jueves, 14 de mayo de 2015

OPERACIÓN SANTA PATRICIA 2.0, EL REGRESO (371° PARTE): EL FANTASMA DEL DESCENSO (8).


  Con "D.E.V.I.L." de los alemanes Six Six Six, iniciamos el último tramo de este Túnel en la Ruta de la Operación Santa Patricia. Y lo vamos a hacer con este Purkuyenino que el día anterior a la resta de puntetes que mandaron a Cobreloa a los potreros, a eso de las 19:27 horas, sale de la Plaza de Maipú para irse en una microlia del recorrido I21 hasta la casandra de la Ale Correa, ubicada en René Olivares Becerra 4098 (entre San Benjamín y Los Inquilinos) para cumplir una promesa que este colocolino la tenía pensada cuando la petiza andaba pa' la vuvuzela y listas para el quirófano. ¿Cuál fue la promesa?. Este metrosexual le dejó una carta escrita a mano -y con acróstico incluído- en la puerta de su palacete, justo cuando la Alejandrita andaba convalesciente y con solo la luz de su pieza encendida (¡Aprende "Tiburón" Gallardo!).
  Dicho y hecho. Este Saiyayín dejó la cartita y, aunque no pudo ver físicamente a la Alejandra como era de suponerse, fue la Anita Olave quien después de la avivada de este metrosexual la leyó y la petiza quedó con la cartita en su almohada. ¿Resultado?. Puesto Bajo de la Alejandra, este colocolino que sale de la Villa Hernán Díaz Arrieta hacia el Camino a Melipilla, da la vuelta a Ciudad Satélite y regresa a la Plaza de Maipú con el celulítico esperando lo que iba a pasar con Cobreloa. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡COMO PICA LA MACHACA, LA MACHACA COMO PICA, COMO PICA LA MACHACA, LA MACHACA COMO PICA. ¡AY QUE CHACA, CHACA, CHACA CHACA, AY QUE CHACA, CHACA, CHACA CHÁ...!!!".


Foto de Andreita Acevedo Sánchez.

  Y ya salimos del Túnel en la Ruta para regresar al tema de Cobreloa y su bullado descenso..., porque ya tenemos el primer gran efecto del cual nosotros como Operación Santa Patricia lo teníamos en la mira. Sí, porque finalmente el Tribunal de Disciplina se aburrió de las estupideces del Chantasma Figueroa y le aforró un tejazo de 25 fechas por sublevado, ordaca, rosquero, xenófobo y lengua de víbora antes, durante y después de la mocha en Chillán.
  Pero eso no es todo. La situación en Cobreloa no deja de ser de las peores, si tienen a un esquizofrénico como lastre y a dieciséis pelafustanes cagándoles la vida entera. El Movimiento Autónomo ya está empezando la batalla para echar a la cáfila de payasos, mientras que el guaripola calameño Esteban Velásquez en su cuenta de Twitter (@CalamaVelasquez), no se guardó nada: Suficiente, no más dirigencia que hundió a Cobreloa. Sean dignos, renuncien, o bien firmar pidiendo su salida. Asumir otros la conducción.
  AH..., y por si fuera poco, el bromista sitio "La Legal", contó que la Tía Yoli habría mandado al Chantasma Figueroa a la dimensión desconocida y que los quilincitos ta lo habrían expulsado del fútbol chileno. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡NADIE TE QUIERE, TODOS TE ODIAN, MEJOR COMETE UN GUSANITO...!!".



  En sus 38 años de historia, Cobreloa nunca había descendido de categoría. Desde su irrupción en el profesionalismo el 7 de enero de 1977, había conseguido el ascenso a la máxima división y desde ahí nunca más se había movido. Pero la realidad en el torneo de Clausura 2014-2015 fue otra, y uno de los considerados grandes del país, terminó por cerrar una seguidilla de magras campañas, con la pérdida de categoría. ¿Qué razones explican el actual escenario naranja? Acá intentamos dar ciertas luces.
  1.  La crisis dirigencial del cuadro loíno: Ingobernabilidad probablemente sea la palabra que mejor define el estado de la dirigencia de Cobreloa, en donde la separación irreconciliable de dos grupos terminó por conspirar, en forma intencional o no eso júzguelo usted, en que los intereses del club pasaran a un segundo plano y las rencillas junto a las motivaciones personales de los directores, terminaran por pasarle la cuenta a la institucionalidad de un club que aproximadamente hace 10 años se venía cayendo a pedazos. “Caudillismos”, “totalitarismos” e inclusive períodos con un directorio acéfalo, marcaron el devenir de los del Loa.
  2.  Estatutos arcaicos: El poder de los directores de Cobreloa y el sustento de sus malas prácticas residen en unos estatutos que se crearon junto al club, pero que al readecuarse el escenario de las instituciones deportivas en Chile, no se moldearon ni modificaron en relación a la nueva manera de hacer las cosas. De esta manera, el control que tienen los directores sobre las decisiones en torno al club, es prácticamente omnipotente, dejando totalmente de lado la injerencia que en el desarrollo del club, tienen sus socios e hinchas.
  3. Ausencia de un proyecto futbolístico: Desprendido de lo anterior. Al existir una incapacidad de poder darle un cauce normal a la institucionalidad del club, cualquier tipo de proyecto o trabajo futbolístico era impensado. Si además consideramos el hecho de que ambos bandos conformantes de la dirigencia, turnaron la posibilidad de elegir DT y encargarse de refuerzos, planilla y todo lo derivado a la cancha por períodos cortos de tiempo, el resultado no podía ser otro que el expresado a la última fecha del clausura.
  4. Malas contrataciones: Esto nos remite a la parte netamente futbolística, que tiene que ver con cuerpos técnicos y jugadores. Cuando se esperaba una nueva irrupción naranja en el torneo nacional de la mano de Marco Antonio Figuera el 2013, la dirigencia optó por despedirlo aludiendo a falta de confianza (el entrenador había clasificado tercero a Cobreloa en el torneo y además le había brindado la posibilidad de disputar Copa Sudamericana). De ahí en más Cobreloa sólo alternó buenas y malas. Jorge García, Marcelo Trobbiani, Pablo Trobbiani, Fernando Vergara y Marco Antonio Figueroa nuevamente, fueron los encargados de tratar de enrielar el fútbol del club. Ninguno fue capaz de trabajar con calma y regularidad, las peleas internas se hacían públicas y los planteles se veían cada vez más mermados en nombres, donde quienes brillaron en algún momento se fueron y los que llegaron fueron incapaces de suplir si quiera en la mitad de su calidad, a los que ya no estaban. ¿La razón de tan malas elecciones? El negociado con los representantes y las platas que de esto podía obtenerse.
  5.  Hemos analizado cuatro puntos que explican de cierta manera la debacle que un grande del fútbol nacional vivió, pero quizás y probablemente así sea, existan más razones que permitan entender de mejor manera cómo desde sus adentros, la dirigencia de Cobreloa logró descender al club, con malas gestiones, malas prácticas, incompetencia total para dirigir un club de fútbol y ser simplemente un grupo de personas que sólo velaron por intereses propios dentro de un club que vieron como el sitio ideal, para lograr fortunas individuales. 
  6.   Ahora, lo que falta para que la trama se complete, es la renuncia de todos los directivos zorrunos que mandaron a Cobreloa a los potreros, junto con la PLR al Chantasma Figueroa y, para qué decirlo, el Tatán Vivaldi que quedaría inhabilitado de por vida por xenófobo y la aplicación de la Ley Zamudio. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

     "¡NADIE TE QUIERE, TODOS TE ODIAN, MEJOR COMETE UN GUSANITO...!!".
cobreloacalama_112654

Archivo | AgenciaUno

  Y como ha sucedido en los capítulos anteriores, tenemos noticias de la Operación Santa Patricia, donde la Gordi empezó el show con Don Francis al soltar la pepa y decirle al cabezón que todo su Gabinete está en capilla y, finalmente cagaron el Peinadillo, el "Onur" Elizalde, Arenitas, la Ximerrica Rincón y la Claudia Barattini. La telecebolla del Colo terminó en tragedia, porque el Tito Tapia se echó el pollo por culpa de Mosa que echó con viento fresco a Miguel Riffo y a Juan Ramírez..., y ahora se postulan el "Bichi" Borghi, el "Coto" Sierra, el "Toto" Berizzo, el "Arjona" Vergara y el petazeta Lillo. Y ya se termina la exitosísima telecebolla "Pituca Sin Lucas", donde el tránsfuga del Pepe Toño otra vez se arranca de Chilito y lo vuelven a pillar estafando, por lo que la Tichi y sus tres hijas arrancan otra vez de La Dehesa y regresan a Maipú, con esto, la Tichi se casa con el Tiburón, la Belencita se queda con el Fidel, la Jesús con el Salvador, la vieja Tila con Don Benito y la Gladys con el Felipín.
  Conclusión: Alejandra Correa roncando como perro con moquillo en su pieza, el Chantasma Figueroa castigado por jugoso, la Gordi pasando la retroexcavadora, Tito Tapia se viró por la mansa camarilla en el Colo, la Tichi se regresa a Maipú..., y la U se queda sin estadio. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡KÍMBARA-KIMBARA KIMBA-KIMBAMBÁ... ¡KÍMBARA-KIMBARA KIMBA-KIMBAMBAAAAA...!!".


Asesora de ex ministro Rodrigo Peñailillo fallece de un paro cardiorrespiratorio

Publicar un comentario