sábado, 16 de agosto de 2014

OPERACIÓN SANTA PATRICIA 2.0, EL REGRESO (308ª PARTE): EL TERREMETRO (2).


  Con la canción "Colorina" de Lucía Méndez, continuamos con el tema del "Terremetro" en la Operación Santa Patricia, donde traemos mas chimuchinas.
  El caos en el Metro de Santiago el día 13 de Agosto Monumental producto de la suspensión de la Línea 4 causada por una grieta de 90 centímetros en los rieles pasada la estación Quilín, fue ampliamente comentado por los usuarios de las redes sociales, pues la gente se volcó a las calles y las otras líneas del tren subterráneo, las que en ocasiones colapsaron. 
  De hecho, en la estación Tobalaba se sintieron tanto los efectos del "Terremetro", que las sardinas hacían nata al momento de combinar con la Línea 1. El socavón que dejó la mansa patá en toda la Línea 4 del pategoma, hizo que la masa humana que se tuvo que bajar en Vicente Valdés tuviera que embuchárselas a la Línea 5, provocando un verdadero "tusunami" que casi se fue de "alejandrazo" a las electrificadas vías. En Baquedano también pasaba el caos, al igual que en Vicuña Mackenna, Vicente Valdés, Grecia, La Cisterna, Escuela Militar, Los Héroes y San Pablo. Y por si fuera poco, mucha gente que se perdió en el Transantiago a la hora de emplumárselas a sus lugares de trabajo o de estudios. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!".

View image on Twitter

View image on Twitter

  Si en el Metro el caos fue total, en los paraderos del Transantiago la cosa fue peor. En el paradero 14 de Vicuña Mackenna, las esperas fueron eternas, al igual que en Macul con Vespucio, Departamental con Vespucio, Rotonda Quilín, Rotonda Grecia, Plaza Egaña, Escuela Militar, Providencia y hasta en Plaza Italia, lugar en donde la varazón de sardinas humanas fue heavy. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!".






  En la tarde, el panorama fue igual a cuando debutó el transguáter. Sí, porque entre las 16 y las 21 horas, la varazón de sardinas humanas emergía desde la estación Grecia hacia la rotonda, lugar donde el colapso y las pataletas fueron brutales. Ni los servicios del Transantiago ni tampoco los Pullman que prestaban servicios para el Metro, dieron abasto para tanto torombolo que alaraqueaba por la grieta que dejó un riel como las reverendas a la altura del 4.200 de Américo Vespucio. Fue así como cientos de santiaguinos viajaron como chanchos en los buses hasta Vicente Valdés para agarrar de nuevo el pategoma hasta Puente Alto, mientras los carabipacos, fiscalizadores y otros sapiolas terminaron tragados en plena vía pública. Esa onda compadre.
  Muchos indignados patearon la perra por las constantes demoras en los servicios, aparte de mostrar su descontento por lo sucedido en el pategoma, que pasó a ser patelaucha por un día entero que jamás olvidarán. Y si el drama no fuera poco, mas de alguien en Vespucio se fue de infantería hacia las zonas averiadas, mientras pasadas las 22 horas en plena Viñuca Mañeka con el Metrolio cerrado por las reparaciones en la vía, muchos puentealtinos esperando micros que iban repletas y con demoras en su frecuencia, dando como resultado, que llegaran a sus casandras a la hora del níspero. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!".





Y para terminar, un sujeto se hizo el chifli bajando a las vías en la estación La Cisterna de la Línea 2 del trencito celeste, provocando que los gladiadores del subsuelo cortaran la corriente de las vías y tunelizaran los trenes NS-74 para sacar al susodicho del lugar. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

"¡KÍMBARA-KIMBARA KIMBA-KIMBAMBÁAAA... ¡KÍMBARA-KIMBARA KIMBA-KIMBAMBÁAAA...!!".

Publicar un comentario