lunes, 26 de enero de 2015

PITUCA SIN LUCAS, LA TELECEBOLLA DE LOS EMBARGADOS QUE CAYERON EN MAIPÚ (PARTE 11).


  Con "Terremoto", interpretado por Tito Nieves junto a Daddy Yankee y Don Omar, iniciamos esta undécima parte de la saga con siete nuevos capítulos de "Pituca Sin Lucas", que tienen totalmente descarrilada a Stella "Reineta" González tras perder al Tiburón Gallardo a consecuencia de su funesto circo que armó con el Goyo. Siguen las penurias de la Tichi Achondo y su familia..., y se agregan nuevos elementos a la historia. En materia de rating, las producciones de TVN y de Canal 13, arrancaron del prime y ya ostentan 4 y 6 puntos de rating cada uno; mientras que Chilevisión saca pecho con sus 9 puntos, inalcanzables para pillar al Mega que lleva 27 puntetes.



  Todo parte en el Capítulo 48, cuando el Comisario Bing Bing Bing y los suyos, terminaron pillando a la Tichi de mentirosa, ya que la vieron con el estafador del José Antonio en el Cerro San Cristóbal; una mas y se va derechito a la Correccional de Viñuca Mañeka por cómplice y encubridora de un delincuente (Artículos 14 al 17 del Código Penal). Se acabó el amor para la Reineta; el Tiburón la borró del mapa y los pastelitos cagados de la risa con sus peores estupideces. Sigue el lloriqueo de la tontorrona de la María Jesús; el Felipito le pide que vuelva, pero todavía no se quiere operar del lacho del Salvador. La vieja Tila empezó a espantarse porque la Tichi le contó que al Pepe Toño lo andan buscando por estafador; hasta se cambió el nombre el pelafustán y se arrancó del hotel cuando ya estaba rodeado por los ratis. Atrasaditos llegan al cole la "Margarina" Bravo con el jote del Fidel; Don Benito los sacó cascando por cimarreros. Se enfría el affair entre la María Jesús y el lacho del Salvador; y pillamos al Benja coqueteando con dos minocas buenas para el merecumbé. El Goyo entró implorando a la Vírgen para que la guagua de la Jennifer no sea la suya; el maricueca del Enrí lo retó por mala clase y la Reineta regresó al Terminal Pesquero dando puro jugo. La Tichi le contó al Tiburón que se va a operar del estafador de su marido, después que dejó con varicosele a la vieja Tila por amargada, terminó dándose piquitos con el pescadero sin saber que la Reineta andaba afuerita. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡YA TE LLEGÓ... LA HORA  FATAL... ¡NUNCA TE CASES CON ESTE ANIMAL...!!".






  Llegamos al Capítulo 49, donde la Tichi se va de piquitos con el Tiburón en el Terminal Pesquero; mientras que el lacho del Salvador se andaba comiendo a la María Jesús, antes de que termine pateado. El angustiado del Goyo amenazó con virarse de la casandra locateli; el maricueca del Enrí entró a lloriquear y la Reineta le paró los carros por andar mal del chape. La palitroque con patas de la Tichi se cansó de vivir con tantas mentiras y, frente a sus hijas y a la vieja Tila, anunció que se va a separar del estafador del Pepe Toño; la Belencita no dijo ni pío, la vieja Tila quedó con ataque zorricuático, la María Jesús se fue a llorar al water como las cabras chicas..., hasta que la palitroque con patas se fue a la durma, se sacó el anillo y se fue de Puesto Bajo. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡COMO PICA LA MACHACA, LA MACHACA COMO PICA, COMO PICA LA MACHACA, LA MACHACA COMO PICA. ¡AY QUE CHACA, CHACA CHACA, AY QUE CHACA, CHACA, CHACA CHÁ...!!".




  La Gladys con el Pato Penicilina se preparan para el mambo que tendrán en Plaza Italia; el lacho del Salvador manda al agua al palmípedo y el Tiburón termina canturreando. El vejete de Don Benito quedó dos veces con el viagra en las manuelas; primero porque la vieja Tila le chantó la renuncia y, después el Miguelito quedó hecho un quique. El Pato Penicilina con la Gladys se encontraron de improviso con la llorona de la María Jesús; y el manilla de corneta del Felipito haciéndose el gil. La rota de mierda de la Reineta entró a sacar la picota para calentar a la Tichi frente a la Virgencita; la palitroque con patas la aterrizó de una y la enferma del mate quedó con la mansa vena. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!".






  En el Capítulo 50, aparece la fogosa y despampanante Cata Tagle, que deja loquitos a los pescaderos; en el intertanto, la ordinaria de la Reineta fue parada en seco por el Goyo, tras pillarla mechoneando a la palitroque comoon patas de la Tichi, lo supo el Tiburón y la loca de remate quedó con una patuleca fuera por indisciplina. En el Colegio Altair, el Benja se llevó a la Belencita y al Fidel; imagínense en qué terminará. La Reineta fue retada por el maricueca del Enrí porque anda como las guachucheras; llegó la Jennifer que le mete otro golazo al Goyo por la guagua y la Reineta lo repasó con ajo y sin anestesia. La Belencita repasó a la llorona de la María Jesús porque no sabe si se queda con el Felipito o con el lacho del Salvador; mientras que la "Margarina" Bravo sigue con sus montajes chantas. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!".




  


  En el Capítulo 51, la Pitita se va a ver monos animados; mientras la palitroque con patas de la Tichi termina aplanando a la llorona de la María Jesús por desatinada. El Benja andaba pidiendo fiado a la "Margarina" Bravo; paga la cuenta sinvergüenza. El Felipito quiere puro rearmar su pololeo con la llorona de la María Jesús en un tocomocho entre La Dehesa y el Camino a Melipilla; pucha que les cuesta a los tortolitos. Entre las estupideces de la Reineta y las mariconadas del Enrí, el Goyo todavía no se saca el golazo que le metió la Jennifer; avíspate re weón. A la palitroque con patas de la Tichi no le quedò otra que contarle al Tiburòn lo del cara a cara con el trànsfugo del Pepe Toño; de que los del balcòn se andan buscando, se andan buscando. La Gladys invitó al Pato Penicilina a una noche ¡¿de sexo?!!; y el Felipito andaba de sapo. Don Benito le fue a contar a la vieja Tila que al Miguelito se le quemó la casandra y quedó en la calle; el vejete hará un evento benéfico para el mozalbete en la sede vecinal, la vieja le dió la pasá y después recibió flor de langüetazo. El Felipito le contó a la Gladys que vuelve con la llorona de la María Jesús; la rabanita se enyegüeció y se acabó la amistad para después apapacharse con el Pato Penicilina en la Universidad. No hay caso, el lacho del Salvador fue mas pavarotti y menos vivaldi con la llorona de la María Jesús; ni siquiera la ayudó a descargar las cajas en el Terminal Pesquero. Y por último, el Tiburón no aguantó más a la Reineta que terminó con la mansa vena porque anda laburando con la palitroque con patas de la Tichi; de puro resentida que anda la perra. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!".







  En el Capítulo 52, la llorona de la María Jesús empezó con sus pataletas tras los cahuines de la Reineta; la rucia se arrancó, alegó como las maracas, dejó plantado al Salvador y se fue llorando por Vespucio y el Camino a Melipilla hasta la Ciudad Satélite. Dijimos que a la Reineta se le soltaron las trenzas y los tornillos, pero ahora se largó al barrio alto a dejar la mansa tendalá; quiso carterear a las cuicas, pero una de ellas le aforró un cachamal de aquellos que la dejó mas perdida que repartidor de condones en misa. Siguiendo con la tonta chiflada, se compró una blusa blanca, una falda negrete y una peluca mas ordinaria que avioneta con parrilla; de ahí se fue a comprar un perro mas falso que evangélico repartiendo la hostia. Tenemos parejitas donde codearse para el pelambre; el Benja estudiando con la Belencita, la "Margarina" Bravo con el jote del Fidel antes que los enderezara Don Benito y, la palitroque con patas de la Tichi con el Tiburón, antes que la llorona de la María Jesús los pillara dándose calugazos. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡YA TE LLEGÓ... LA HORA  FATAL... ¡NUNCA TE CASES CON ESTE ANIMAL...!!".





 

  En el Capítulo 53, las pataletas de la María Jesús dejaron la mansaca en el Terminal Pesquero después que pilló a la Tichi agarrándose a calugazo limpio con el Tiburón; se arrancó con los tarros, el lacho del Salvador la atajó y se la llevó a la casandra y el Goyo quedó nenenenenervioso. La Reineta sigue con sus chifladuras y carriles en el Barrio Alto; se engrupió a un taxista falseando la realidad, se va a una tienda de mascotas y mas encima se compra un maltés mas trucho que ejecutivo de Penta, que vale 450 lucrecias pagaderas en 36 cuotas, al que le puso "Francisco Javier". El Pato Penicilina ya se joteó a la Gladys, después que pateó al Felipito; el cabro sí que es buena tela con la cabra. La palitroque con patas de la Tichi terminó peleando con la llorona y gorrera de la María Jesús; la vieja Tila empezó a meter su cuchara y al final le echaron la culpa a la Reineta por los atados, sin asumir que hubo un calugazo con el Tiburón. La Belencita se quedó con el Benja que lo ayuda harto; pero luego de ir a pedirle fiado al Miguelito, dejó al Fidel con ataque de caspa por un cahuín de la Pitita con el Che Chico. Las pataletas de la María Jesús no paran, ya que ahora anda llamando al Felipito para querer virarse; y el Fidel pateó a la Belencita por latera, amarga y caprichosa de mierda. En la Villa El Abrazo, la pareja de idiotas andaba pasando la aspiradora y alegando como las mamás; en eso apareció la Reineta comprando puras fastuosidades, contando puros chamullos a los dos gilipollas y mostrando una reviysta donde aparece la Mary Rose Mc-Gill. El lacho del Salvador le contó al Tiburón que la llorona de la María Jesús se peleó con la palitroque con patas de la Tichi por el manso calugazo en el Terminal Pesquero, que se anda haciendo la fuerte pero que simplemente es muy pencahue; no puedes comparar a un matasanos que con poco gana, a un pescadero que se saca la cresta trabajando. La llorona de la María Jesús le cuenteó al Felipito que se quiere puro virar de la casa después de pelear con la palitroque con patas de su mamá; puta la yegua que anda como la callampa, no...? (y todo por el Tiburón, no por la Reineta). La Tichi se viró del Terminal Pesquero y la vieja Tila volvió a meter la cuchara; hasta que la palitroque con patas finalmente descaseteó que la llorona de la María Jesús la pilló besándose con el Tiburón. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡ARROZ, ARROZ, ARROZ CON PALITO Y CAMARONES QUIERO COMER...!!".




  


  Rematamos esta undécima parte de la saga en el Capítulo 54, donde la vieja Tila cachó altiro que la palitroque con patas de su hija anda perdidamente enamorada del Tiburón, cosa que dejó a la llorona de la María Jesús con ataque zorricuático y trastorno bipolar; el Felipito le dijo bien clarito a la rucia, que no saca nada con arrancarse de la casa si no se ponen a conversar, pero la hocico de alcantarilla sigue con su funesto show. El Tiburón le recordó al lacho del Salvador, que cuando desertó del cole para dárselas de pescadero, calentaba el asiento más que el Longton; y más encima, el cabro metió la chiva de que quiere meterse a estudiar una carrera (¡Saaaa...!!). La ordaca de la Reineta con el maricueca del Enrí, llegaron al depa de la Mary Rose Mc-Gill de Jarpa para seguir con sus estupideces; después de la conversa y los chamullos, la socialité les aclaró que el golf no es solo para cuicos. La palitroque con patas de la Tichi partió su día recogiendo la basura con el Tiburón, el cual le aconsejó que no se echara a morir; y la hocico de alcantarilla de María Jesús no termina de lloriquear en el desayuno junto con la vieja Tila. La Reineta empezó a aprenderse los términos cuicos que le pasó la Mary Rose, en boca del maricueca del Enrí; pero el Goyo le gritó que la "dutcha" está "lis-ta", se fue con el pluma gay a la salsoteca y la locateli quedó con el can de mentira. Don Benito y la vieja Tila, organizaron la mansa parranda a beneficio del Miguelito en la salsoteca; llegaron la Belencita con el Benja, la Gladys con el lacho del Salvador, la "Margarina" Bravo con el Fidel, la hocico de alcantarilla de la María Jesús con el Felipito, el Goyo con el maricueca del Enrí, el Pato Penicilina y hasta la Jennifer. La noche más movida tuvo la palitroque con patas de la Tichi; hizo dormir a la Pitita, parló con el Tiburón y se enfrentó en su tercer cara a cara con el estafador del Pepe Toño. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡LO QUE GUARDO ES UN MONO COGOTERO, UNA VACA Y UN TERNERO Y UN TORO MARICÓN...!!".









Publicar un comentario