domingo, 22 de marzo de 2015

OPERACIÓN SANTA PATRICIA 2.0, EL REGRESO (356° PARTE): EL DIABLO VENDIENDO CRUCES.



   Con "Caradura" de Hechizo, vamos a destrozar el carerrajismo al toque en Operación Santa Patricia, empezando con lo que ocurre en la lechera ciudad de Osorno con Juan Barros, curita involucrado en el caso Karadima y chupeteado por pedófilo.

  Como todos sabemos, los reyes de la sotana están viviendo una crisis moral de proporciones, debido a los constantes sapeos que han recibido a causa de casos de pedofilia, violaciones y abusos sexuales, casos en que cagaron pistola el Cura Tato, el Cura Jolo (hermano del Rumpy), Pancho José Cox, Fernando Karadima y Alfredo Joannon. Ahora, el chupeteo llegó a Osorno, donde los feligreses y el resto de los curas y diáconos entraron en zona de guerra contra la Conferencia Episcopal por darle la pasá al cura Barros, lo que provocó un cisma dentro de la jerarquía católica chilena. En las 440 hectáreas de la Ciudad del Vaticano, el Che Papa lo terminó designando como guaripola de la diócesis osornina, generando una cuatiquera de proporciones que finalmente ocurrió tanto dentro como fuera de la Catedral lechera, la cual partió cuando una bandada de manifestantes se agarró afuerita contra el cuestionado cura, lo empujaron y lo lanzaron de guatapique al suelo, para luego ser llevado por los pacos adentro del templo del Pulento. Al interior de la Catedral de Osorno, la zalagarda no paraba y se agarraron con tutti los manifestantes contra las viejas carboneras y fascistas de mierda que lo apoyaban, todo hasta que el curita Barros se fue sin decir ni pío y, no vaya a ser cosa que después llore como los chunchos y se vaya cascando del obispado. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...


 "¡CARADURA SIEMPRE SERÁS, CARADURA ME VAS A MATAR. CARADURA SIEMPRE SERÁS UN CARADURA, ¡¡CARADURA...!!!".


Juan Barros



Protestas



  Otro caradura que también cae en la guillotina, es el Pastor Soto, un imbécil que usando al Pulento de forma estúpida, se dedica a agredir a los que no creen en su fe y amenaza a parlamentarios con las penas del infierno, como pasó este verano en el Congreso Nacional. 

  Loree el prontuario de este esquizofrénico de mierda, si todo parte cuando estaba en la Armada por ahí por 1993, donde finalmente lo echaron con viento fresco por lengualija. Siguió luego cuando entró a invocar al Pulento y el fanatismo exacerbado lo hizo subir a la categoría de pastor evangélico, gritándo como barraco en la iglesia y hasta fuera de ella. Más tarde, desde Viña del Mar comentan que el Pator Soto es un chanta, mitómano, maleducado, degenerado mental, embaucador y hasta de limosnero se las estuvo dando el perla. Y esto suma y sigue, porque fue chupeteado por un paco cerca de La Moneda, siendo acusado de maltrato de obra, a lo que el tarado de Soto alegó que Martínez le andaba sacando la madre; también por amenazas de muerte contra curagüillas, géisers, prostis y hasta a los que no creen en su puta fe. Pero aquí viene el peor escenario para Soto y su tropa de patanes, porque tras amenazar de muerte a Claudito Arriagada por ser pluma gay, también hizo lo mismo con otros parlamentarios como Guido Girardi y el Patagón Boric, los cuales hasta fueron apaleados por ese pelafustán y otros cinco mequetrefes; en eso, no se las aguantaron más, porque se aprobó la Ley de Acuerdo de Unión Civil en ambas Cámaras, pillaron al Pastor Soto dejando la zorra dentro del hemiciclo, lo amarraron al toque y se lo llevaron a la jaula, donde está encerradito por manilargo, lengualija y cafiche, teniendo prohibición total de gritar como barraco en cualquier parte de este terruño. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...


 "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!!".


  Y para terminar este truculento capítulo, nos vamos a Lo Maipú, porque el vetusto cementerio adyacente al Hospital de Mierda, esconde una situación realmente desagradable para quien la empiece a leer.

  En el mes de Octubre Purkuyén del 2013 (mes en que la Ale Correa celebraba su apio verde número 54 después que este colocolino se le declaró en la tele y que terminó con la petiza en la posta), Ester López se sintió malena, fue al doctor quien le diagnosticó un cáncer terminal que dos meses después la llevó a la tumba a los 68 años. Pero en el cementerio Católico de Lo Maipú no ha podido descansar en paz. 
  Su hijo, Rubén Sandoval cree que la difunta estaría orgullosa de él porque “ella era tan peleadora como yo, y estaría feliz al verme defender nuestros derechos”. 
  Resulta que el bombero de la sexta compañía de Maipú que visita la sepultura de su madre todos los viernes, sábado y domingos del año, está tremendamente indignado porque descubrió hace tres semanas que el lugar es usado por vagos para chupar como orilla de playa.
  “La tumba es como su mesa y dejan ahí vasos, botellas y cajas de vino, en algunos nichos cercanos desocupados meten colchones y los usan para dormir y varias veces hemos encontrado condones usados por acá”, chupeteó sin asco. 
  Según trabajadores del lugar también se meten al cementerio grupos de góticos que hacen ridículos rituales satánicos con velas y cabezas de pescado. Además, no faltan marihuaneros y pastabaseros que ven en el camposanto un buen lugar para echarse a volar. 
  Como si eso fuera poco, los ladrones entran a pelarse todo lo que no esté pegado al suelo, y la razón es que el terremoto del 2010 derrumbó el muro que separaba el lugar con el Camino a Rinconada, y desde entonces no ha sido reconstruido. 
  Fuentes del cementerio nos sapearon que desde que la empresa Acoger tomó las riendas del que antes era el Cementerio Parroquial, el recinto comenzó a deteriorarse al funcionar con el mínimo de personal invirtiendo casi nada en mantención, y eso se nota al ver el estado de abandono en que está.
“  Desde enero que he tratado de comunicarme con la administración del cementerio y siempre me han dicho que me van a llamar, incluso vi como a una mujer que reclamaba un ejecutivo le dijo que fuera a hacerlo a la Fifa”, acusó Rubén, quien hace poco se compró una tumba perpetua junto a su mamá a $6.000.000.
  Intentamos parlar con el subgerente, Raúl Corral, y no contestó nuestras llamadas, pero Sandoval nos dijo que el caballero lo invitó cortésmente a una reunión para hoy a las 11.00 y se comprometió a entregarle respuestas satisfactorias a sus inquietudes.
De lo contrario el voluntario de bomberos dijo que recurrirá a la justicia.
  Como conclusión, el ahora llamado Cementerio P'al Pito de Lo Maipú está más deteriorado que la espalda de Martín Lasuerte tras la boleta que se comieron los chunchos en Bolivia, no tienen pared medianera, entran a dormir vagonetas, curagüillas, macoñeros y hasta patos malos, aprovechando que los finados ya no descansan en paz; la indignación es total, los capos de Acoger ni siquiera lo cuidan..., y pa´peor, como el camposanto es privado, nadie se hace cargo y el Cristian Clítoris no tiene ni pito que tocar. Y el coro monumental lo canta así, así, así, así, así...

 "¡QUE SE MUERAN LOS FEOS..., QUE SE MUERAN LOS FEOS... ¡QUE SE MUERAN TODITOS, TODITOS, TODITOS, TODITOS LOS FEOS QUE SE MUERAN...!!!". 

Los ladrones entran a pelarse todo lo que no esté pegado al suelo.
Publicar un comentario