jueves, 19 de abril de 2012

OPERACIÓN DAVÍD ARELLANO: NI AHÍ CON LA CHUNCHOCRACIA (PARTE 1).


El fútbol chilensis se ha ido a las pailas por culpa de varios tipejos de personas que lo empañan, ya sea en los estadios, en las directivas y hasta en la política, que sigue siendo un saco de mierda para todo el mundo.

Cáchense esa.

El tema de las barras bravas en el peloteo chilenurri, tiene largos años de existencia. Sin embargo tras la implementación del esquizofrénico y anticolocolino "Plan Estadio Seguro" del ministerio del Interior, se acrecentó aún más por el tema del financiamiento de los dirigentes a los hinchas y desde todos los sectores se rechaza el "nexo" que está quedando al descubierto.

La figura principal que aparece en la mayoría de estas acciones -de acuerdo a líderes barristas y ahora sólidas informaciones incluso dadas a conocer en el hemiciclo de la Cámara de Diputados- es el actual subsecretario de Deportes, Gabriel Ruiz Tagle, cuando era presidente de Blanco y Negro, entidad propietaria de Colo-Colo
Es así como Francisco Muñoz, más conocido como "Pancho Malo", líder de la "Garra Blanca" (barra brava de Colo-Colo) en entrevista con Cambio21, afirmó que en el periodo de Ruiz Tagle, conocido financista y militante de la UDI, se afianzaron las relaciones entre la barra colocolina y los dirigentes.
El coordinador de la barra reiteró que tanto el actual subsecretario como el presidente Sebastián Piñera sabían de la existencia de un container con bombos y lienzos en el año 2009, cuando el Mandatario era miembro de la directiva del club. 

Es por ello que tanto dirigentes de Chiledeportes como parlamentarios, exigen que el Gabo se vaya con viento fresco de la entidad

Como parte de las múltiples sapeadas que se realizan al interior de Chiledeportes, este jueves el diputado Gabriel "Chuoavergas" Ascencio, se zampará un viaje a la Contraloría General de la República para ingresar una solicitud para que se investigue si hay financiamiento público a ONG's y otras, pertenecientes a dirigentes y miembros de barras bravas.

"Tenemos claro que existe una institución u ONG que se llama "Una Cancha para Chile", perteneciente a los barristas, en su mayoria de la UDI, que fue creada durante este gobierno, que consiguió su personalidad jurídica en sólo un mes y medio y que está postulando a recursos públicos en intendencias y municipalidades. Queremos que ello se investigue" peló Ascencio. ¡Suelta la pepa, amariconado de mierda!!.

El parlamentario dijo tener antecedentes iniciales de este financiamiento pero espera que la Contraloría indague "quien le está entregando recursos de todos los chilenos a los mismos barristas que ayer los contrataron para sus campañas políticas y ahora los desechan porque están en la mira pública". ¿Y él que nunca fue a una cancha a alentar a su equipo, ah, ah, ah...??.
 Para Sergio Yáñez, dirigente nacional de los trabajadores de Chiledeportes, "la prepotencia no es delito, pero predispone y avisa. La administración de Ruiz-Tagle ha actuado, desde su instalación, con más descaro y soberbia que talento e interés. Ha sido esa actitud la que ha cimentado "una manera de hacer las cosas" que ha oscilado entre el fracaso y la Contraloría".

 En diálogo con el semanario Cambio21, el hombre agregó que "bajo la mano del actual subsecretario, Chiledeportes no ha producido nada que pueda destacarse como positivo para el deporte, absolutamente nada. Es más, casi todo lo que se ha hecho ha terminado en una denuncia". ¡¡Oooohhh, te pasaaste...!!!.

Sobre la cuática con las barras, Yáñez siguió yéndose de tarro y descaseteó al toque que "es impresentable que la actual autoridad del deporte nacional tenga esos vínculos. El Estado ha ido haciendo esfuerzos para luchar contra las barras y pone a la cabeza del deporte a alguien con estas características", agregando que "Gabriel Ruiz-Tagle no sólo ha reestablecido el tráfico de influencias en Chiledeportes, lo ha profundizado y, por la vía de los hechos, lo ha institucionalizado".

Finalmente el dirigente indicó que "Ruiz-Tagle debe dejar el cargo. En estos meses de gestión ha excedido todas las tropelías de sus predecesores. Las faltas e irregularidades en que ha incurrido sobrepasan largamente en cantidad y gravedad a las que se detectaron hace pocos años y tuvieron a Chiledeportes en la palestra pública por meses. Ruiz-Tagle ha transgredido la legalidad y carece de legitimidad, han fallado contra él la Corte Suprema, la Contraloría General de la República y el Tribunal de la Contratación Pública. No cuenta con el apoyo de los funcionarios, tiene conflictos de interés y no ha sido capaz de formular un plan estratégico para el período. Mantener a Ruiz-Tagle a la cabeza del Instituto Nacional de Deportes sólo demuestra que el deporte es para el gobierno un sector de menos importancia". 

Por su parte el maricón del diputadito Gabriel Ascencio, señaló que "por decencia, el señor Ruiz Tagle, subsecretario de Deportes, debe renunciar, porque él y sus amigos fueron los principales financistas de las barras bravas". El parlamentario abrió la tarasca en la Cámara de Diputados, chupeteando por una serie de hechos en los que prueba la relación existente entre actuales parlamentarios de la UDI, miembros del gobierno y, especialmente del subsecretario de Deportes, con las barras bravas y, en concreto, con Pancho Malo".

"El no puede seguir en el cargo que está, es absolutamente impresentable, reprochable y una burla para todo el país. Gabriel Ruiz Tagle es el caso típico de los dirigentes que financiaban a estas barras y que hoy condena con un increíble doble estándar".

Ascencio, en su denuncia ante sus pares de la Càmara, incluso mostró fotografías de altos dirigentes de la UDI y actuales parlamentarios acompañados de barristas, afirmando que fueron contratos incluso para servir de propagandistas del partido de ultra derecha en diversas campañas políticas.

En tanto, el diputado Matias Walker sobre sí debe o no renunciar indicó que "lamentablemente la decisión de renunciar es de él y del Presidente, a quien le correponde pedirsela". ¡Toma maricón de mierda!!.

En esa línea agregó que "rechazo completamente la visión de la relación que ha tenido Ruiz-Tagle con las barras desde que estaba en el directorio de Blanco y Negro, porque ningún dirigente puede tener vínculos de bien con personas que amenazan".

Finalmente Walker recalcó que "es un hecho altamente grave y sin duda pediremos que asista nuevamente (Ruiz-Tagle) a la comisión de Deportes".
Sin embargo, las acusaciones contra Gabriel Ruiz-Tagle no son recientes, y han tenido que ver con su vinculación con las barras bravas. 

A pocos meses de asumir el cargo, a mediados de 2010, una licitación para organizar Corridas y Cicletadas en todo Chile, por cerca de $500.000.000, (quinientos millones de machacantes) que favoreció a la empresa Meta Proyectos S.A., fue a dar a la Contraloría que inició una investigación. La denuncia fue presentada por los diputados gusanocristianos Gabriel Ascencio y Jorge Burgos y el Tribunal de la Contratación Pública la acogió y falló declarando ilegal y arbitraria la licitación. La Contraloría decidió, además, iniciar un sumario, aún en curso, para establecer las sanciones administrativas que corresponda.

Incluso hay un fallo del presidente de la Corte de Apelaciones de Santiago Patricio Villarroel, sentando jurisprudencia sobre las irregulares licitaciones que se idearon bajo el periodo del primo del ex guaripola de la UDI, Juan Antonio Coloma y amigo personal del presidente Piñera.

Poco después de la anterior licitación que describimos más arriba, se presentó una nueva denuncia con carácter de "déjà vu": se volvió a licitar la organización de Corridas y Cicletadas, se volvió a adjudicar la licitación a la empresa Meta Proyectos, volvieron a aparecer irregularidades y nuevamente todo fue a dar a la Contraloría. Esta vez la denuncia la interpusieron la empresa Aventura 100, la Asociación de Funcionarios de Chiledeportes y el diputado gusanocristiano Gabriel Silber, hijo de la ex alcaldesa de las Quilicuras, Carmencha Romo.

El mismo día en que esta última denuncia se presentó en la Contraloría, la diputada pepedé Carolina "Llévame p'al Baño" Tohá, acompañada de varios alcaldes concertas, también acudía a la misma instancia para denunciar formalmente las chanchadas que se habrían producido en la distribución de recursos para proyectos de infraestructura deportiva. Los fondos eran cuantiosos: $15.000.000.000 (cifra menor a la última Teletón), de los cuales más del 80% fueron asignados a municipios con alcaldes de la Alianza por Chile, como Puente Alto, Cerro Navia, Cerrillos, Renca, Conchalí, Huechuraba, Providencia, Vitacura, Las Condes, La Reina, Ñuñoa, La Florida, Santiago, San Bernardo, Valpo, Viña, Rancagua, Chillán, Conce, Lo Temuco, entre otras comunas.

Otro hecho que la Asociación de Funcionarios (ANFUCHID) recién se empieza a escurrir y que, probablemente también culminará en una denuncia, es la privatización del servicio de aseo del Estadio Nacional. Uno de los argumentos fundamentales de la ideología de la externalización es el económico: externalizando servicios se disminuyen los costos para el Estado. Pues, en este caso no es así. Los casi $250.000.000 que se pagará anualmente a la empresa que se adjudicó la licitación representan un incremento de, a lo menos, un 200% respecto del gasto que había.


Publicar un comentario