miércoles, 28 de enero de 2015

PITUCA SIN LUCAS, LA TELECEBOLLA DE LOS EMBARGADOS QUE CAYERON EN MAIPÚ (PARTE 12).



  Con la canción "Señor locutor" de la mexicana Verónica Castro, iniciamos esta duodécima parte de la saga que recopila todos los capítulos de "Pituca Sin Lucas", culebrón que en este cómputo saca 26,5 puntos de rating, por sobre los 8,8 puntetes de Chilevisión, los 5,6 puntos de Canal 13 y los horribles 4,1 puntos de TVN. 


  Empezando en el Capítulo 55, donde el tránsfugo del Pepe Toño intenta intimidar de manera infructuosa a la palitroque con patas de la Tichi, pero ella lo dejó como estaca y listo para que lo pillen; llegó el Comisario Bing Bing Bing y el estafador de mierda terminó rodeado y arrancó asustado después que la flaca lo mandó a freír monos al África. La salsoteca terminó convertida en un ring de box donde, combos iban, combos venían; el lacho del Salvador se tomó como tres grapas para empezar a calentarse contra el Felipito y la llorona de la María Jesús, dando como resultado que los dos princesos se agarraron a combo limpio y el doctorcito se fue de comboy directo a la lona. Siguiendo con la zalagarda en Bellavista, el Tiburón entró directo a pararle los carros al Salva para que fuera a pedirle perdón al paltón, pero el perla lo siguió rematando en el piso; luego empezó la pelea entre la Gladys y la María Jesús, donde las dos bien pudieron terminar mechoneándose hasta en el water. Terminada la trifulca, los que más perdieron fueron la vieja Tila, Don Benito y el Miguelito, porque los perlas se anduvieron agarrando a charchazos y puñetes hasta más no poder; y ya más en frío, en la Ciudad Satélite metieron al lacho del Salvador a la ducha helada, mientras que el Felipito quedó como membrillo y la hocico de alcantarilla de la María Jesús terminó hinchada. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡EN EL RODEO DE LOS ANDES COMADRE LOLA... ¡LE PEGARON SU PUÑETE AL GUATÓN LOYOLA...!!".



 

  Ah..., y a propósito de hinchar las bolas, la Reineta se sigue haciendo la mona linda si no le ha ganado a nadie; claro, si quiere hacerse la cuica para querer ganarle a la Tichi, pero más adelante veremos que las pierde todas, pierde a un mozo que se querrá gastar y terminará llorando por asopada. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!".














  En el Capítulo 56, el Tiburón le confiesa a la rogelia de la Gladys que está enamorado de la palitroque con patas de la Tichi; y la cabra chica se terminó enyegüeciendo de puro agilada para mandarse a cambiar a su pieza. La Tichi le contó a la vieja Tila que llegó el Comisario Bing Bing Bing a pillar al tránsfugo del Pepe Toño y el estafador de mierda se tuvo que fondear; la clasista de mierda quedó con ataque de caspa y con soponcio. La Belencita trata de parar en seco las pataletas de la hocico de alcantarilla de la María Jesús que quiere puro echarse el pollo de la casandra; pero la rucia no quiere ceder. El Tiburón le paró la sopaipa a la palitroque con patas de la Tichi por atarantada; eso le pasa a la flaca pitilla por aguantarse al Pepe Toño y mentirle a los ratis. El jote del Fidel le pone paños fríos al lacho del Salvador por el manso jugo que dió en la salsoteca; con eso, la llorona de la María Jesús quedó como las perras tras la tole tole. La locateli de la Reineta es tan ridícula, que se la pasa haciendo pilates con una pelota saltarina; entre el Goyo y el maricueca del Enrí le pararon los carros. El Tiburón por fin ejerció la patria potestad restregando al lacho del Salvador por el condoro que se mandó en la salsoteca; lo que más le dijo el hombre escualo a su hijo pescadero, es que si el Felipito con la María Jesús andaban juntitos, que mejor se corriera pa'l lado. El Goyo y el maricueca del Enrí, llegaron al Country Club de La Reina con la Reineta, que no le daba ni al quinto bote ni tampoco al caddy para aforrarle el pelotazo a los 18 hoyos; es más, el cabeza de tortuga peló que a la locatelli la echaron de otro club de golf por charcha. Siguiendo en el Club de Golf, el trío de pastelitos siguió con sus estupideces en uno de los carritos; querían bañarse en la laguna con bandera rogelia y los guardias los sacaron cascando y con orden judicial. La Belencita le ganó el round a la "Margarina" Bravo en el cole; y el Fidel haciendo muzarañas hasta que terminó tiritando. Y rematamos este capítulo con la Cata Tagle que llegó al Terminal Pesquero a comerse rico al Tiburón; avíspate poh Tichi. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...


 "¡QUIERO UNA VEZ..., OTRA VEZ..., ¡VARIAS MÁAAAAAAASSSS...!!".

image



  El Capítulo 57 nos muestra a la Cata Tagle arrancándose con los tarros tras besuquearse rico con el Tiburón; después le fue a contar todo a la palitroque con patas de la Tichi. El Felipito pilló al parcito de mateos pelando como las viejas carboneras en medio de una prueba, la Gladys con el Pato Penicilina llegaron atrasados echándole la culpa al Transchantete, por lo que el doctorcito los mandó p´ajuera. En la panadería, la vieja Tila le andaba preguntando al Miguelito cómo le fue en la venta de hot dogs; el angustiado saltó en una patuleca porque le fue como tuna. Los guardias del Club de Golf pillaron haciendo picnic a la Reineta, al Goyo y al maricueca del Enrí; cuando iban arrancando del sector del lago, se los llevaron ahorcados a los tres chiflados y los echaron con viento fresco. La Gladys cachó que el Felipito andaba en esos días; hasta que la hocico de alcantarilla de la María Jesús lo llamó para ir a buscarla y sacarla de la casa, la Tichi quedó pagando después de preguntar y, la vieja Tila quedó hablando puras cabezas de pescado. La Reineta quedó tiritando después del manso pastelazo que se mandó en el Club de Golf al andar haciendo picnic en una zona prohibida; ahí quedó mirando fijo al Esteban Chizarreta (Fernando Larraín Jr.), un mozo bueno pa' cuentear que dejó a la locateli de la Reineta con los ojitos blancos. La vieja Tila fue a consolarse con Don Benito después que la llorona de la María Jesús se fuera a vivir con el Felipito; y éste le dijo al lacho del Salvador que se van a casar por las tres leyes (por el Civil, por la Iglesia y por weón), mientras la Gladys se taimó. La Reineta apareció vestida de pituca con un perro chanta pa´puro querer agarrarse del Tiburón; pero éste le hizo la mansa tapita, mientras la Cata Tagle le fue a contar a la palitroque con patas de la Tichi, que el hombre escualo se la comió a besos en el Terminal Pesquero. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡QUIERO UNA VEZ..., OTRA VEZ..., ¡VARIAS MÁAAAAAAASSSS...!!".

image






  Entramos al Capítulo 58, donde la Cata Tagle le cuenta a la palitroque con patas de la Tichi sobre el calugazo que le dio el Tiburón, aunque la mamá de la Belencita dudó que fuera así, asegurando que él es un hombre distinto; por su parte, la Cata le preguntó si ha pasado algo entre ellos y que no dejaría pasar a un bombón como él (¡Mish...!!). Además, la hocico de alcantarilla de la María Jesús le contó al Felipito el motivo del distanciamiento con su madre, y apenada no entiende como su madre le puede estar haciendo algo así al estafador y tránsfugo su papá; ridículo su show, aparte de patético. Por su parte, el Benja llegó enfurecido a decirle a la "Margarina" Bravo que no le enviara más mensajes si es que quería que el plan continuara; sin embargo, en ese momento llega el jote del Fidel, quien extrañado por el tono de voz, pregunta ¿Por qué le estás hablando así a mi polola? (¡Buena poh Jean-Paul Pineda...!). La Reineta llegó más ridícula y patética que nunca; anda con la peluca ordaca tratando de pasearse a la palitroque con patas de la Tichi en su propia cara, pero el Tiburón no le hizo ninguna gracia sus artimañas, menos cuando la estúpida llamó al mozo. La Pitita sigue tan inocentona y cree que el estafador de su papurri es una blanca paloma; ni yo le creo a la niñita. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡VEN VEN VEN LADRONZUELO VEN... VEN VEN VEN A ROBARME A MÍ...!!".














  Entramos al Capítulo 59, donde la "Margarina" Bravo se salvó de que la pillaran con las manos en la masa y le inventó al jote del Fidel que con el Benja habían discutido porque él no quiso ayudarla a estudiar; weona picante y ni un llobri. El Goyo dejó como guarén de acequia a la Reineta por su pintacha más falsa que vampiro de supermercado; pésima la pinta que no es de cuica sino que de mina de multitienda rasca (y no lo mandó a decir con nadie). Por su parte, la Reineta, después de la mansa cháchara en el restaurante, tuvo que virarse de la cita con su nuaevo galán (el Esteban), producto del fétido olor a pescado que salía de su horripilante peluca; las pituquitas de verdura cacharon el manso bochorno en el water y quedaron intoxicadas por completo, mientras el Goyo se quedó afuerita. El Tiburón quedó con la tarasca abierta y el papi Ricky erecto porque la Cata Tagle le mostró por "guasap" las fotelis mostrando las callaguaguas y la tanga sexy; el Che Chico cachó altiro a la pelá y pilló a su papi con cara de irse al motel. Además, la palitroque con patas de la Tichi vuelve a angustiarse y le pide el salvavidas al Tiburón, luego de que le llegara una notificacion de embargo por los chirimoyos del estafador del Pepe Toño; harto quemada andaa la flaca pitilla, todo por culpa del tránsfugo de mierda que sigue jugando a las escondidas con el RafadelFinalmente, la Belencita y el mujeriego del Benja se vuelven a dar calugazos con lengua sin que nadie lo supiera; ¿Podrán estos tortolitos estar juntos en una relación con mentiras?. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡BÉSAME..., BÉSAME LUCHO...!!".





  En el Capítulo 60, el mujeriego del Benja anda demostrando que es tímido con la Belencita; aparte de que es muy federico el muchachín, la cabra anda más confundida que deté con Alzheimer. La vieja Tila se fue a negro luego de que la palitroque con patas de la Tichi le comunicara sobre la orden de embargo por culpa de los chirimoyos del tránsfugo del Pepe Toño; la abuela de la Belencita lo único que quiere es volver a ser de clase alta, pero no se da cuenta la clasista de mierda, que todos los lujitos que tenían en La Dehesa, los perdieron de pleno derecho y por ser tan agiladas. El Tiburón no es tan gilipolla a la hora de cachar la malacué de la palitroque con patas de la Tichi; la tontorrona de la Gladys quiere puro echarla con viento fresco por momia y cuica, pero su papi le cerró el pico de una. La Reineta no para con sus chifladuras que no convencen a nadie, menos al Tiburón; y más encima, el Esteban le engrupe de manera tan descarada a la tapón de artesa, que la tonta se lo compró. La palitroque con patas de la Tichi y el Tiburón, visitaron la casandra de la chicha fresca de la Catsa Tagle, quien no dudó en hacerle bullyng a la mamurri de la hocico dea alcantarilla de la María Jesús por su pasado en el colegio; todo era con la intención de avergonzarla frente a los ojos del papá de la Gladys. Por su parte, el lacho del Salvador fue a buscar a la llorona de la María Jesús para decirle todo lo que siente por ella; "La rucia" le dijo que no quería mentirle más al Felipito y que se fuera con viento fresco y sin retorno, claro que no pudo resistirse y le respondió el beso al muchacho. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡BÉSAME..., BÉSAME LUCHO...!!".






 Y llegamos al Capítulo 61, donde el lacho del Salvador le dice a la hocico de alcantarilla de la María Jesús que está enamorado de ella y que no cometan el error de estar separado; y el Felipito quedó con tortícolis. El jote del Fidel anda de la manito con la "Margarina" Bravo en el cole; no les da ni para poncear. La palitroque con patas de la Tichi, se ascurrió de que la Cata Tagle es una frescolina y una pécora, que anda puro gorreando a su pierno a punta de calugazos a otros machotes recios como el Tiburón; la camboyana está para "Infieles". La Belencita se desahoga con el mujeriego del Benja y le cuenta toda la rabia que tiene con el estafador de su papito corazón por dejar a toda su familia en la calle y con el agua hasta el güergüero; es más, se va en la volá y ni cagando lo querrá perdonar. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...
"¡ADIOS, ADIOS, ADIOS QUE TE VAYA BIEN, MY LOVE, MY LOVE. ¡QUE TE AGARRE UN CARRO, QUE TE PARTA UN RAYO Y QUE TE PISE UN TREN...!!".
  El Tiburón le propuso a la palitroque con patas de la Tichi, que sacara todas sus cositas y se las llevara a la casandra del lado antes que entraran a embargarla por completo; mientras la hocico de alcantarilla de la María Jesús se queda a vivir en la mansión del Felipito en La Dehesa, Don Benito acoge a la vieja Tila en su palacete para que deje de cacarear como las gallinas. Ahora viene la peor noche de la Reineta en Lo Barnechea, por culpa de sus propias estupideces; llegó a la mansión del "Estiwi" (como lo llaman al Esteban), le compró el cuento al mozo que le metió hasta a la Chechi Bolocco, se aguantó que el pulpo mariquita la manoseara y le hiciera tocíaciones (ahí se presume que el mozo la dejaría preñada), subió al balcón, se agarraron a calugazo limpio, hasta que..., se le sale la peluca fea que tenía, el mozo se da cuenta del engaño, el Goyo salta como león enjaulado y sube para aforrarle un espectacular gancho de derecha y un combo en el hocico que lo dejó en la lona por manilargo. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...
"¡SI TE AGARRO CON OTRO TE MATO, TE DOY UNA PALIZA Y DESPUÉS ME ESCAPO AYAYAY...!!".
Foto de Víctor Navarrete Hombre Mapa.
  Y para terminar, el Felipito le tiene una sorpresa a la hocico de alcantarilla de la María Jesús; la hija descarriada de la palitroque con patas de la Tichi, no se imaginó que su pololo le pediría matrimonio y le entregaría las llaves de un departamento para que vivan jntos ¿Qué responderá?...  Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...
"¡YA TE LLEGÓ..., LA HORA FATAL... ¡NUNCA TE CASES CON ESTE ANIMAL...!!".

Publicar un comentario