domingo, 18 de noviembre de 2007

LA BATALLA DE SAN RAMÓN.

La camada purkuyenina, entraba en un estado de julepe extremo, al saber que el gran David Catilao dejaba de guaripolear al Purkuyén, luego de 35 años de ininterrumpida labor, matizada con éxitos y logros importantes que posicionaron al plantel sanramonino a la vanguardia de los más bacanes de Jaguarlandia. Lo del toqui Catilao, demostraba a la larga que no era casualidad lo de dejar al liceo tiquitaca y en las primeras posiciones de la grilla de la zona sur de Ciudad Gótica..., hasta que le llegó la hora de jubilar.
El julepe entró rapidito, ya que sin su gran gurú y papi chulo, el Purkuyén no sería el mismo y la Dirección pasaría al grupete de los más deslavados. Como era de esperarse, los hijos de la Luna Nueva entraban a batallar en serio por querer retener al toqui, sumándose a la legión este Saiyayín, que reafirmaba a los cuatro vientos que es un Purkuyenino hasta la tumba.
Entonces llegamos al mes de Julio Monumental del 2005, cuando la Cote Moena, la "Malta Morenita" Ramírez, Rita Cid , Chabe Troncoso y parte de la nenenenerviosa camada purkuyenina, lidiaban una lucha sin cuartel por darle una pega al toqui Catilao (incluso se metió el Pelluco Isla). Pero el toqui dijo nones y se fué de retiro, dejando a la Familia Purkuyén con la tarasca seca hasta hoy.
La Batalla de San Ramón ya comenzaba, llegaron al Consistorial Rogelio para intentar zurcirse a los concejalitos los maestros ciruelas Gilda Aranda, Berta Hernández, "Chespirito" Mora, Leopoldo Muñoz, Carlitros Arapob, Ingrid Grandón, Juan Lavín, Patty Mmartínez, "Skéletor" Vargas y Miguelito Hernández; a eso agregue los nombres de Claudita Carreño, "Monsieur" Contreras, Roci Ibáñez, Martuca León, Vicky Godoy, Cote Moena, "Malta Morenita" Ramírez, Chabe Troncoso, Jacqueline Martínez, Daniela Peñailillo, Rita Cid y este metrosexual. La entrada de las huestes purkuyeninas al salón del Concejo, no era de las mejores, a pesar del ánimo victorioso de la camada, por lo que los intentos fueron en vano, debido a que varios concejalitos trataron de "inútiles" a los paladines de la Luna Nueva. Esto provocó la reacción purkuyenina que, a través de Gilda Aranda, Carlos Arapob y la Patty Martínez, comenzaron a sacarse los trapitos al sol ante las torpezas del Pato Santander, un concejal que se tiró pa' San Ramón, pero que vive en La Granja, el cual alegaba que tenía hasta abogaduchos de Don Ricky..., pero que recibió una suculenta parada de sopáipa de parte del Pelluco Isla por alzado y rosquero en plena sesión.
El resultado fue incierto, el Pelluco Isla que les dió la ayudita, pero no se pudo ante una decisión personal del gran cacique de las huestes purkuyeninas. Todos los mèritos obtenidos por el toqui y su incansable labor al frente del Purkuyén, aún permanecen vivos.





Publicar un comentario