cufifo ni tampoco tan pasado a estatua. La trombosis y la embolia, no son nada para la risa.

Arterial thrombosis causing cyanosis.jpg


Publicar un comentario