jueves, 22 de septiembre de 2011

OPERACIÓN FÉLIX MARGOZ: NI AHÍ CON LOS CARABINEROS (5).


Los hechos tuvieron lugar a las 6:30 del viernes 16 de julio del año pasado, cuando el general Eduardo Gordon llevaba apenas un año y dos meses en el cargo de director general de Carabineros. Era un día feriado, y a esa hora de la madrugada el hijo del general, Eduardo Ignacio Gordon Orduña, quien regresaba a su hogar conduciendo una camioneta Chevrolet gris patente BCCH69, no respetó un semáforo y chocó por la parte trasera al vehículo Yaris sport blanco, patente BGBZ40, conducido por la estudiante de 22 años, Nicole Andrea Labbé Alemán.

Gordon Orduña impactó el vehículo de la joven justo en la esquina de Eliodoro Yáñez con Hernando de Aguirre. Así quedó registrado por los carabineros de la 19ª Comisaría que a los pocos minutos se hicieron presentes en el lugar, después que la afectada llamara al 133. La camioneta que chocó por detrás a Nicole Labbé se había dado a la fuga, pero una amiga de la joven que la acompañaba alcanzó a anotar su patente y a distinguir el rostro del joven que la conducía, según relatataron a los policías en la misma esquina.

En el vehiculo Z-4048 del cuadrante 124, venía como jefe de patrulla el sargento Iván Escobar y como conductor, el cabo Juan Rojas. Al ver el estado de nerviosismo de la joven afectada, lo primero que hicieron ambos carabineros fue preguntarles a ambas si tenían alguna herida o contusión producto del choque, si experimentaban dolores y si el vehículo y ellas mismas estaban en condiciones de seguir su camino.

Nicole Labbé descartó alguna contusión y sólo manifestó su indignación por la cobarde actitud del conductor de la camioneta Chevrolet que se dio a la fuga sin socorrerla ni pedirle disculpas.

El sargento Escobar, cumpliendo el procedimiento habitual, le hizo las preguntas de rigor para dejar constancia en su hoja de ruta en qué circunstancias se había producido el choque. Y quedó registrado que cuando Nicole Labbé se desplazaba de oriente a poniente por la avenida Eliodoro Yáñez, al llegar a la intersección de Hernando de Aguirre procedió a frenar ya que el semáforo se encontraba en rojo, sintiendo un gran frenazo por la parte posterior de su vehículo, seguido de un fuerte golpe.

También quedó consignado el relato de la amiga de Nicole Labbé, quien al mirar hacia atrás, alcanzó a ver que el conductor del vehículo que las había chocado dio marcha atrás y huyó rápidamente del lugar en dirección desconocida, incluso infringiendo el semáforo que acababa de ponerse nuevamente en rojo. A lo único que atinó –dijo-, fue a anotar la matricula de la camioneta Chevrolet gris.

Como el vehículo estaba en condiciones de ponerse en marcha, los dos carabineros les pidieron que los acompañaran hasta la comisaría, ubicada en Miguel Claro Nº 300, para hacer la denuncia correspondiente y corroborar por medio de un biométrico la identidad del propietario de la camioneta que la había chocado.


Una vez en la 19ª Comisaría, mientras el cabo Juan Rojas Cerda redactaba el parte policial correspondiente, el sargento Escobar procedió a sacar el biométrico de la patente del vehículo. Y cuando en la pantalla leyó “Eduardo Ignacio Gordon Orduña”, ni siquiera sospechó que el nombre que le aparecía como dueño del vehículo que se había dado a la fuga sin prestar ayuda, correspondía al hijo mayor de su superior máximo, el general Eduardo Gordon.

Otros testigos de lo que ocurrió esa mañana en la 19ª Comisaría, relataron a CIPER que cuando otro carabinero se percató que el nombre y apellido del dueño del auto del choque eran los mismos que los del director de la institución, tanto el sargento como el cabo se miraban incrédulos ante la posibilidad de que el hijo del general Gordon se hubiera dado a la fuga.

El documento que acreditaba la identidad del propietario del vehículo y el parte policial redactado por el cabo Rojas fueron entregados al suboficial de guardia, Juan Tapia González, quien procedió a redactar el parte oficial que se envía al Tercer Juzgado de Policía Local. El parte Nº 01572, firmado por Tapia lleva la descripción del accidente, los datos de los dos vehículos y de sus propietarios. El documento quedó archivado en la carpeta de los partes policiales de esa noche de guardia.

El parte donde constaba el choque sufrido por Nicole Labbé no permaneció por mucho tiempo en la carpeta. Otro carabinero que presenció el trámite, sospechando que era mucha la coincidencia de nombres y apellidos, decidió corroborar sus dudas y por el número de RUT llegó a la ficha del Registro Civil constatando que efectivamente no se trataba de un alcance de apellido: Eduardo Ignacio Gordon Orduña era efectivamente el hijo del director general de Carabineros. Y de inmediato se lo hizo saber al sargento a cargo.

-Infelizmente, en Carabineros se da mucho que cuando uno tiene un dato importante como éste, enseguida se pone en conocimiento del jefe. Y no sólo porque la institución es jerarquizada, sino más por la intención de quedar bien con el jefe, porque uno sabe que éste también sacará provecho de la información. Uno queda bien delante del jefe y el jefe queda bien delante de su superior –explicó a CIPER un policía de la 19ª Comisaría que pidió reserva de su identidad.

Eso fue exactamente lo que hizo a su vez el sargento Tapia cuando tomó conocimiento del lazo filial del autor del choque: decidió llamar a su superior en la Comisaría, el mayor Iván Campaña Toledo. Según las fuentes consultadas por CIPER, el mayor Campaña “se comunicó inmediatamente con el general Gordon, quién le pidió reserva y que le pasara los datos de la afectada para ver cómo solucionar el problema”.

Todo ocurrió muy rápido porque a las 10:25 de ese mismo viernes feriado el parte escrito por el sargento Tapia fue cambiado. Un segundo parte, redactado esta vez por los cabos Cayupe y Olea –por orden del mayor Campaña- lo sustituyó y en dicho documento oficial se omitió el nombre del hijo del general Gordon, quedando sólo la patente del vehículo seguido de la siguiente frase: “desconociendo mayores antecedentes, para posteriormente el conductor del móvil darse a la fuga en dirección desconocida”.

Contactada telefónicamente por CIPER. Nicole Labbé, sobrina del alcalde de Providencia (Ver nota), Cristián Labbé, afirmó escuetamente que el hijo del general Gordon le respondió por el accidente, “y me pagó $3 millones para poder reparar los daños del vehículo, no quedando nada pendiente”. Labbé no quiso referirse más al accidente, salvo el hecho de manifestarse sorprendida de que estuviésemos en conocimiento de los hechos.

Del tortazo nunca más se habló en la 19ª Comisaría. Al menos frente al mayor Iván Campaña. Porque casi todos los policías de ese retén sí supieron y vieron los dos partes que se referían al choque protagonizado por el hijo del general Gordon. El primero nunca fue destruido. De allí que la intervención de ocultamiento y protección a su hijo que hiciera el general Gordon esa mañana del 16 de julio de 2010, saltó a otras comisarías del país.

Y el martes 30 de agosto los hechos cobraron nueva fuerza cuando Gordon afirmó ante las cámaras: “A mis carabineros les ordeno a continuar cumpliendo con sus obligaciones que están adscritos en esta doctrina, que seamos los espejos de la lealtad, los valores y la verdad y a leer el manual de doctrina todos los días”. Y rubricó: “A quienes han usado malamente este uniforme les digo por favor, váyanse, no nos hagan más daño. Carabineros es importante”.

Nota: En relación a este reportaje se comunicó con CIPER, Nicole Labbé Willems aclarando que ella es efectivamente la sobrina directa del alcalde de Providencia, Cristián Labbé, pero que no es la persona afectada por el accidente pues se trata de un alcance de nombres.

Se nota entonces que la mierda fascista no sabe respetar la ley.
Publicar un comentario