jueves, 31 de marzo de 2016

OPERACIÓN SANTA PATRICIA 3.0, NI AHÍ CON EL QUE CAE (439ª PARTE): LAS ESTAFAS PIRAMIDALES.


   Con "Paga la cuenta" de los Kumbia Hits, vamos a seguir golpeando fuerte con los temas mas candentes que no se tocan en las noticias y que duelen hasta el alma. ¿Dónde?. Aquí, en Operación Santa Patricia.
  El tema que vamos a sacar a la palestra, tiene mucho que ver con los negocios piramidales, que mucho tienen que ver con las estafas.
  En economía se conoce como pirámide o estafa piramidal a un esquema de negocios en el cual los participantes recomiendan y captan (refieran) a más clientes con el objetivo de que los nuevos participantes produzcan beneficios a los participantes originales. Se requiere que el número de participantes nuevos sea mayor al de los existentes; por ello se le da el nombre de pirámide. Estas pirámides son consideradas estafas o timos y se conocen por muchos otros nombres populares, tales como: timos en pirámidecírculos de la platacélulas de la abundancia.
Un esquema piramidal funciona mientras existan nuevos participantes en cantidad suficiente. Cuando la población de posibles participantes se satura, los beneficios de los participantes originales disminuyen y muchos participantes terminan sin beneficio alguno tras haber financiado las ganancias de los primeros . Este tipo de sistema se considera ilegal en varios países, como Estados UnidosReino Unido,FranciaAlemaniaCanadáRumaníaColombiaMalasiaNoruegaBulgariaAustraliaNueva Zelanda,JapónNepalFilipinasSudáfricaSri LankaTailandiaVenezuelaIránRepública Dominicana,República de ChinaEspañaMéxicoPerú y Ecuador.
En Italia se considera legal ya que no es un delito tipificado en el Código Penal y opera al margen del fisco, por lo tanto las autoridades no pueden intervenir.
Algunos planes de marketing multinivel tambien han sido clasificados como esquemas piramidales.
En las pirámides abiertas (p. ej., células de la abundancia), los participantes conocen la estructura del negocio y por ello no deberían darse por engañados. Sin embargo, estas pirámides funcionan porque muchos participantes no son informados ni entienden el concepto de saturación (exceso en la oferta de productos), o porque apuestan a estar lo suficientemente arriba en la pirámide como para percibir beneficios antes de dicha saturación del mercado.
En las pirámides cerradas (p. ej., esquema Ponzi), una persona o institución funciona como dueño de la pirámide pero se presenta como un mediador de inversiones. Así, el dueño de la pirámide recibe de los participantes aportaciones que promete invertir de nuevo y, al cabo de un tiempo, devolver la inversión inicial con muy altos intereses. Sin embargo, no existen tales inversiones, sino que se utilizan los aportes de los últimos participantes para sumar los intereses y devolver las aportaciones a los primeros participantes.
El retorno esperado de inversión en una pirámide abierta suele ser mucho más alto que en una pirámide cerrada; generalmente entre 800 % y 900 % de una pirámide abierta contra 150 % a 300 % de una pirámide cerrada típica. A medida que se satura la población objetivo, el retorno será mucho menor del esperado y la mayor parte de los participantes, sobre todo los que lo hicieron en último lugar, habrá perdido totalmente la inversión. Las pirámides abiertas de muy alto rendimiento podrían asimilarse a una lotería, mientras que las pirámides cerradas son generalmente tomadas como estafas o timos.
Hay quien incluye a las ventas multinivel como esquemas piramidales de negocios, ya que los clientes de un producto reciben beneficios por captar nuevos clientes; beneficios que pueden llegar a ser ganancias netas en las cuales el cliente original obtiene el producto más una ganancia monetaria mayor a la invertida. Otros, en cambio, consideran que, al mediar la comercialización de un producto y si no se obtienen beneficios al recomendar a alguien que efectivamente se afilie al sistema pero no consuma (o haga pedidos) de los productos o servicios que se comercializan, el esquema de ventas multinivel no constituye una pirámide ya que el cliente siempre va a recibir un "beneficio" (el producto o servicio) aun cuando no refiera nuevos clientes. No obstante, existen sistemas de negocios piramidales ocultos detrás de algunos sistemas multinivel que ponderan la afiliación al sistema despreciando el producto a comercializar, logrando con ello la falsa creencia de que una vez aprendido a la perfección el sistema o después de un largo proceso de intentos fallidos, el sistema retribuirá la inversión realizada.
Los negocios de marketing multinivel (MLM) se han visto relacionados con esquemas piramidales. Según la FTC, muchos esquemas MLM "simplemente usan el producto para esconder su estructura piramidal". Aunque algunas llaman a los MLM en general "ventas piramidales", otros usan el término para referirse a esquemas piramidales ilegales camuflados como marketing multinivel.
La FTC advierte, "Es mejor no involucrarse en planes donde el dinero que ganas está basado principalmente en el número de distribuidores que reclutas y sus ventas, en lugar de en tus ventas a personas fuera del plan que deseen usar los productos."
Algunas autoridades afirman que el marketing multinivel en general no es otra cosa que esquemas piramidales legalizados.
Pirámide abierta
En una pirámide abierta un participante A es reclutado por un participante anterior B, el cual posee una lista de participantes previos, p. ej. E-D-C-B. El participante B debe asegurarse que A pague una cantidad x a la cabeza de la lista E, y entrega una nueva lista a A, con el compromiso de que A reclute a dos o tres participantes más. En la nueva lista se elimina a E, pasando D a la cabeza y agregando aA, siendo la nueva lista D-C-B-A.
La cantidad x, el tamaño de la lista n y el número de personas que se debe reclutar p son fijos, y la ganancia esperada es de x\cdot p^n, lo que implica un retorno esperado de la inversión de p^n\cdot100\%.
En el ejemplo, con una lista de cuatro participantes y cada participante reclutando dos nuevas personas, el retorno esperado es de 1600 %. Si la inversión es de 100 dólares, el retorno podría ser de 1600 dólares. Este retorno se logra en la medida en la que los participantes puedan reclutar el número asignado de nuevos participantes y no existan trampas, como colocarse en un lugar más privilegiado de la lista. Esto requiere un crecimiento exponencial que rápidamente saturará la población objetivo.
En este ejemplo, en una ciudad de un millón de habitantes donde el 10 % sean proclives a participar y asumiendo que los nuevos reclutas ocurren a un ritmo homogéneo, una lista original de cuatro participantes alcanzará el tope de población tras pocos niveles.
En total, de 100 000 participantes, 4095 perciben el valor esperado (4098 con los tres cabezas originales de la lista que saben que percibirán menos de los 1600 dólares), 4096 personas perciben menos de lo esperado y 91 806 no perciben cantidad alguna.
Cuanto mayor sea el retorno esperado, más rápido se puede saturar a la población objetivo. Sin embargo, el esquema puede funcionar por algún tiempo mayor al número de interacciones previstas porque no todo el reclutamiento sucede al mismo ritmo, muchos de los beneficiados reinvierten y, en ocasiones, alguna lista puede saltar a otras poblaciones.

Pirámide cerrada.

Una pirámide cerrada tiene un gestor o dueño el cual administra todos los pagos. El esquema subyacente es similar a una pirámide abierta, donde los nuevos clientes pagan las ganancias de los clientes anteriores pero con algunas diferencias.
  1. Los clientes no saben que son participantes de una pirámide aunque podrían sospechar y, al igual que un participante de una pirámide abierta, decidir participar por la expectativa de ganancias antes de que la pirámide se quiebre. Generalmente, el dueño de la pirámide vende la idea de que hay una inversión de muy alta rentabilidad detrás del negocio.
  2. Las cantidades no son necesariamente fijas, ni el número de referidos (reclutados), ni el tamaño de la lista; pero, comparándolo al modelo de la pirámide abierta clásica, es equivalente a una lista corta con un número corto de referidos necesarios. Esto garantiza menores rendimientos aunque, por otro lado, garantiza que la población no se sature rápidamente.
  3. El gestor o dueño de la pirámide toma una parte importante de las cantidades percibidas antes de pagar a los inversionistas anteriores.
En un esquema similar a la pirámide abierta con n=2 y p=2, por cada $100 invertidos el cliente podría esperar 400 dólares. Sin embargo, la promesa del gestor de la pirámide es retornar 300 dólares. Si las mismas 100 000 personas invierten 100 dólares cada una, cerca de 16 383 personas reciben retornos similares a los prometidos (300 dólares), unos 16 384 reciben un retorno inferior pero con ganancias y 67 233 pierden todo, mientras que el gestor gana $2 500 000.
No obstante, el esquema puede funcionar por un mayor tiempo que el esperado en una pirámide abierta por varios motivos, que incluyen:
  1. El retorno de la inversión puede ser similar a inversiones legítimas como el mercado accionista o la especulación de divisas, lo que permite que personas que no participarían normalmente en una pirámide sean tentadas por un negocio.
  2. Monopolio de la información. El gestor de la pirámide es el único que sabe que se trata de una pirámide y puede justificar retornos inferiores a los prometidos debido a fluctuaciones del mercado en la supuesta inversión.
  3. Más inversionistas están interesados en reinvertir y en invertir cada vez mayores valores.

Por esta clase de "negocios", se han desencadenado los mayores escándalos que a continuación vamos a señalar en este capítulo especial de la Operación Santa Patricia.

Chile

  En Chile, esquemas tipo pirámide se difundieron entre la clase media, principalmente en la clase media/alta de la ciudad de Concepción donde, a finales de 2007, comenzó a expandirse con sumas de un millón de pesos chilenos (unos US$1.400) y que luego, en enero de 2008, se degradaría con sumas inferiores al alcance de la clase media/baja.
También se considera como una forma de timo piramidal la llamada Estafa de los quesitos, donde cientos de personas fabricaban de manera artesanal este producto para venderlo a supuestos exportadores que, a su vez, los venderían en el extranjero, lo cual nunca ocurrió. La autora de la estafa, era una israelí de nacionalidad francesa llamada Gilberte Van Erpe, alias Madamme Gil, que fue sentenciada a 6 años de cárcel en Francia.
  Es por eso que aquí en Chile se tiene mucha desconfianza en ese tipo de negociados, ya que el Código Penal es claro y categórico, al tipificarlo como estafa, por lo que el destino final de quienes hagan negocios piramidales, es la cárcel, con penas que van desde los tres años y un día a los 10 años y sin derecho a bailar la danza canchis-canchis (lo peor, es que la gran mayoría de quienes hacen estos negocios, son extranjeros, como sucede con Herbalife, Jeunesse y otras firmas). Esta desconfianza me la han expresado Celene Aguilera, Oriana Rojas, Ricardo Henríquez, Alex González, Patricio Cortés, Luis B Igualdad, Pedro Bravo, Gustavo Wenzel y muchos otros amigos que a través de Facebook, han expresado sus reparos.

Colombia 

En noviembre de 2008, un esquema piramidal causó una crisis económica en el sur de Colombia.
Según datos del Observatorio Económico de Pasto, un documento que semestralmente elabora la Cámara de Comercio de San Juan de Pasto con ayuda de otras entidades reveló que, en el primer semestre de 2008, el Departamento de Nariño bajó su productividad en un 4.1% al igual que el consumo, especialmente en víveres, abarrotes, licores y, en general, la industria agroalimentaria. Lo cual, se presume, es debido al fenómeno de las pirámides (especialmente Proyecciones D.R.F.E. y DMG) con una gran actividad en dicho Departamento. Esto se debe, según se explica, a la escasez de trabajadores en el campo ya que prefirieron ganar su sustento por medio de las pirámides antes que trabajar (Semana "La historia de cómo cayó DRFE, la primera ficha del dominó").
Desde 1982 se procesa, en Colombia, la captación masiva y habitual de dinero como delito penal por parte de personas o compañías no autorizadas. Esto es, que toda persona o institución que preste servicios financieros debe estar autorizada por la Superintendencia Financiera, o incurrirá en un delito. Esta tipificación se ha pretendido aplicar a los esquemas Ponzi e, incluso, a las pirámides abiertas.
A raíz del escándalo desatado por DFRE en noviembre de 2008, el gobierno decretó un estado de emergencia social y, bajo éste, emitió decretos autorizando a la Superintendencia de Comercio a intervenir y cerrar empresas que se consideren sospechosas de captar dineros del público, prestar dinero a usura o lavar dinero, entre otros delitos financieros.

España

En España ha habido diferentes tipos de pirámides. Las últimas conocidas han sido las células de la abundancia, sistema basado en la solidaridad entre las personas que prometía altos rendimientos. Cuando la argucia se desmontó, los que habían cobrado desaparecieron dejando a miles de personas sin su dinero.
Sistemas más sofisticados, pero basados en el mismo engaño, han sido El arca de Noé y Krisol universal. Este último de dedica a convencer a incautos de que regalen 300 euros para cambiar el mundo y, de paso, llenar los bolsillos de los creadores (varios de ellos parecen ser los mismos que los de "El arca de Noé").
En España los esquemas de pirámide funcionaron con el nombre de células de la abundancia. El primer fraude piramidal del que se tiene noticia se atribuye a Baldomera Larra Wetoret, hija del escritor españolMariano José de Larra Hacia los años setenta del siglo XIX inició sus operaciones, prometiendo al que le dejaba una onza de oro que en un mes se la devolvería duplicada. Operaba a la vista de todos pagando un 30 % mensual con el dinero que le daban los nuevos impositores. Se dijo que llegó a recaudar 22 millones de reales y el reconocido escritor Juan Eduardo Zúñiga cifra los afectados en 5000. Su fama trascendió fronteras, como lo demuestran periódicos de entonces como Le Figaro de París y L'Independance Belge de Bruselas. La quiebra sobrevino en diciembre de 1876 cuando ella desapareció con todo el dinero que pudo, aunque dos años más tarde fue detenida en Francia y fue condenada a seis años de prisión el 26 de mayo de 1879.
En Barcelona estuvieron muy activas a finales de 2007 y en Las Palmas de Gran Canaria a mediados de 2008. También llegaron a MadridAndalucíaTenerife y a otros lugares.
Otros casos de similares características en España fueron Sofico (1974), Fidecaya (1982), Gescartera (2001) y FinanzasForex.com (2009). Pero la de mayor repercusión fue la llamada "estafa filatélica": el 9 de mayo de 2006 fueron intervenidas dos instituciones, Fórum Filatélico y Afinsa, acusadas de una presunta estafa que dejó sin sus ahorros a más de 465 000 clientes y que causó un agujero patrimonial superior a los 4666 millones de euros. Las empresas vendían sellos sobrevalorados a personas incautas y luego los recompraban por una cantidad algo superior. Sin embargo, los sellos no se revalorizaban realmente.
La Ordenación de Comercio Minorista prohibió "proponer la obtención de adhesiones o inscripciones con la esperanza de obtener un beneficio económico relacionado con la progresión geométrica del número de personas reclutadas o inscritas".

Estados Unidos

El 11 de diciembre de 2008 fue detenido Bernard Madoff, financiero estadounidense acusado de una estafa multimillonaria. La estafa podría ser el mayor fraude conocido hasta el momento; cinco veces superior, por ejemplo, a los de WorldCom o EnronMadoff era propietario de Bernard L. Madoff Investment Securities y de otra firma de asesoramiento de inversiones, la cual sería la implicada en el fraude. Si bien Madoff decía tener una "estrategia patentada", se presume que utilizaba un sistema del tipo del esquema Ponzi: usar el dinero de los inversores nuevos para pagar a los viejos.

Guatemala

Las estafas de parte de financieras “fantasmas” no son algo nuevo en Guatemala. En 1994, Autocasa, Gilsar, Afín S.A. y, más recientemente, Inversiones Prime S.A. e Inversiones Quetzal, dieron cuenta de los ahorros de los guatemaltecos, quienes creyeron en sus ofrecimientos de altas tasas de interés. Los dueños de estas entidades mercantiles desaparecieron, tan misteriosamente como surgieron, y dejaron una secuela de quiebras familiares y hasta empresariales.

En síntesis -y para terminar este capítulo especial-, es muy conveniente fijarse en el tipo de negocio, quién lo maneja, cómo se estructura, cuál es su finalidad, ver si se paga o no, cuánto de verdad hay y cuánto de estafa corre debajo suyo. Y espero que esto se entienda de una buena vez, si no lo decimos nosotros, nadie se atreve.




Publicar un comentario