lunes, 30 de septiembre de 2013

OPERACIÓN SANTA PATRICIA, NI AHÍ CON LOS FASCISTAS (CENTÉSIMO OCTOGESIMOQUINTA PARTE).



  Con la Marcha de San Petersburgo, damos inicio a esta 185ª Parte de la Operación Santa Patricia, con el tema de las dos capachas Vip.
 Viven en un verdadero hotel 5 estrellas pese a que están condenados por secuestro y homicidio. Álvaro Corbalán, ex CNI, es el reo que ha recibido más atenciones médicas y tratamientos que toda la población penal de Chile, que son más de 50 mil presos. Diputado Tucapel Jiménez asegura: “Todo lo que hacen es sólo para burlarse de la inteligencia de los chilenos”.
 No fue hasta la recuperación de la democracia que aquellos uniformados involucrados en violaciones a los derechos humanos comenzaron a pagar sus crímenes. Actualmente son 66 personas -entre suboficiales, tenientes, comandantes y generales del Ejército y Carabineros, además de personal de Policía de Investigaciones- los que están cumpliendo una condena, ya sea en Punta Peuco o en el Penal Cordillera.

Sin embargo, la realidad de estos presos es muy diferente a la viven los reos de las cárceles comunes y corrientes. Canchas de tenis, cabañas, parrillas, habitaciones individuales, TV satelital, teléfono celular, Internet y mayor número de gendarmes marcan la diferencia.

Insólitas atenciones médicas

Según datos obtenidos por Cambio21, el ex jefe operativo de la CNI Álvaro Corbalán, que organizó el acto de homenaje a Pinochet en el teatro Caupolicán, utiliza el Hospital Militar de La Reina como "oficina". El ex agente está condenado a cadena perpetua por varios crímenes y es el reo que ha recibido más atenciones médicas y tratamientos que toda la población penal de Chile, que son más de 50 mil presos.

Una de las mayores críticas al ex jefe operativo de la disuelta Central Nacional de Informaciones (CNI), la policía secreta de Pinochet, surgió cuando Gendarmería reveló un informe, el que hoy está en manos de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, sobre las prolongadas permanencias de Corbalán en el recinto hospitalario del Ejército.

La situación fue calificada de "escandalosa" por el diputado y miembro de la comisión de derechos humanos Sergio Ojeda, agregando que "sin duda esta situación es una falta de respeto, porque como delincuente común debiera estar pagando por sus crímenes. No puede estar recibiendo tantas atenciones. Y es por ello que hemos pedido explicaciones de todos los involucrados, desde el ministro de Justicia hasta el presidente Piñera".

Para el parlamentario Tucapel Jiménez, "todo lo que hacen es sólo para burlarse de la inteligencia de los chilenos, y es por eso que exigimos respuesta de las autoridades, que en este caso sería del ministro de Defensa Andrés Allamand". Por otro lado, el parlamentario apuntó a que Corbalán no es "atendido como cualquier recluso en el hospital, pues ni siquiera le tienen un gendarme custodiándolo. Eso no es normal que suceda", dijo a Cambio21.

¡Hospitalizado hasta por una carie!

En el año 2010 el ex jefe operativo de la CNI estuvo hospitalizado 108 días. Pasó un tercio del año en ese cómodo hospital. La diferencia de "estar hospitalizado" y estar preso en Punta Peuco es bien distinto: en el centro de reclusión, cerca de Til Til, sólo tiene visitas dos veces a la semana y con un horario restringido. Y no puede hablar por teléfono. En "las oficinas" del Hospital Militar, Corbalán recibe a sus visitas todos los días y a cualquier hora. Incluso después de las doce de la noche. Y puede hablar por teléfono desde su habitación sin ninguna restricción y a toda hora, incluso de madrugada, tal como lo comprobó en una oportunidad Cambio21.

En 2005, Corbalán hizo llegar a los medios una información señalando que tenía un cáncer a la tiroides. Sin embargo el "paciente" ha estado hospitalizado más del 60 por ciento de las veces por tratamientos odontológicos y oftalmológicos.

A saber: Sólo entre 2011 y 2012, estuvo "hospitalizado" 13 días por tratamientos a sus dientes. Tuvo una carie. Y se quedó dos días hospitalizado. Y permaneció ahí también 20 días para revisarse los ojos. O sea, tratamientos oftalmológicos. Y algo más. El hospital que le da un trato especial, lo dejó hospitalizado durante 16 días para realizarle exámenes de laboratorio. En una oportunidad, a Corbalán le sacaron sangre y lo dejaron hospitalizado tres días.

¿Premio por ser violador a los derechos humanos?

El incendio en la cárcel de San Miguel, ocurrido en diciembre de 2010 y donde 80 reos murieron, fue la oportunidad para que una serie de antecedentes salieran a la luz. Uno de los más preocupantes fue que el día de la tragedia sólo cuatro gendarmes estaban a cargo de dos mil presos, situación que contrasta fuertemente con lo que ocurre en Punta Peuco, donde hay 48 presos y 74 gendarmes, o en el Penal Cordillera donde 35 gendarmes vigilan a 10 reclusos.

Para un gendarme cuidar cerca de 500 reos no es una tarea fácil si consideramos las continuas riñas y que cada dos meses existen muertes al interior de las cárceles que no son producto de peleas.

Sin embargo, recintos en los que permanecen condenados por violaciones a los derechos humanos, como Punta Peuco, cuentan con un número de gendarmes que dobla la cantidad de reos; otra diferencia odiosa es el espacio con el que cuenta cada preso: en el Penal Cordillera Manuel Contreras habita en una amplia cabaña, mientras que los reos comunes deben compartir espacios mínimos en cualquier cárcel de Chile.

Óscar Benavides, presidente (s) de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios de Chile, conversó con Cambio21 y aseguró que "no es posible que un reo de San Miguel tenga 1 metro cuadrado para vivir mientras que en Cordillera sean 150 metros cuadrados. Con estos antecedentes ¿se puede culpar al funcionario?".

Por su parte, el abogado de derechos humanos Héctor Salazar dijo a Cambio21 que "es histórico lo de la discriminación, donde en nuestro país aún existen cárceles VIP, donde los gendarmes son prácticamente mozos de los presos".

"Lo que yo quisiera es que las condiciones de los presos de Punta Peuco la tuvieran todos en Chile y no al revés", añadió.

Ante este tema, la vicepresidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), Mireya García, dijo a Cambio21 que "acá hay una grave falta de Gendarmería de no haber actuado a tiempo, no haber requisado a tiempo todos esos elementos, que ningún preso, ningún reo en este país tiene derecho a tener. Si todos los reos tuvieran derecho a este tipo de implementación tecnológica, sería distinto. Pero aquí solamente a un reo, violador de derechos humanos, se le permite tener todo esto. Vale preguntarse cómo entró todo eso, cómo llegó a sus manos, cómo pudo utilizarlos durante tanto tiempo sin que se dieran cuenta", sentenció.

Límite de visitas

Luego que el informe de Gendarmería revelara las largas estancias de Álvaro Corbalán y otros militares encarcelados en Punta Peuco en el Hospital Militar, el ministro de defensa, Andrés Allamand, instruyó el envío de un oficio al presidente de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados informando que se ordenó restringir las estadías en el recinto hospitalario del ex jefe de la CNI.

Por lo mismo, se ordenó a su director autorizar y asumir la responsabilidad de estas hospitalizaciones.


Presos VIP

A través del Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales, Cambio21 tuvo acceso a la lista de los 66 presos que actualmente cumplen condena en el Penal Cordillera y Punta Peuco, entre los que se encuentran Manuel Contreras, Álvaro Corbalán, Carlos Herrera y Miguel Krassnoff, con condenas perpetuas y otras que llegan hasta los 260 años.
   La lista se encuentra en el Capítulo 184 de esta saga.

Publicar un comentario