martes, 15 de diciembre de 2015

OPERACIÓN SANTA PATRICIA 3.0, NI AHÍ CON EL QUE CAE (417ª PARTE): LA GUERRA DE VALPARAÍSO (2).


  Continuamos desmenuzando la vergonzosa jornada vivida en Valparaíso la tarde del domingo 6 de Diciembre Matador, al estilo de Operación Santa Patricia.
  A las 16:05 horas de ese funesto domingo, un hincha wanderino fue baleado en plena Plaza Sotomayor, mientras la guerra a tunazos seguía provocando estragos, los cuales incluso llegaron hasta un cuartel de Bomberos en Viña.
  Ya siendo las 16:58 horas, los equipos de Santiago Wanderers y Colo Colo ya están en la pastosa, pero al ratito empezó la barbarie de estos delincuentes que se enquistaron en ambas barras. Es así como saltaron 200 pasteles a la pastosa y se agarraban unos a fierrazo limpio, otros venían con estoques y con cortaplumas, otro piño de mocosos entró a agarrarse con bengalas en las manuelas, otro par de chupavergas tirándose sillas y hasta un balde..., y también hay que contar que los vándalos hicieron mierda los arcos, los letreros estáticos, los letreros fijos, los globos de Cecinas PF, los micrófonos de la transmisión y hasta la propia fiesta. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!".




  En La Florida, cuando los relojes marcaron las 17:09 horas, los tanos se pusieron en ventaja ante las monjas gracias al testazo del central Sebastián Silva. Mientras tanto en Playa Ancha, los perlas ya dejaron la mansaca en la pastosa, los cracks albos se tuvieron que ir a los camarines después de ver la inmundicia que se armó por culpa de estos cochinos, hubo una fuerte discusión entre el maricueca del Pepe Roa con el Juanacho Frez y el carabipaco Fernando Bywatters por el tema de que los vándalos se les fueron de las manuelas, Osses no tuvo otra que hacer correr a los caturros a la pista de rekortán cercana a las bancas, los reporteros de Agencia Uno y del diario La Cuarta quedaron hechos un quique porque la patota de malacates les chorearon sus cámaras y lentes, Gerardo Herrera tuvo que fondearse antes que termine cooperando, la Vivi Toro salió de corresponsal de guerra junto con el Pelluco Garrido y Gonzalo Gálvez, el Pato Yáñez pidiendo apalear a los agilados, Juan Cristóbal "Chamelo" Guarello que empieza a sacarles pica al desviado sexual del Pepe Roa y su estupidez de mandar a los guardias al choque, Felipe Kaponi y el Rafa Lafuente -de DaleAlbo- que pilla a un gráfico haciéndole olitas a los revoltosos, el Rafa Araneda con Cristián Sánchez de Bolocco que se van a alentar al Albo desde la Tribuna Pacífico, Carlitos Muñoz que le dice a la Vivi Toro que Osses suspendió la mocha (¡Obvio!)..., y Guarello que pone la lápida con su sentencia...

 "¡SEÑORES, EL FÚTBOL HA MUERTO...!!".

  Sí señores... El fútbol chileno ha muerto violentamente la tarde del domingo 6 de Diciembre Matador, siendo las 17:15 horas, lamentablemente por culpa de los cabezas de neoprén que se aprovechan de la masividad del cotelé y de los condoros de Roa y sus secuaces. El fútbol ha muerto por culpa de los mafiosos y corruptos de la ANFP y los muertos de hambre del CDF que se han ganado la plata trucha para dejar los estadios vacíos y hacer mierda a los clubes. El fútbolo ha muerto por culpa de Jadue y su podrida familia de mafiosos que son buscados por la justicia y arriesgan hasta 20 años de canazo efectivo. El fútbol ha muerto por culpa de una mierda de plan llamado "Estadio Seguro", que nació tan mal con el tema de prohibir el ingreso de lienzos, bombos y hasta la bandita de Magallanes, para seguir con el tema de los nexos entre dirigentes y los barristas y, terminar sacando a los pacos de los estadios para mandar al choque a los guardias que no tienen ningún entrenamiento. El fútbol ha muerto por culpa de los mismos periodistas deportivos que también incitan a la violencia. Y el fútbol ha muerto por culpa de las mal llamadas sociedades anónimas que con sus dirigentes nefastos, encarecen las entradas a los estadios y se roban la plata de los socios y la gente decente. 
  En DaleAlbo, el Rafa Lafuente descargando su ira contra los mandriles, contra el desviado sexual del Pepe Roa por el tema de los guardias y el atraso en la llegada de los polis para contener a los pastabaseros. Es más, mientras el Coto Sierra se va con los cracks colocolinos a los vestuarios, los hinchas embarazados aparecieron para hacer mierda el espectáculo. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!". 





  El mierdero fue tal, que un hueta que andaba metido en la reyerta, andaba con los tolompas abajo. Un "pamper" agredió a un fotógrafo, mientras en otro sector, un viejujo terminó en una ambulancia porque se fue a negro. Después que el "Chemo" Rojas pilló a un calzonudo tirando un balde, entraron los pacos con casco y los revoltosos arrancando como las ratas, todo esto mientras pillaron a un cabeza de sopaipa, lo agarraron entre siete, le hicieron linchamiento público, lo fotografiaron como el niño símbolo de los mandriles y lo mandaron al calabozo. Un tarado quería romper una reja y cagó por gil, mientras el Rafa Lafuente con el "Chemo" Rojas, siguen mostrando la bronca que todos ese día hemos mostrado, sea en la cancha como también en las redes sociales. Lo peor de todo esto, es que en los clubes hay gente weona que encuentra gracioso algo que es completamente patético. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡NADIE TE QUIERE, TODOS TE ODIAN, MEJOR COMETE UN GUSANITO...!!". 





  ¡¡Son una vergüenza!!, exclamó el "Chemo" Rojas en la transmisión de DaleAlbo, mientras que el Rafa Lafuente sigue lanzando xuxadas al por mayor y mucha gente se tuvo que ir del recinto con la tremenda vena. En la pastosa encontraron fierros, cortaplumas, correas, baldes, objetos destruidos y hasta gatillos de bala. Y no podemos dejar de lado a un empleado de Santiago Wanderers que quiso echar al Rafa Lafuente, acusándolo sin pruebas. Y tampoco podemos dejar de lado, que en Chile no somos iguales que los ingleses, porque cuando ellos echaron a los temidos "hooligans" de los estadios, lo hicieron policías entrenados y no guardias, los cuales no sirven para contener multitudes como las que se preveen para mochas de alta convocatoria y partidos finales. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡AHORA TE VAS, TE VAS, TE VAS, TE VAS, TE VAS, TE VAS, TE VAS. ¡PA` LA BBBBBBBBB...!!". 



  En La Florida, el "Loco" Periç le ataja un penal al Chico Mark, dejando a la Maura Rivera con ataque de caspa y a los hinchas paltones con la mansa neura. Pero en el sitio del desastre, los hinchas de Wanderito se fueron todos a sus palacetes en los cerros y en el Plan, mientras que los colocolinos mas pacíficos se quedaron en la Tribuna Pacífico pendientes de lo que pasaba en la mocha del Audax contra la Cato. Esa onda.
  A las 18:01 horas, el Guille Salazar contó que se salvó jabonado de la turba sacando todos sus equipos y relatando los hechos y lo que comentaban los cracks de ambos lados. Tres minutos más tarde, el Koke Lafrentz le echa la foca a los garreros, chupeteando que ellos empezaron, sin saber que los mismos "loros" partieron amenazando vía Twitter. Pero ya a las 18:05 horas, el "Chemo" Rojas se descarga contra una manga de flaitongos que se fueron a esconder al lado de los más pacíficos y sacándose fotos como weones en la pastosa: 
 "¡¡Muestra la cara maricón culiaooo...!!", fue lo primero que soltó el conductor y relator de la página colocolina. "¡¡Maricón culiao. Nos cagaste el partido mierda, nos cagaste el Campeonato CTM weón...!!", para continuar rematando la pelea entre los cobardes de mierda que se enfrascaron con el "Chemo" Rojas y los demás alboadictos que están más que emputecidos con el manso numerito que se mandaron. El final mas triste para un campeonato de mierda. Una guerra de flaites que realmente fueron el corolario del gran fracaso de "Estadio Seguro". Es el final de un fútbol que estaba con una enfermedad terminal -al más puro estilo Alejandra Correa-, con un Campeón sin copa y una inoperancia completa de todos los entes, como lo pondremos de relieve en el siguiente capítulo. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!". 



Publicar un comentario