domingo, 1 de febrero de 2015

PITUCA SIN LUCAS, LA TELECEBOLLA DE LOS EMBARGADOS QUE CAYERON EN MAIPÚ (PARTE 13).




    Con la canción "Si te agarro con otro te mato" del bifechorizo Cacho Castaña, comenzamos a desmenuzar siete nuevos capitulitos de "Pituca Sin Lucas", donde nos preparamos para ver a la Reineta cayendo redondita por sus innumerables pastelazos, a la hocico de alcantarilla de la María Jesús que se empieza a dar cuenta que de nada le sirve vivir engañando a todo el mundo y, la caída del tránsfugo del Pepe Toño en la Iglesia.
  En materia de rating, el culebrón del Mega arrasa con sus 26,7 puntarelis contra los 8,9 puntetes de Chilevisión y los 5,7 de Canal 13. Pero nadie contaba con que en TVN se aburrieron de tener un culebrón como lastre y mandaron cortina a "Caleta del Sol" por su horrendo rating de 4 puntetes, cosa que dejó a los actores de esa pomada sin pega y sin lucas. Mientras eso ocurría, el éxito de "Pituca Sin Lucas" se refrenda en que la Pao Volpato es rostreli del "Verano con Lucas" de los supermercados Santa Isabel. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡Y YA LO VEEEEEN Y YA LO VEEEEEEEN. EL QUE NO SALTAAA..., SE VA A LA BBBBBBB...!!".






  Empezamos esta parte de la saga en el Capítulo 62, donde la hocico de alcantarilla de la María Jesús le dice al Felipito que es muy pronto para pisar el palito y que está harto malena emocionalmente por los atados familiares relacionados con los chirimoyos del tránsfugo del Pepe Toño; harto infelíz esta rucia retamboreada. La Belencita se enfrentó con la "Margarina" Bravo, que se quiso burlar del embargo que tiene a la palitroque con patas de la Tichi con la mansa angurri; la matea trató a la pendeja de petaca y, el jote del Fidel la remató en el suelo tratándola de amargada. A lo Martín Vargas entró el Goyo para aforrarle al Esteban un feroz cornete que lo lanzó derechito a la lona, dejando a la Reineta con ataque de caspa y al mozo con las costillas hundidas; al día siguiente, el maricueca del Enrí echó al agua a su compipa tratándolo de "Otelo de Mundo Mágico" y le restregó en la cabeza la guagua que tendría con la guatona tetona de la Jennifer. El Tiburón empezó rapidito a sacar los cachibaches de la casandra de la Tichi, antes que se las enajenaran en su propia cara; la palitroque con patas ordenando las cajas para que el hombre escualo las lleve al lado, la vieja Tila se va con cuática a la casandra de Don Benito que no para de roncar como perro con moquillo las noches enteras, la Belencita cachó al toque que al Tiburón se le quedó el celulítico donde la camboyana de la Cata Tagle lo sigue joteando y, la hocico de alcantarilla de la María Jesús sigue jugando a la gallinita ciega con el Felipito en el depa. El Tiburón cachó a la Gladys obsesionada con el Pato Penicilina; prefiere más a un chascón con pinta que a un pituco sin llobri. El jote del Fidel le señala a la Belencita que perdone la actitud de la petaca de la "Margarina" Bravo, pero que su polola tiene razón al ponerse celosa porque a él aún le pasan cosas; aparte de celosa, petaca y tonta, es una resentida de mierda. Por su parte, la hocico de alcantarilla de la María Jesús le revela a la Belencita que con el lacho del Salvador están enamorados y que no sabe qué cresta hacer; su hermana le aconseja que deje al Felipito o si no, será infeliz el resto de su patética vida. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡QUE BUENA ESTÁ TU HERMANA, TU HERMANA, TU HERMANA...!!".







  Entramos al Capítulo 63, donde el Pato Penicilina entró con la bala pasá; después de hacerle arrumacos a la Gladys, le paró los carros al Felipito, diciéndole que mejor se meta con la hocico de alcantarilla de su polola. A propósito, el Felipito pregunta de qué mentira hablan las hermanitas Risopatrón, donde la Belencita le inventa la chiva que es por la propuesta de matricidio que le hizo a la florerito de mesa de la María Jesús; el pololo de la hija de la palitroque con patas de la Tichi le aconseja a su polola que deje el rencor de lado y apoye a su madre en los momentos más peludos que vive. El Tiburón recibe a la camboyana de la Cata Tagle y se entera de los mensajes por "wasap" que le manda; la cogote de jirafa se quiso pasar de lista con el hombre escualo, entró la Reineta a mechonearla, pero la discípula de la Patty Navia la trató de chula arribista y se fue nomás. La palitroque con patas de la Tichi, en una conversa con el amarillento del Rafadel, le advierte que no permita que el tránsfugo del José Antonio se acerque a su palacete, porque si el perla lo hace llamará a los carabitates; buenos días buenas tardes, la vieja Tila cagó también, la casandra quedó vacía y la flacuchenta cocinando en el feudo de los Gallardo (¡Mish...!). En el Terminal Pesquero, la Reineta le cuenta al lacho del Salvador que el Tiburón tiene su oficina convertida en casa de huifas; el picaflor manda a la zorra al Goyo y al maricueca del Enrí por no cerrar la jeta. Por último, la hocico de alcantarilla de la María Jesús llega a la casandra de la palitroque con patas de su mamurri a pedirle perdón, después de armar la mansa cuática por el calugazo que se da con el Tiburón en el Terminal Pesquero; la llorona le dice que lo del hombre escualo le dolió mucho, pero que la apoyará, momento en que ambas se abrazan y lloran a mares. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así... 

 "¡FALSA..., FALSA FALSA (TAN TARAAARAN), COMO BESITO DE SUEGRA (CHANN)...!!".





  En el Capítulo 64, la hocico de alcantarilla de la María Jesús le dice a la palitroque con patas de la Tichi, que la perdona, pero que no volverá a la casandra porque no puede estar tan cerca de los Gallardo; ah, y el lacho del Salvador no es de esa familia, tontorrona de mierda, ah, ah, ah...??. El mujeriego del Benja le fue a preguntar al jote del Fidel si estaba la Belencita; el cabro le dijo nones, la "Margarina" Bravo trató de engrupirlo y la Belencita quedó como bacinica de orangután. La Reineta no para con sus chifladuras y ahora quiere hacer comer pasto al Goyo y al maricueca del Enrï; como los dos no son giles para no darse cuenta de los pastelazos de la jetona, no se las aguantaron y se fueron a comer a otra parte. La casandra de los Gallardo más parece un taller de chatarras con tantas cosas; comen juntos y la Pitita pela más que panelista de programa de farándula. Don Benito le regala a la vieja Tila el vestido para la primera comunión de la Pitita; mientras tanto, al Miguelito lo pilló la helada que a pesar del guaraponte pasmó la calabaza. El lacho del Salvador le cuenta a la hocico de alcantarilla de la María Jesús, que entrará a estudiar y le declara que daría la vida por estar con ella; sin embargo, la hija descarriada de la palitroque con patas de la Tichi, le dice que adelantará su matricidio con el Felipito (¡Toma!). La camboyana de la Cata Tagle, pilla a la palitroque con patas de la Tichi besándose con el Tiburón; y más encima exclama ¡La monja Tichi atracando...Qué heavy...!!. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así... 

 "¡QUIERO UNA VEZ..., OTRA VEZ..., VARIAS MÁAAAAAASSS...!!".





  En el Capítulo 65, la camboyana de la Cata Tagle pilló atracando a la palitroque con patas de la Tichi, que después echó al Tiburón al tratarlo de desatinado; pero la ricura la terminó echando al agua por cínica y por monja de cuarta división. El Goyo no es ná tan pavarotti para entrar y echar al agua a la Reineta por su artillería de pastelazos; la peluca, el vestuario y hasta el mozo son falsetes, y el maricueca del Enrí le restregó la azotea diciéndole que su enamoramiento con el cabeza de pingüino se fue a las pailas. La hocico de alcantarilla de la María Jesús le dice al lacho del Salvador que aceptará casarse con el Felipito, porque necesita ayudar a su familia económicamente; el picaflor le pide a la rucia que no pise el palito porque estudiará para ayudarla. pero la hija descarriada de la palitroque con patas de la Tichi no suelta la cuerda por el cabeza de bisturí. Cagó redondita la palitroque con patas de la Tichi y por partida doble; la camboyana de la Cata Tagle le pasó la retroexcavadora a la flaca pitilla por gansa y, se le apareció el Comisario Bing Bing Bing que le embargó los bienes por el manso hoyo que dejó el tránsfugo del Pepe Toño. En ese mismo acto, la vieja Tila entra a tirarle mierda a los ratis, pero éstos no se la aguantaron y le pararon los carros; el Tiburón entró dándole la pasá al Comisario Bing Bing Bing para que se lleven las cosiacas, mientras la camboyana de la Cata Tagle se iba y la palitroque con patas de la Tichi se comía su segundo embargo. Apareció el mozo en la casandra de la Reineta luego de que 
ésta y los dos gilipollas se vistieron de frac; el maricueca del Enrí se soltó las trenzas. La hocico de alcantarilla de la María Jesús le dice a su novio Felipito, que se casen lo antes posible; el doctorcito se pone muy contenturri. Por fin llegó el vestidito de Primera Comunión para la Pitita que se lo dió Don Benito a la vieja Tila; hasta el Tiburón quedó con los ojitos albos. Por último, la Belencita acepta pololear con el mujeriego del Benja y ambos tortolitos atracan en la salsoteca; el jote del Fidel, que también estaba en el lugar, se enyegüece rapidito y sus ojales se le llenan de lágrimas. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así... 

 "¡FALSA..., FALSA FALSA (TAN TARAAARAN), COMO BESITO DE SUEGRA (CHANN)...!!".




  El Capítulo 66 nos trae al jote del Fidel que anda chato tras el atrque de la Belencita con el mujeriego del Benja; el jote del Fidel quebró un vaso para después tirar la toalla, el lacho del Salvador y el Goyo se juntaron a tomar y, terminaron llevándose al Fidel pa' la casandra, mientras la Gladys andaba con el Pato Penicilina. El Tiburón es el rey de los galancetes luego de que se puso a parlar en el balcón con la palitroque con patas de la Tichi; a la tumba se fue la camboyana de la Cata Tagle. En la casa de la Reineta, las cosas están patas para arriba; primero, el maricueca del Enrí no para de llorar pues Francisco Javier, el perrito de la Reineta, murió al atragantarse con un hueso de pollo. El jote del Fidel y el mujeriego del Benja, tuvieron que zamparse a la "Margarina" Bravo por falsete; el primero la dejó calleuque el loro y, el otro le cerró la sanguchera por agilada. Además, Esteban -el mozo- llama a la Reineta para decirle que no puede juntarse con ella por una "supuesta reunión de negocios"; pero en realidad el sofisticado novio de la locateli debe atender a su patrón que llegó de viaje porque ¡Es mayordomo! (ahí quedaron los dos falsos). Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así... 

 "¡FALSA..., FALSA FALSA (TAN TARAAARAN), COMO BESITO DE SUEGRA (CHANN)...!!".




  Y por fin llegamos al álgido e impactante Capítulo 67, que se abre cuando la Reineta pega el manso grito a Don Aurelio, sacando su papel de vendedora de pescados ante el cínico del Esteban en el depa; se sacó la peluca más falsa que sostén de papiro, le enrostró las mentiras del jetón (ni el depa ni el toco eran suyos), le contó que hasta le bailó, le hizo un Grado 3 y hasta la llegó a preñar. Acto seguido, el hombrón lo miró fijo y lo mandó cortado por gil, mientras la Reineta se fue llorando por todo el trayecto hasta la Ciudad Satélite 2, o sea, Huinganal, El Rodeo, La Dehesa, Costanera Norte, Autopista General Velásquez, Camino a Melipilla, Parque Central Poniente, Lago Albano y Jorge Guerra hasta la casandra del Tiburón; ahí se acabaron los pastelazos de la Reineta que, por querer ganarle a la palitroque con patas de la Tichi, terminó comiéndose la peor humillación de sus patéticas vidas. Stella Paola González González, la Reineta, llega hasta la casandra del Tiburón tras su humillación, para pedirle perdón por todas las locuras que ha hecho, y para contarle que volverá a hacer la Reineta que todos lo machotes la desean; de regreso ya en su casandra, se entera que Francisco Javier, su perro, ¡Estiró la pata!; se puso a llorar después de mandarle flor de raspacacho al maricueca del Enrí y cacareó que el can le valió 450 lucrecias pagaderas en 36 cuotas. 
Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así... 

 "¡ESE MUERTO NO LO CARGO YO (QUE LO CARGUE AQUEL QUE LO MATÓ)...!!".


  La hocico de alcantarilla de la María Jesús visita a su familia para contarles una importante noticia; la mayor de las hermanas se casará con Felipe Aldunate (el Felipito) y, regresa definitivamente a la casandra, preparando el escenario para la Primera Comunión de la Pitita. El Pepe Toño ya está completamente rodeado y el Rafadel le dió flor de ultimátum; o se va de Chilito ahora, o se entrega a la Justicia, no hay otra salida. El panadero chocó y Don Benito saltó como león herido; llamaron al Tiburón y hasta el Goyo se pone a cantar. ¡Llegó día que tanto esperaba Pitita! Su Primera Comunión; mientras la menor de las Risopatrón leía un discurso, apareció el tránsfugo de su padre de sorpresa y ella corrió a abrazarlo. La felicidad no duro demasiado porque, en cuestión de minutos, llegaron los ratis y tomaron detenido al estafador del José Antonio, dejando la mansa tendalá en la Iglesia; el Comisario Bing Bing Bing entró como pedro por su casa y esposó al tránsfugo, acusado de estafa, evasión tributaria y constante evasión a la Justicia, lo que le acarrea hasta 15 años encerrado en el chucho. La Pitita quiso burlar a los polis queriendo pescar a su papi, pero la palitroque con patas de la Tichi la pescó de un ala, la vieja Tila quedó con el hocico abierto y la hocico de alcantarilla de la María Jesús llorando en los brazos del Felipito: el Goyo peló que la Tichi es tan quemada que ahora parece una centolla en veda, pero el Miguelito fue más allá, al decirle a Don Benito que el Pepe Toño era un delincuente, lo que indignó al vejete.  Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así... 

 "¡AHORA TE VAS, TE VAS, TE VAS, TE VAS, TE VAS, TE VAS, TE VAS... PA´ LA BBBBBBBBB...!!".


  Ya fuera de la Iglesia, el Comisario Bing Bing Bing le comunicó a la palitroque con patas de la Tichi que al tránsfugo del Pepe Toño se lo van a llevar al Cuartel Borgoño de la PDI para luego pasarlo a Genadrmería, órgano que lo mandará derechito a la Peni sin ningún beneficio carcelario y, formalizarlo por los delitos ya mencionados: la Pitita salió desaforada a pillar a los ratis, pero fue el Felipito quien la atajó en plena calle, la chicoca llorando, la vieja Tila cacareando y el Tiburón que entra a la pelea. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así... 

 "¡Y YA LO VEEEEEEN Y YA LO VEEEEEEEEN... EL QUE NO SALTAAAA..., SE VA A LA BBBBBBB...!!".

Publicar un comentario