viernes, 16 de septiembre de 2011

OPERACIÓN FÉLIX MARGOZ: NI AHÍ CON LOS CARABINEROS (3).



Entonces, llegamos al sábado 3 de este mes, ahí en el Margozódromo. En ese lugar, el locutín de la radio Bío-Bío, Humberto "Walala" Alarcón, fue el encargado de hacer sonar la mandíbula con el chupete de metal
, invitando a todos los "margozinos" al desfile cívico-militar que organizó el guaripola de Cerrillos, Alejandro "Pájaro Loco" Almendares, el cual salía de sus aposentos de la calle Piloto Lazo 120 para llegar al lugar con su comitiva y con porciones de milicos, aviadores, marinos y una delegación de paquitas, dirigidas por una Teniente que se llamaba de apellido Arce, la cual se le notó muy falta de Chocapic para el desayuno.
Ocurre que la guaripola del contingente de pechochuras verdosas -como me lo contó mi novia Gretel Perroni, corresponsal de El Gran Vitoko en Cerrrrrrrrrrrrrrrrillosssss-, nunca agarraba la voz de mando entre ese grupete, jamás gritó como corresponde y mostró en esa fría mañana que ni siquiera se tomó su tazón de leche Nido (ni siquiera cuando nació). En contrapartida, el resto de los uniformados tenían más Cornflakes de Nestlé que sus coleguitas verdosas, las cuales ni pescaban a la susodicha al momento de la instrucción, llevándose el cahuineo generalizado de toda la parentela y de todos los que se apostaron en el Margozódromo, así como de todos quienes dejaron cortada la Av. Félix Margoz, entre 19 de Septiembre y Las Violetas. ¿Quééé taaaaaal...??..
El "Pájaro Loco", más que hacer un discurso como edil, más parecía un payero proselitista cuyo discurso carecía de validez, pues con eso sacaba menos aplausos que la Faloon Larraguibel en evento discotequero. El canosín de Piloto Lazo, se cree el rey del cuento, al descasetear en el proscenio del Margozódromo, que en la Villa Raúl Mazzone lo están pasando chancho con sus casandras nuevecitas y de paquete (¡Cuek!), pasando la revista almendarista Cerrillos a los más desprevenidos para mostrar el Portal Bicentenario que no está ni siquiera terminado (¡Cuek!)..., e incluso, se defendió como gato de espaldas apañando a su yunta -el Piraña-, y acusando al movimiento estudiantil de ser rapiñas venenosas. (No digo yo que todos los de RN son corruptos, ah, ah, ah...??). Como conclusión, solo las viejas alcahuetas más el Jaime Valenzuela -ex de mi cuñada Jane- lo aplaudieron, el resto, nadie lo pescó. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

"¡¡NADIE TE QUIERE, TODOS TE ODIAN, MEJOR COMETE UN GUSANITO...!!".

Tras el desesperado chupeteo del "Pájaro Loco", que tiene las cancholias de Salomón Sack como el ajo, que tiene la mansaca en el sector de la Capilla San Enrique, que tiene el despelote en Divino Maestro, que tiene tremenda boca de lobo en el Camino a Melipilla, que no pone semáforos y pasos de cebra en Los Cerrillos con Rapa Nui (donde vive mi novia), y donde tienen un hoyo sin tapa en Félix Margoz con Los Lirios..., llegó la agrupación folklórica "Aires de Cerrillos", que calentó a algunos, no así a otros -entre los que me cuento yo con la Gretel-. Luego llegó el desfile de peques, bomberos y demases..., hasta que aparecieron los muchachos del CACEROLAZO CERRILLOS, los cuales llegaron con un lienzo así de cototudo al Margozódromo, lo colgaron en una casandra de dos pisos tipo pirámide y empezaron a enfrentarse altiro con un grupete de viejas carboneras que eran de derecha.
Loree. La cuática empezó tan brígida entre el vejestorio fascista y los cabros del caceroleo, los cuales agarraron el lienzo para montarlo y mostrarlo a la barra que no estaba ni ahí con el desfile más vergonzoso que jamás nunca los mismos cerrillanos hubieran visto. De pronto, las viejas fachas se enyegüecieron al toque con los brocas, llamaron a los pacos rasos que andaban allí y se armó la tole-tole, mierda.
El Margozódromo se convirtió en un campo de batalla entre tres bandos (o cuatro), ya que a estos se sumó una patota mandada por el "Pájaro Loco" Almendares, los cuales se agarraron a cachamales con el piño, para subirse a romper los lienzos (están al pié de la entrada) y querer mandar a la capacha a los mateos. Pero como el desfile se fue a la zorra, los fachos estaban seguros de que tenían todo ganado..., pero se equivocaron en el último suspiro, porque los caceroleros igual pascual montaron el lienzo, se sacaron fotelis como locos y mandaron pa' la casandra a sus rivales más mala leche, que se pasan toda la vida armando cahuines en toda la comarca. ¿Y Almendares...??. Cayó redondito, igual que la Claudia "Chocapic sin Leche" Arce y sus paquitas.
Mientras en Cerrillos seguían cahuineando descaradamente las viejas alcahuetas con los taxistas en la Plaza Félix Margoz (junto al Camino a Melipilla), los polis ya estaban con la soga al cuello, porque Gordon adulteró la alcoholemia de su hijito alma del pulento, que manejó con la pipa y se fue al patio de los calleuques. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

"¡¡TEN CUIDADO QUE VIENE... ¡LA VIEJA JULIA...!!!".



Publicar un comentario