domingo, 29 de mayo de 2016

OPERACIÓN SANTA PATRICIA 3.0, NI AHÍ CON EL QUE CAE (465ª PARTE).


  Con la tonada "Caramba, yo soy dueño del Barón" de los Inti-Illimani, vamos a subirle la velocidad a la Operación Santa Patricia..., porque los temas dan que hablar.
  Y partimos con la bajada de la Toma en Derecholandia, porque luego de varias revalidaciones y algunos condorillos que se mandaron los mateítos, finalmente llegamos al 20 de Mayo Monumental, el día en que fachos y troskos se agarraban a palabrotas por los rayados y los trolleos en el InfoDerecho. Es más, los muñequeos iban y venían, el julepe corría y corría..., hasta que los días de indecisiones se acabaron para unos, no así para otros.
  Después de tantas revalidaciones donde la toma era revalidada entre el 54 y el 63 por ciento, la cosiaca cambió de golpe y porrazo, porque 295 votaron por mantenerla (36,42%) y 515 por bajarla (63,58%). Después de que se bajó la Toma, los autonomitos mostraron a calzón quitado su fragmentación política, los troskos se fueron a la caverna después de su veranito en la Mole, los profes empezaban con su funesto show y, como corolario, queda claro que las trincheras políticas en Pío Ñoño terminaron mostrando la hilacha. ¡Qué espanto!. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!".



 

  A partir del 21 de Mayo Monumental, vemos que los mugrientos en Valpo comenzaban a dejar la mansa cagadita tanto dentro como fuera del Sinvergüenzódromo Nacional. Dentro del templo de la sinvergüenzura, la cuenta pública de la Gordi fue tan latera, que los "honorables" andaban jugoseando con los celulares, andaban haciendo numeritos o, símplemente se fueron de Puesto Bajo. Pero en las calles de Valpo, las marchas se transformaron muy luego en lo peor, ya que hubo una patota de sopaipillas que comenzaban a dejar la mansaca destrozando todo lo que había a su paso, lanzando bombitas molotov a varias boticas y a edificios mas viejos que la cocoa y, peor aún, el polvorín causado por estos pelotudos, terminó con la muerte de Eduardo Lara, un guardia jubilete de la Muni de Valpo que lo explotaron para trabajar ese día para mamarse el festín de camotazos y bombazos que claramente se iban a producir sí o sí. Esa onda.
  Y peor aún, que los pacos se inhibieron después del pastelazo que se mandaron el año pasado que casi mandaron al ataúd al Rorro Avilés, así como el Chelo Díaz y el amariconado del Jorge Burgos se andaban haciendo los weones hablando de moral y ni siquiera eso tienen. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡NADIE TE QUIERE, TODOS TE ODIAN, MEJOR COMETE UN GUSANITO...!!".





  Y para rematar este capítulo de situaciones insólitas, tenemos a un pobre pendejo con delirio mesiánico que se lanzó a la jaula de los leones en el Zoológico Nacional completamente en pelotillehue, claro que cuando intentó dárselas de domador de cuarta categoría, el cabeza de bacinica terminó hecho mierda y mandado a la posta por gilipolla. Ah, también contamos que un grupete de 40 péndex irrumpieron como marabuntas a La Moneda, toditos con gorras naranjelis compradas en Meiggs luego de un tarreo intenso, los cuales engañaron a los Guardias de Palacio al engrupirles que andaban de "turistas", gritaron que eran de Talca (nunca fueron de allá), burlaron la seguridad y se metieron al Patio de los Cañones, donde los verdosos se demoraron diez segundos en amarrar a los cabeza de polera y llevárselos a la rastra a la cuca, anticipando la jornada de tomas en los coles. Y como remate de cumbia, hubo una marcha no autorizada que terminó muy mal, donde la guerra de piedrazos empezó en el Parque Bustamante y terminó en el Cerro Santa Lucía, con resultado de 120 pendejos detenidos y 33 polis en el nosocomio. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!".



Publicar un comentario