sábado, 23 de agosto de 2014

OPERACIÓN SANTA PATRICIA 2.0, EL REGRESO (313ª PARTE): EL REALITY DEL METRO (1).


  Con el primero de los videos ocurridos en la Línea 5, iniciamos un nuevo capítulo de esta Operación Santa Patricia, que nos trae todos los condoros que han pasado en el Metro durante los últimos 15 días.
 El Metro de Santiago ha salido esta semana en los medios por todos los condoros que uno se pueda imaginar.Cortes de luz, anuncios de restringir el ingreso de “bultos”, servicios interrumpidos, caos en los traslados, sin mencionar el asco higiénico de sus estaciones y los suicidios que no salen por televisión. Quizá es tiempo de que empecemos a pensar mejor la manera en que nos relacionamos con ese tipo de empresas que, aparte de ofrecer un servicio malo, nos cobran en exceso. Pongamos algunos puntos sobre la mesa.


Malos olores, interrupciones sorpresa, fallas en los trenes, servicio de mierda.
 La empresa Metro, está acostumbrada a reclamar como las mamás cada vez que algo no le resulta. Sin embargo, jamás ha transparentado el hecho de que tienen problemas serios en términos de frecuencia y, menos aún, han visibilizado los enormes atados que hay en sus servicios. Tratan a la barra pop como sacos de carne. Sin embargo, ahora quieren regular también las cosas que uno puede llevar de un lado a otro, es decir, se meten aún más en nuestras vidas, a pesar de que no quieren darnos soluciones para los problemas que ellos mismos nos proveen.
 Cualquier persona que use el payegoma en horario punta sabe que para llegar a su pega o su casandra debe pasar por una experiencia traumática. Vagones llenos de gente, poca eficiencia en el traslado y tipos indicándonos lo que tenemos que hacer, como si fuéramos idiotas, son solo la punta del iceberg del transporte subterráneo. Hay estaciones en las que tenemos guardias con megáfonos que conducen a la gente como si fueran presos de un campo de concentración o vacas que van al matadero. En otras cámaras que te vigilan y te indican que tienes que portarte bien porque te están sapeando tupido y parejo. Hay una diferencia clasista en el diseño de las estaciones, ya que no es lo mismo una que queda en un barrio de gente linda que aquella que sirve de conexión para que la pobreza y la mano de obra lleguen a servir los platos de esa gente que jamás ha subido a un subte. El metro huele pésimo, porque ponen empresas que contaminan el aire con una mezcla de mantequilla, fritanga y chimichurry que se funde con el olor a poto y pata que tienen los pasillos y las estaciones en las que la gente se apelotona para poder subir a un tren que viene lleno hasta las cachas. Los casos más llamativos ocurren en Baquedano, San Pablo, Los Héroes, Escuela Militar, La Cisterna, Vespucio Norte, Tobalaba, Plaza de Puente Alto, Santa Ana, Quinta Normal y Plaza de Maipú.
 La experiencia de viaje es una mierda. La atención es pésima y, más encima, el pasaje es carísimo. No sé con qué cara vienen los empresarios de Metro a decirnos ahora lo que tenemos que hacer si ni siquiera han tenido la elegancia de mejorar la manera en que nos llevan de la casa a la oficina y, peor aún, no han tenido la dignidad de confesar que jamás les hemos importado una mierda, porque lo único que quieren es llenar los carros con personas que son, a su juicio, boletos de casi 700 pesos que hay que meter como sea para seguir cobrando por un servicio que no tienen ni los pollos que van a ser pelados en un galpón a la salida de Santiago. 
  En ese caso, el pategoma tiene gente inepta, un servicio como la mierda, reglas como el copy y trenes que andan a puro morir saltando, como los NS-74 que circulan en las líneas 2 y 5. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...
  "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!".
14441844113_210ec01df6_z
Transporte público v/s Acarreo de animales
 He usado ya dos veces la comparación del metro con la del traslado de animales al matadero. Y a riesgo de ser majadero lo hago porque viajar adentro de un vagón es como ir a morirse de pena o de rabia porque no solo uno está expuesto a que te aprieten o te roben o te peguen un punteo feroz, sino que además con cada viaje vamos perdiendo un poco de humanidad, vamos cayendo en el sopor de una sociedad que nos obliga a quedarnos callados frente a las injusticias del mercado.
Yo siempre he dicho que si puedo pasarme en el metro me paso. Salto el torniquete o me meto por la puerta chica igual como se meten todos los funcionarios de metro que no pagan pasaje, y como se meten los parientes del guardia que tampoco pagan pasaje (no se han fijado que en algunas estaciones hay gente que abre la puerta y pasa?… yo lo he hecho, para comprobar que los guardias no están ni ahí, y he pasado). También he dicho que no soporto la calidad del aire adentro de los pasillos. Esa hediondez que te hace vomitar en las mañanas y que te caga la onda al terminar el día. Estaciones apestosas que a veces huelen a meado (como el ascensor de Baquedano) y que tratan a los usuarios como si no tuvieran nariz o dignidad.
Estamos claros que a la Gerencia de Metro le importa una mierda nuestra experiencia de uso. Y solo les importa que paguemos el ticket que les engrosa la billetera. Sabemos que no dejan que los pasajes de la tercera edad se usen en horario punta (como si los adultos mayores solo salieran de sus casas en Horario Valle) y comprendemos que jamás han tenido la delicadeza de subirse a un vagón para entender que no se puede viajar así, de esa manera, por un año entero sin perder la paciencia.
Quizá es momento de que empecemos a tomar acciones como en algunos Metro del mundo en los que los usuarios evadieron en masa para protestar. Y quizá es tiempo de que las autoridades recuerden que nosostros, los de abajo, no tenemos platas fiscales para pagar bencina, entonces, los que les servimos de punta de flecha estamos viviendo un sistema de transporte que es absurdo, inhumano y asqueroso. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...
  "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!".
14441844113_210ec01df6_z
No me agarren el paquete / Horario Punteo u Horario Punta
Cuando un usuario se tira a las vías lo único que nos dicen es que “el servicio está suspendido en tal o cual estación producto de un proceso que se solucionará rápidamente”. Pero jamás nos dicen que alguien se lanzó para quitarse la vida porque, para ellos, la vida y la muerte no son temas que uno debería pensar en los momentos en que está secuestrado dentro de sus estaciones. Son falsos, higiénicos, mentirosos, porque no quieren que sepamos que mucha gente se mata en el metro y no quieren que pensemos que la dignidad, incluso de la muerte, son temas que hay que ocultarle a los usuarios tal como nos ocultan que están cobrando por un servicio que no vale ni la mitad de lo que cobran.
Jamás se han preocupado por el acoso a las mujeres, ni se han puesto a pensar que una embarazada o una mamá que carga un bebé en los brazos no puede ni debe ser parte de un proceso de viaje que implica apretones, empujones, cabezazos y punteos. Sin embargo ahora quieren restringir las cosas que uno lleve en las manos. Entonces no podremos cargar un bolso, una maleta, una mochila, un embalaje, porque a ellos les significa “espacio perdido” para meter gente que les proporcione plata. Díganme, señores del Metro, ¿si tengo un hijo de 4 años, que no paga pasaje, y no puede ir de la mano, entonces lo dejo en la casa o puedo cargarlo? ¿Es un paquete o sigue siendo una persona?
Ante las definiciones de Metro me imagino que cualquer persona humana que no pague es un paquete. Un miserable bulto inservible que molesta y llena el espacio de una persona que paga pasaje. No señor, no me vengan con eso. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...
  "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!".
Hagamos un trato
Les propongo que primero inviertan en mejorar el servicio. Luego, que adapten las estaciones para que todo el mundo en todos los barrios tenga la misma belleza perfumada que hay en Alcántara o El Golf. Le sugiero que los ejecutivos de la empresa vayan durante toda una semana en horario punta  y luego me cuenten cómo se sienten de estresados para hacer su trabajo y, así, sepan lo que siente la señora del aseo cada día cuando llega a servirles como “paquete” en sus oficinas. Les pido que conversemos una vez que resuelvan los problemas técnicos y una vez que digan de los sindicatos que están peleando con ustedes por mejoras laborales. Les invito a regular la forma en que sus empleados no pagan el pasaje y llenan también de peo y cansancio los vagones de nosotros que casi siempre les pagamos el pasaje.
Una vez que tengan la amabilidad de ser honestos con entregarnos un servicio de calidad a cambio de nuestros 1400 pesos diarios que les damos para que nos lleven de la casa a la pega, entonces, podremos sentarnos a discutir si es que queremos aguantarles que se metan en nuestra intimidad diciéndonos lo que tenemos o lo que no tenemos que llevar en la mano. Aprendan a conectar los enchufes para que no se vuelva a cortar la luz generando un colapso espantoso. Mientras tanto mejor ni se apuren en querer darnos lecciones de vida y, menos aún, pierdan el tiempo en exigirnos cosas que no tienen nada que ver con ustedes. Hagan su trabajo, háganlo bien, y luego conversamos. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...
  "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!".


14191467559_4a1a742d46_z
Publicar un comentario